Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rugby vs fútbol

Lo razonable sería decantarse por el rugby, aunque para mí sea demasiado tarde

Nueva Zelanda celebra la final del Mundial de Rugby Ampliar foto
Los All Blacks realizan su haka tras ganar el Mundial. Getty

Uno es aficionado de fútbol por circunstancias de la vida similares a las que conducen a una persona a apasionarse por la política o la religión, principalmente el lugar y los tiempos en los que uno nace y la influencia de la familia o los amigos. La diferencia, como todos sabemos, es que hay más posibilidad de que uno cambie de ideología o de creencia religiosa de que pierda su fe futbolera.

Pero el Mundial de rugby que acaba de ganar en Londres la admirable selección de Nueva Zelanda ha puesto mi antigua fe en duda. La arrastro, inevitablemente, desde que me crie en Buenos Aires junto a un padre fanático del Celtic de Glasgow. Pero después de haberme visto atrapado por la calidad del espectáculo en los campos de rugby de Inglaterra y Gales durante los últimos 40 días, me pregunto, ¿qué pasaría si se borrara el disco duro de mi memoria y empezara a ver el rugby y el fútbol de cero? ¿Por cuál de los dos me inclinaría?

La diferencia reside en la intensidad. En el fútbol uno puede especular más, por ejemplo pasándose la pelota en su propio campo de acá para allá con poco riesgo. En el rugby hay más pausas, es cierto, pero cuando la pelota está en juego cada segundo vale. El más mínimo lapso de concentración por parte de cualquiera de los 15 jugadores en el campo puede generar una oportunidad para que el equipo rival puntúe. Los jugadores tendrán pinta de trogloditas, varios de ellos, pero deben estar permanentemente haciendo cálculos que requieren un alto grado de rapidez mental.

El rugby no es un deporte para tontos. Ni para cobardes, ni para gente que carezca de la más extraordinaria condición física. El desgaste a lo largo de los 80 minutos que dura un partido, especialmente para los delanteros, los gigantes que se baten en los scrums, o las melés, aproxima el límite de las posibilidades humanas. Pero, si aspiran a competir al más alto nivel, tanto los delanteros como los más ligeros y veloces tres cuartos deben poseer también una exquisita habilidad técnica en el manejo de la pelota. Y una panorámica visión de lo que está ocurriendo en el campo incluso en lo que muchas veces parecen ser jugadas en la que reina el más feroz de los caos.

Otra cosa que ha demostrado este Mundial es que, pese a lo que siempre había creído, el rugby puede generar grandes sorpresas. Como por ejemplo la victoria de Japón contra Sudáfrica, un resultado equivalente a la victoria de Corea del Norte contra Italia en el mundial de fútbol de 1966. También me ha asombrado la apariencia en el rugby del entretenido debate, eterno en el fútbol, que genera la polémica arbitral: fue gracias a una controvertida decisión del árbitro sudafricano en el último minuto del partido en el que Australia logró la victoria por 35 puntos a 34 contra Escocia en cuartos de final.

Y, en cuanto al viejo tópico de que el rugby es un deporte de hooligans jugado por caballeros y viceversa con el fútbol, aburren un poco los mojigatos que insisten en ello pero hay que reconocer que algo de verdad tienen. Los jugadores de rugby sangran, no fingen, y el respeto que demuestran a los árbitros y a los rivales contrasta gratamente con la cultura quejica en los campos de fútbol. En cuanto a los aficionados de rugby, son el espejo de los jugadores: menos histéricos que los hinchas de fútbol, más generosos a la hora de reconocer los méritos de los equipos rivales. Llamó la atención el apoyo caluroso de la afición inglesa a los Pumas de Argentina en el estadio londinense de Twickenham —¿Falklands? ¿Qué Falklands?— durante la semifinal contra Australia.

Lo razonable, en resumen, sería decantarse por el rugby, aunque para mí sea demasiado tarde. El fútbol seguirá siendo mi deporte número uno. Objetivamente, además, tiene sus ventajas sobre el rugby. Por nombrar solo un par de ellas, es más democrático: los bajitos y los delgados tienen iguales o mayores posibilidades de triunfar que los grandotes; y el arte de Leo Messi no lo supera la gran estrella del rugby neozelandés, el medio apertura Dan Carter, ni de cerca. Sin embargo, este Mundial de rugby recién concluido me ha impactado más de lo esperado. Lamento reconocer que de ahora en adelante no dejaré de vez en cuando de preguntarme si es una pena que no me criara en Nueva Zelanda con un padre que no hubiera sido un loco del Celtic de Glasgow.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información