Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Goleada del Villarreal al son de Denis Suárez

El jugador gallego, con su juego dulce, lidera el holgado triunfo del Villarreal ante el Dinamo Minsk

Villarreal - Dinamo
Denis Suarez dispara contra el Dinamo Minsk. AFP

El Villarreal es un club que aprecia el talento, que da acomodo a futbolistas exquisitos que encuentran en El Madrigal un lugar donde pueden ejercer su profesión disfrutando. Cazorla y Cani representan parte del estilo del Villarreal de antes, de siempre. El heredero del asturiano y del aragonés es un gallego de nombre Denis Suárez, formado en el Celta, que emigró el Manchester City a los 17 años, que siguió su progreso en la Masía y dio muestras de su validez en Primera en el Sevilla. A sus 21 años, el Villarreal es su nuevo dulce hogar en el que espera consolidar y relanzar su carrera. Denis Suárez, aún a medio depósito físico, puso la música y el Villarreal se puso a bailar ante un descompasado Dinamo Minsk que recibió una lección de cómo se debe jugar al fútbol. Goleó el Villarreal al conjunto bielorruso torturado con plumas en El Madrigal.

Villarreal, 4 - Dínamo Minsk, 0

Villarreal: Barbosa; Rukavina, Bailly, Víctor Ruiz, Jokic; Samu García, Jonathan dos Santos, Pina (Trigueros, m. 62), Denis Suárez (Samu Castillejo, m. 66); Soldado y Bakambu (Nahuel, m. 46). No utilizados: Aréola; Mario, Jaume Costa y Bonera.

Dinamo Minsk: Gutor; Begunov, Politevic, Bangura, Vitus; Korytko (Adamovic, m. 46) , Udoji (Voronkov, m. 74), Korzun; Premudrov, Rassadkin y Beciraj (El Monir, 66). No utilizados: Ignatovich; Veretilo; Kontsevol y Edigaryan.

Goles: 1-0. M. 17. Bakambu. 2-0. M. 32. Bakambu. 3-0. M. 61. Soldado. 4-0. M. 70. Bailly.

Árbitro: Serhy Boiko (Ucrania). Amonestó a Pina y Korzun.

Unos 10.000 espectadores en El Madrigal.

Con la batuta de Jonathan dos Santos, la dulzura en la conducción de Denis Suárez y el oportunismo de Bakambu, el Villarreal conquistó una victoria plácida ante el Dinamo de Minsk, un conjunto menor, uno de tantos equipos teloneros que rellenan la segunda competición continental a nivel de clubes. Poca cosa para un Villarreal con excelsos futbolistas que no dio opción alguna al conjunto bielorruso.

Bakambu conoce los secretos del área, tiene interiorizado el gol. El internacional congoleño marcó dos goles ante el Dinamo de Minsk en la primera mitad, la única en que estuvo en el terreno de juego. Cinco lleva anotados en los dos meses que van de competición con apenas 335 minutos jugados, un gol cada 67 minutos. Un esguince de tobillo le ha mantenido un mes fuera de competición. Lesionado de nuevo, Bakambu se quedó en el vestuario en el receso. Los problemas físicos en el Villarreal están focalizándose en la delantera, con Adrián y Baptistao también en la enfermería al igual que Bruno que no termina de recuperarse de su dolencia en la tibia, lo que obliga a redoblar esfuerzos a Pina, anoche capitán amarillo.

Bakambu tuvo a los diez minutos de partido la primera gran ocasión del Villarreal. Se plantó solo el franco-congoleño frente a Gutor, el portero bielorruso que adivinó la trayectoria del disparo del delantero amarillo. A pesar de la apacible noche otoñal, El Madrigal se mostró frío, dando por descontado que con su aliento o sin él, el equipo de Marcelino haría valer su superioridad ante el Dinamo Minsk. Y así sucedió de principio a fin. Hubo poca intriga en el encuentro cuyo guión comenzó pronto a descubrirse sin secreto alguno. En una combinación de izquierda a derecha al primer toque iniciada por Denis Suárez continuada por Soldado, pasando por Bakambu que cedió a Samuel García para asistir de nuevo a Bakambu, el Villarreal se adelantó en el marcador pasado el primer cuarto.

Una jugada muy del gusto del combinado amarillo abría un partido que invitaba al triunfo al Villarreal, mejor dotado técnicamente que los bielorrusos, faltos de malicia. Tan noble fue el Dinamo de Minsk, que sus defensores contemplaron con parsimonia y admiración otra larga asociación del Villarreal, que comenzó de nuevo en una acción exquisita de Denis Suárez. Tras un rechazo defensivo el esférico cayó a los pies de Jokic al borde del área. El lateral esloveno no confío en su disparo y le entregó el balón al bueno, a Jonathan dos Santos, que con posibilidad de lanzar a gol, elevó con suavidad el esférico para la entrada de Rukavina, que asistió a Bakambu, que solo tuvo que empujar a la red. La falta de competitividad del Dinamo de Minsk, de buena voluntad y escasos recursos, quedaba retratada.

Bakambu, aquejado de un golpe en el tobillo no regresó tras el descanso. Y Denis Suárez orquestó la goleada asistiendo a Soldado. Y hasta marcó Bailly tras un toque sutil de Nahuel que deja al Villarreal con la clasificación en sus manos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información