Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manchester City-Sevilla: orden táctico contra un torrente de fútbol

El Sevilla ansía un partido controlado para detener la calidad y velocidad del City, que recupera a Kompany y Kolarov

Manchester City - Sevilla
Entrenamiento del Manchester City este martes. AFP

"Quizás todos hemos magnificado un poco la plantilla que hicimos este verano", afirmaba José Castro, presidente del Sevilla, poco antes de que la expedición andaluza partiera de Sevilla en busca de Manchester, donde se juega ante el City el segundo puesto del grupo D. En la retina del presidente está el horroroso partido que el Sevilla jugó ante la Juventus. Allí cayó por 2-0 sin tener opciones ante el subcampeón de la competición. Si bien esta plantilla no está dando las prestaciones que se le presuponía, los técnicos consideran que sí hay argumentos para poner en apuros al líder de la Liga inglesa. "Puntuar sería dar un enorme paso porque luego ellos pasan por Nervión", reconocía Castro.

Unai Emery, entrenador del Sevilla, ha preparado a fondo el encuentro. Recupera a Fernando Llorente, Krohn-Dehli y Sergio Escudero en una lista de 21 jugadores. A Llorente se le ve con ganas de estrenarse en la Liga de Campeones, puesto que no ha disputado ni un minuto en los pasados partidos ante el Borussia y la Juventus. A Turín ni se desplazó por lesión. Emery intentará que el Sevilla sea inteligente en Manchester. Es un amante de que sus equipos trabajen con orden táctico y disciplina. Sobre estos dos conceptos ansía que su Sevilla pueda competir en el Etihad.

Le ha venido repitiendo a sus futbolistas que el City es un equipo fabuloso, con un despliegue físico y de velocidad descomunales, pero también les ha avisado del desorden táctico que algunas veces invade al líder de la liga inglesa. En la Premier se juega de otra forma a Europa. El juego es un ida y vuelta continuo. El Sevilla, a pesar de sus actuales limitaciones, aspira a jugar con intensidad e inteligencia: aprovechar que el City se queda partido con las subidas de sus hombres de banda —Navas y Sterling, también De Bruyne—, más las acometidas de Touré, y favorecerse de las bajas del City, Agüero, Nasri, Silva y Clichy.

Sin Silva, el City tiene menos pausa, pero más velocidad. Manuel Pellegrini confirmó estas bajas en su rueda de prensa, aunque sí recupera a Kompany y Kolarov, un lateral zurdo que también es amante de subir por la banda. "Nadie le ha regalado nada al Sevilla, que ganó a pulso las dos últimas Copas de la UEFA. No han empezado bien en la Liga, pero vienen con la intención de clasificarse", argumentó el propio Pellegrini, de quien la prensa inglesa destacó este lunes que está muy interesado en la contratación de Krychowiak, el alma del Sevilla en el centro del campo.

Además de ser fuertes en defensa, Emery desea que su equipo tenga el balón. Con Banega y Konoplyanka, que serán titulares, el equipo andaluz presenta credenciales para mantener la posesión, algo que destruiría los planes del equipo de Pellegrini, acostumbrado a ir en tromba a por el rival. Al City solo le vale la victoria y el equipo andaluz sería feliz con el empate, con lo que tiene ciertos argumentos para jugar con el resultado. Emery duda también entre colocar de inicio a N'Zonzi, que le aseguraría más balón, o a Iborra, con más prestaciones para la presión y el juego aéreo, aunque también válido con la pelota.

En definitiva, jugar a la europea para intentar desactivar al conjunto inglés, que tiene en la Liga de Campeones, como la mayoría de los grandes equipos británicos, su gran asignatura pendiente. Más allá del potencial indiscutible de gigantes como Madrid, Barcelona o Bayern, es lo que José Mourinho siempre definió como fútbol propio de los latinos: una falta por aquí, una pérdida de tiempo por allá, un balón que se pierde, alterar el ritmo del contrario... Luego, calidad para poner en apuros a un rival de la talla del City.

Lo que está por ver es si este Sevilla, todavía por hacer y con muchas dudas en torno a su rendimiento, será capaz de competir con la inteligencia, el control y la calidad que desea su entrenador. Un reto complicado para el equipo andaluz, que sueña con un punto que puede valer su peso en oro.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información