Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Koke vuelve contra la Real Sociedad

El canterano regresa al Atlético tras su lesión con el objetivo de dinamizar el centro del campo

Óliver, Siqueira, Koke y Filipe durante un entrenamiento.
Óliver, Siqueira, Koke y Filipe durante un entrenamiento. EFE

Simeone tiene en Koke a uno de sus grandes dilemas. Le gusta su manera de jugar, lo que provoca sobre el equipo. Le gusta que ataque, porque ve los espacios. Le gusta que esté en contacto con la pelota, porque juega con la cabeza levantada. Le gusta que defienda, porque nunca niega una carrera. Le gusta tanto, que no tiene claro dónde ponerle. Y eso, en su ausencia, le ha generado unos cuantos problemas.

Durante la pretemporada, el canterano probó distintas posiciones sobre el campo. En los primeros ensayos parecía que, con un ataque compuesto por tres delanteros, Koke ocuparía la banda izquierda, tratando de paliar la marcha de Arda, y con el objetivo de pisar el área rival. El regreso de Óliver posibilitaba que la nueva posición de Koke no restara capacidad de creación al centro del campo, donde jugadores como Tiago y Gabi, además de Saúl, una garantía pulmonar para partidos comprometidos, se ocuparían de crear una zona embarrada para los rivales.

Sin embargo, con la salida de Mario a la Fiorentina y la intermitencia lógica de Óliver (20 años), el juego del Atlético se vio arrastrado a la monotonía. La ausencia del primero impedía que tanto Gabi o Tiago descansaran (32 y 34 años respectivamente), por lo que su desgaste físico no veía solución inmediata en la entrada de Sául. Esto obligaba a Simeone a retrasar de nuevo la posición de Koke, algo que no había trabajado demasiado durante la pretemporada. La lesión en Eibar en la cuarta jornada complicó aún más la situación, puesto que no había otro jugador en la plantilla que pudiera ocupar ese mismo papel.

Con Koke sobre el campo, el Atlético completó cuatro partidos de Liga y uno de Champions, con una balance de cuatro victorias (Las Palmas, Sevilla, Galatasaray y Eibar) y una sola derrota (Barcelona). Mientras que en su ausencia los rojiblancos han acumulado tres derrotas consecutivas (Villarreal, Benfica y Real Madrid) y una sola victoria (Getafe). En Vila-real, el Atlético perdió 186 balones, su mayor registro hasta el momento, mientras que, por el contrario, ante Las Palmas logró una posesión de balón del 62%, la más alta de la temporada. Frente al Barça, y a pesar de la derrota, los rojiblancos perdieron la pelota en 116 ocasiones, la cifra más baja registrada esta temporada. Valores que reflejan la diferencia de comportamiento teniendo en cuenta la variable de Koke sobre el campo.

Tras superar una lesión en el bíceps femoral, Koke se ha reincorporado al grupo y será uno de los titulares ante la Real Sociedad (domingo, 16.00 Canal+ Liga). La baja de Vietto, operado de apendicitis, podría abrirle las puertas de nuevo del carril izquierdo, aunque la necesidad de dinamizar el juego volvería a situarle unos metros por detrás. "Está bien, está con entusiasmo, está con ganas de volver a jugar", advirtió Simeone. "Empezará obviamente desde el inicio. Para nosotros es un jugador importantísimo porque puede ocupar distintas posiciones, puede hacer de nexo entre el ataque, la defensa y el medio", valoró el argentino. "Nos da posibilidades técnicas y tácticas que lo hacen un jugador determinante", culminó.

Nexo, comodín, bisagra... Podría haber utilizado cualquier palabra para referirse a Koke. Un jugador para el que el Atlético no tiene reemplazo y que tiene vía libre para moverse por toda la pizarra. Su trabajo es hacer de nexo de todo lo que suceda y no volverse loco en el intento.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.