Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El vacío central de España

Técnicos y exjugadores analizan los problemas para reemplazar a Piqué y Ramos

Piqué, en el partido ante Luxemburgo.
Piqué, en el partido ante Luxemburgo. EFE

Ya clasificada, España aguarda en Kiev a un rival que, compitiendo al límite del reglamento, tratará de transmitir a los jugadores españoles que la única que se juega algo hoy es Ucrania. Se espera una selección agresiva y rápida a la contra que pondrá a prueba a los centrales españoles. Del Bosque dará cancha a los menos habituales y probablemente Etxeita y Nacho lideren hoy la defensa de España ante las embestidas de Ucrania, que necesita los tres puntos para clasificarse para la Eurocopa como mejor tercera de grupo.

El test al eje de la zaga llega en medio de un debate abierto sobre la dificultad que tiene Del Bosque para encontrarle sustitutos a Ramos y a Piqué en caso de lesión o sanción. “No creo que sea un problema de que no haya centrales. Me quedo con lo que ha sucedido en esta fase de clasificación. Hemos estado los que hemos estado y hemos salido adelante”, dice Bartra, que fue uno de los mejores contra Luxemburgo, pero cuya participación en el Barça es baja. “No tiene sentido decir que no hay centrales en España”, defiende Etxeita, que a sus 27 años hoy puede estrenarse como internacional absoluto.

“En el aspecto individual, hay puestos con déficit. Me sabe mal hablar de centrales, pero creo que faltan", dijo Del Bosque a este periódico en una entrevista concedida en septiembre. Sobre esta ausencia de recambios en el eje circulan varias teorías que se interconexionan unas con otras. Hay quien mezcla la relación calidad-precio para justificar que en los cinco mejores equipos españoles de los últimos años el puesto esté ocupado por extranjeros salvo en los casos de Ramos y Piqué. “Es verdad que jugadores como Nacho o Bartra no juegan en sus equipos, pero podrían hacerlo en otros sin ningún problema. Valencia, Sevilla, o Atlético de Madrid podrían ficharlos, pero les sale más barato fichar a un central francés o uruguayo de 20 años que también cumple con las exigencia del central moderno de defender y sacar la pelota jugada”, dice el ex internacional Rafa Alkorta, ex jugador del Athletic y del Madrid y ahora ayudante de Míchel en el Marsella. “Ese vacio en la posición existe, quizá la solución pase por reconvertir jugadores del centro del campo como Javi Martínez", añade el ex azulgrana Miguel Ángel Nadal.

“Ahora se les pide, además de defender, que sean centrocampistas. En mi época se nos pedía menos salir con el balón, aunque en el Madrid te lo exigían. Aunque ojo, los balones largos de Hierro o de Goikoetxea también eran de tener calidad. No solo el que da un pase por abajo y rompe línea la tiene. Etxeita, por ejemplo, es más de nuestra época, tiene pasión por defender, que es lo primero que debe tener un buen central. Ahora los hay que quieren ser muy finos cuando no lo son”, abunda Rafa Alkorta. “Ahora, si no sales jugando desde atrás parece que no sabes jugar al futbol", advierte Andoni Goikoetxea.

“Yo me encuentro con el mismo problema cada vez que voy al mercado a fichar centrales españoles. Hay pocos y los que hay son caros. O te cede algún joven uno de los grandes o sale más barato fichar fuera. Por ejemplo, si el Valencia quisiese fichar a Bartra o a Íñigo Martínez le van a pedir entre 15 o 20 millones de euros. Nosotros, y creo que más clubes, estamos trabajando ya en las categorías inferiores para formar centrales contundentes y de buen manejo de balón”, asegura Felipe Miñambres, director deportivo del Rayo Vallecano.

“Yo creo que sí hay centrales buenos, siempre los ha habido, pero primero tienen que ganarse el puesto en sus equipos o salir a jugar a otro lado porque, si no, acaban quedándose. El mismo camino que emprendieron los Silva, Cesc o Cazorla deben emprenderlo Nacho o Bartra si finalmente en sus clubes no tienen oportunidades”, dice el ex madridista Sanchis.

Metodología cuestionada

Hay quien también busca en la raíz del problema la metodología de entrenamientos que acompaña al estilo de juego que se ha impuesto en los últimos años en el fútbol español. En varias reuniones de los comités de entrenadores de las federaciones territoriales se ha puesto encima de la mesa la menor presencia de centrales y hasta de jugadores de banda con buena proyección, porque los entrenamientos en espacios reducidos y con mucho balón generan más centrocampistas estilo Xavi o Iniesta. Algunos de estos informes pasaron por las manos de Fernando Hierro cuando era director deportivo de la Federación y también por los de Ginés Meléndez, coordinador de las categorías inferiores.

“No creo que eso sea tan decisivo; es más frío y razonable el dato de que sobre 40 centrales titulares que hay en los 20 equipos de Primera la mayoría son extranjeros en los grandes equipos”, afirma Goikoetxea. “Es verdad”, admite Alkorta, “que en la época de Javier Clemente llegamos a juntarnos en una alineación Abelardo, Nadal, Hierro y yo, pero era porque el fútbol de esa época era muy físico”.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.