Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo Marcos Rojo acabó en el Manchester United

Football Leaks publica el documento en el que el Sporting de Lisboa denuncia a los fondos de inversión de Doyen por obligarle a traspasar al internacional argentino

Marcos Rojo durante un Argentina-México Ampliar foto
Marcos Rojo (número 16) durante un Argentina-México amistoso en septiembre. AFP

En un caso real que saca a la luz las posibles perversiones de los fondos de inversión en el fútbol, el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) decidirá en las próximas semanas si el Sporting de Lisboa deberá abonarle más de 20 millones de euros a Doyen Sports Investments Limited, sociedad radicada en Malta especializada en la propiedad de futbolistas que vende a diferentes clubes a cambio de una parte del dinero generado por traspasos posteriores.

Entre otros conceptos, Doyen reclama al club lisboeta el 75% de los 20 millones de euros que ingresó por el traspaso del internacional argentino Marcos Rojo al Manchester United el verano de 2014. Tal porcentaje figuraba en un acuerdo de participación en los derechos económicos (ERPA) que el Sporting había denunciado y considerado nulo el 14 de agosto, una semana antes del traspaso, por entender que Doyen había interferido en su política de traspasos forzándole a vender a Rojo al equipo de Louis van Gaal. Además, Doyen incluyó en el acuerdo por Rojo la cesión al Sporting del delantero Nani, también de su propiedad, valorada en cinco millones de euros, de los que también reclama el 75%.

El documento de ruptura unilateral del acuerdo, una carta del presidente del Sporting, Bruno Carvalho, a la sede maltesa de Doyen, fue publicado ayer en Football Leaks, la web alojada en un servidor ruso que desde hace una semana filtra documentos confidenciales de los tratos del fútbol portugués.

Condiciones injustas

Según la carta de Carvalho, Doyen impuso al club unas condiciones leoninas e injustas que además rompió cuando fue Nélio Lucas Freire, uno de los dirigentes de los fondos de inversión, la persona que forzó directamente unas negociaciones en las que no debería haber entrado. Carvalho denuncia que fue Lucas quien ofreció al jugador primero al Southampton y posteriormente al Manchester United pese a que Rojo tenía contrato en vigor hasta junio de 2017 y el Sporting no quería venderlo pues lo consideraba fundamental para el equipo. También el presidente del club portugués revela, en su versión de los hechos, que Lucas les comunicó a Rojo y a su agente, Jorge Mendes, la oferta británica y quiso exigir al Sporting que no lo alineara en el Trofeo Teresa Herrera. Pese a ello, Rojo jugó el primer partido del torneo coruñés frente al Sporting de Gijón. Al final del mismo, en el vestuario, el lateral zurdo argentino, de 24 años entonces, insultó a los directivos del equipo y comunicó a sus compañeros que no volvería a jugar con ellos. El día siguiente, 10 de agosto, Rojo se negó a jugar la final contra el Nacional de Montevideo, y tampoco se presentó en el entrenamiento del martes 12. Ocho días después se anunció su traspaso al Manchester United.

Los también llamados TPOs (Third Party Ownership, propiedad de terceros) son uno de los instrumentos financieros más utilizados en el fútbol ibérico. Permiten a los clubes hacerse con grandes jugadores sin desembolso. Preocupada por sus disfunciones, la FIFA los prohibió el 1 de mayo, aunque permitió un año de transición.

 

Recursos en Bruselas

Contra la prohibición de los fondos de inversión en futbolistas promulgada de la FIFA han recurrido en Bruselas ante la dirección general de la Competencia de la Unión Europea las ligas profesionales de fútbol española y portuguesa, los países más afectados, así como la sociedad Doyen. Todos cuentan con el mismo abogado, Philippe Dupont.

Más información