Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía exculpa a Messi y pide año y medio de cárcel para su padre

La Abogacía del Estado sí señala al jugador, que irá a juicio por defraudar 4,1 millones a Hacienda

El padre de Messi a su entrada a los juzgados

La fiscalía ha pedido que se archive la causa contra Leo Messi pese a reconocer que defraudó 4,1 millones de euros a Hacienda. Considera que solo el padre del jugador, Jorge Horacio Messi, debe responder penalmente por el fraude. Y pide que sea condenado a un total de un año y medio de cárcel por tres delitos fiscales entre 2007 y 2009. El escrito de acusación de la fiscalía, que ya está en manos del juez, señala que Jorge Horacio organizó un entramado de empresas en paraísos fiscales que permitió al delantero del Barça eludir el pago de impuestos por la explotación de sus derechos de imagen. La fiscal del caso también reclama al padre el pago de una multa de 2,09 millones.

En los tres años bajo sospecha, Messi ingresó 10,1 millones en contratos publicitarios con grandes compañías de todo el mundo. Gracias a la ingeniería fiscal organizada por Jorge Horacio y sus asesores, el jugador “omitió esos ingresos” en las declaraciones de IRPF. Debió haber pagado 4,1 millones, pero no lo hizo porque “simuló la cesión de sus derechos de imagen” a empresas sin actividad ubicadas en paraísos fiscales como Uruguay y Belice. Ese dinero fue a parar a empresas de Reino Unido y Suiza “sin someterse prácticamente a tributación alguna” y “con total opacidad” para Hacienda, que ignoraba que el “real beneficiario” de esos ingresos era Messi.

La fiscalía exculpa a Messi porque considera que el jugador se limitó a seguir las indicaciones de su representante y padre, Jorge Horacio, en quien confiaba “ciega y plenamente”. Fue el padre quien se ocupó de “la gestión de los intereses económicos” de Messi antes y después de que el jugador alcanzara la mayoría de edad. La fiscalía concluye que Jorge Horacio es el único “autor”, y que lo es “por inducción”. Y pide solo seis meses de cárcel por cada delito al aplicarle una atenuante “muy cualificada” de reparación del daño: tras ser imputado, el jugador depositó cinco millones de euros en el juzgado, que equivale a la cuota defraudada más los intereses.

Hacienda se opone

La posición de la fiscal del caso, Raquel Amado, choca con la otra acusación que está presente en esta causa judicial: la Abogacía del Estado, que defiende los intereses de Hacienda. Esta última también ha presentado ya su escrito de acusación en el juzgado de Gavà (Barcelona) que ha investigado los hechos. Y pide que se abra juicio oral tanto contra el jugador como contra el padre. Messi, por lo tanto, tendrá que sentarse en el banquillo de los acusados.

La última oportunidad de evitarse el mal trago de ir a juicio la perdió Messi el pasado mes de junio. La Audiencia de Barcelona desestimó el recurso de sus abogados, quienes argumentaron —en sintonía con la fiscalía— que el jugador desconocía el fraude y que su padre gestionaba su fortuna. Messi “jamás ha dedicado un minuto de su vida a leer, estudiar o analizar” los contratos que regulan “la riqueza que él crea con su trabajo”, recogía el escrito de la fiscalía. El tribunal consideró, no obstante, que hay indicios de que Messi se “benefició” en su declaración de IRPF. Sobre si conocía o no el entramado, los magistrados creen que, en todo caso, es algo que deberá decidirse tras la vista oral.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información