Un flamenco en Estambul

José Rodríguez, el canterano madridista de etnia gitana trata de afianzar su carrera en el Galatasaray

José Rodríguez, en el trofeo Santiago Bernabéu.
José Rodríguez, en el trofeo Santiago Bernabéu.KIKO HUESCA (EFE)

No hace mucho, José Rodríguez (1994, Villajoyosa) llegaba inmerso en una nube a los vestuarios del estadio del Alcoyano. Acababa de debutar con el Real Madrid a los 17 años en un partido de Copa disputado en octubre de 2012. Había marcado un golazo y, abrumado, aún no era consciente de dónde estaba. En la caseta, Gonzalo Higuaín fue el primero que se lo hizo saber. El delantero argentino le observó con el móvil en la mano y le preguntó: “¿Cuantos seguidores has subido en Twitter?”. El canterano, nervioso, comprobó como su número de adeptos se había disparado y no paraba de crecer. “La vida me cambió en apenas unas horas”, reconoce el ahora jugador del Galatasaray.

Sin ser titular en el Castilla, Rodríguez fue reclutado por José Mourinho, que también le dio la alternativa en Liga y le hizo entrar en la historia del club como el debutante más joven en la Liga de Campeones. No le fue fácil digerir ese cambio tan brusco. “Era un chaval y, de repente, hablaba con los jugadores del Madrid, con la prensa y la gente me conocía. Toda España hablaba de mí y a esa edad hace que te crezcas y llegues a creerte el rey del mundo. Pero no es así. La realidad es que yo era jugador del Castilla y quizás por todo esto no rendí como debía. Con 17 años es muy difícil llevar eso”, confiesa ahora José, quien sólo tiene buenas palabras para el entrenador que le dio la oportunidad de vivir un momento que “no olvidaré jamás”. “Su trato conmigo fue espectacular y la gente que le conoce sabe cómo es realmente. Tengo que agradecerle el estar donde estoy”, apunta sobre Mourinho, quien también intentó llevárselo al Chelsea. “Me preguntó si podía irme con él a Londres, pero tenía contrato y el Madrid no se planteaba mi salida en aquel momento”, relata a la vez que admite que ha intercambiado algún mensaje con el luso.

José Rodríguez aterrizó en Valdebebas tres años antes de su debut, después de que el Madrid le echara el ojo en un torneo valenciano. “Pese a que mi madre me decía que me lo pensara porque era un cambio grande, cuando el Madrid me preguntó si me quería ir no dudé un segundo”, recuerda. Y su madre, como suele pasar, no se equivocó. Su llegada a la capital de España y a la residencia del colegio que acogía entonces a las promesas madridistas fue dura: “Uno de los momentos más difíciles de mi vida”, admite. “Lo pasé muy mal, lloraba todos los días y me sentaba solo en una mesa del pasillo a pensar. Quería marcharme de Madrid, pero mis padres insistieron en que me quedara. Llegaron incluso a engañarme diciéndome que iban a comprar una casa en Madrid y era mentira, porque en aquel momento nos costaba incluso que vinieran a visitarme de vez en cuando”, confiesa.

Más información
60 años de la Copa de Europa
El Atlético se mide al exótico Astana, al Benfica y al Galatasaray
¿Dónde puedo ver la Champions?

Si hay algo de lo que está orgulloso es de su familia y sus orígenes. El alicantino nació en el seno una familia gitana que desde la humildad y el trabajo “se ha esforzado muchísimo para darnos todo a mí y a mis dos hermanos”. Su padre, vendedor ambulante, y su madre, trabajaban día tras día para que no les faltara de nada. “Vengo de una familia humilde, gitana y estoy muy orgulloso de ello. En España está mal visto y no entiendo el porqué. Yo no conozco a ningún gitano que haya robado como hacen muchos políticos. En ese sentido me afecta mucho y me da rabia porque mis padres han tenido que trabajar mucho para darnos de comer. Estoy orgulloso de lo que soy y no me cambiaría por nadie en el mundo y creo que en España deben cambiar ese concepto”, explica José, un enamorado del flamenco, su música, que ahora escucha en Estambul.

Tras un año cedido en el Deportivo, “allí maduré personal y profesionalmente”, necesitaba un cambio. “Por ser una elección de Mourinho se me exigía muchísimo más. Llevaba tiempo queriendo salir y cuando salió la opción del Galatasaray no lo pensé”. “Somos muy buen equipo, jugamos un buen fútbol y creo que aquí con Sneijder, Inan o Burak voy a crecer mucho. Me he adaptado muy rápido”, cuenta. Mañana les espera el Atlético “Simeone ha cambiado al Atleti por completo, se lo dije a Saúl y Óliver en la última concentración de la selección sub-21. Antes estaban por debajo del Madrid y del Barça y ahora compiten con ellos de tú a tú. Es un equipo ganador”, afirma antes de advertir a los rojiblancos que lo pasarán mal: “En casa estamos obligados a salir a ganar. Tenemos la mejor afición y atacaremos. Ni nos vamos a achantar ni vamos a jugar a replegarnos”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS