Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Joaquín, la magia del Betis

El regreso del extremo da alas al conjunto andaluz, que resistió un tiempo con 10 jugadores ante una Real Sociedad gris y sin puntería

Joaquín conduce el balón ante Illarramendi. Ampliar foto
Joaquín conduce el balón ante Illarramendi. EFE

Fue un espectáculo. Una delicia para los cerca de 40.000 béticos que se presentaron en el Benito Villamarín. Un carrusel de pases, fintas, desbordes y carreras de enorme nivel. El dominio del juego desde la banda derecha protagonizado por Joaquín fue brutal en su regreso a Heliópolis, elevando el juego del Betis a una categoría desconocida. Suficiente para doblegar a una Real poco reconocible, sin ritmo, a la que le falta personalidad porque su técnico, Moyes, no lo ve todavía claro. Un equipo donde futbolistas como Carlos Vela presentan deficiencias en lo físico. El excelente reencuentro de Joaquín con su gente lo estropeó Petros. El centrocampista brasileño del Betis puso la nota negra en el buen partido que estaba jugando su equipo. Su desaplicación táctica le hizo ver dos tarjetas amarillas por dos entradas en campo contrario junto antes del descanso. Un desastre difícilmente explicable que le allanó el camino a su rival.

Y una pena que Joaquín solo durara una hora. Roto el extremo y con la Real en superioridad numérica, el Betis acabó sufriendo una barbaridad para mantener el triunfo. La defensa de los andaluces, en especial Westermann, mantuvo el tipo frente al dominio insistente, pero inocuo, de la Real. Le queda mucho camino por delante al equipo vasco, que solo inquietó a un Betis con uno menos en un disparo de Agirretxe y otro de Bruma. Muy poco para un conjunto que quiere aspirar a Europa y que no ha anotado ni un solo gol en las tres primeras jornadas de Liga.

BETIS, 1-REAL SOCIEDAD, 0

Betis: Adán; Piccini (Molinero, m. 78), Bruno, Westermann, Vargas; Joaquín (Cejudo, m. 65), Ndiaye, Petros, Portillo; Jorge Molina (Dani Ceballos, m. 46) y Rubén Castro. No utilizados: Dani Giménez; Jordi Figueras, Van der Vaart y Van Volswinkel.

Real Sociedad: Rulli; Aritz Elustondo, Diego Reyes, Mikel González, De la Bella (Agirretxe, m. 70); Illarramendi, Rubén Pardo (Canales, m. 81); Bruma, Xabi Prieto (Castro, m. 46), Vela; y Jonathas. No utilizados: Olazabal; Yuri, Ansotegi y Granero.

Goles: 1-0. M. 41. Rubén Castro remata de cabeza un gran centro de Joaquín.

Árbitro: Álvarez Izquierdo. Mostró tarjeta roja a Petros (m. 45) por doble amarilla. Amonestó a De la Bella, Ndiaye, Rubén Pardo, Bruno, Diego Reyes, Dani Ceballos y Portillo.

Benito Villamarín. 38.768 espectadores.

El arranque del Betis fue tremendo. Mel colocó de titular a Joaquín y el portuense tiró de su amplio repertorio para crear una ocasión tras a otra. A balón parado le puso el gol a Bruno, que remató de forma espantosa. Luego dejó solo a Jorge Molina ante Rulli, que despejó bien. Todavía se sacó de la chistera una volea que estuvo a punto de reventar la portería de la Real.

El Betis fue un ciclón, pero tuvo el defecto, enorme en fútbol, de no marcar. La Real se rehizo después de una media hora donde lo pasó realmente mal. Enfrió el partido y comenzó a tocar, pero le falta un mundo para ser un equipo competitivo. Cuando mejor estaba, Joaquín se sacó un balón impresionante desde la banda derecha que Rubén Castro remató de forma certera a la red. Con el Villamarín botando, llegó entonces el tremendo error de Petros. Carente de inteligencia, el brasileño dejó a su equipo con uno menos toda la segunda mitad.

La Real, en superioridad, llevó el mando del partido, pero no tuvo veneno. Tuvo el balón siempre y apenas inquietó al Betis, que se defendió con mucho orden. A la Real le faltó fuerza y empuje. Fue incapaz de encontrar al menos el empate, perdido en un millón de pases sin sentido. Illarramendi, intrascendente, apenas combinó. El recurso siempre fue el balón al área del Betis, donde Westermann estuvo certero en el despeje. Sonrió el triunfo al equipo andaluz, que lo mereció más. Y respiró contenta su afición porque un duende vuelve a recorrer la banda derecha del añejo estadio andaluz. Joaquín, futbolista de los buenos, sostuvo a su Betis en su regreso a casa nueve años después.

"Estoy orgulloso de este Betis"

Pepe Mel, entrenador del Betis, estaba muy feliz a la conclusión del encuentro ante la Real. Su equipo había ganado incluso jugando toda la segunda parte con un futbolista menos. "Hemos hecho 90 minutos muy buenos. Once contra once fuimos mejores ante un buen equipo como la Real y luego, con 10, supimos defendernos con bastante orden. Se demostró que lo que ocurrió en Madrid es hasta cierto punto normal porque el Madrid juega otra Liga. No sé cómo ha quedado hoy", aclaró el entrenador del Betis. "Joaquín ha hecho un buen partido, incluso sin entrenar. Con molestias en la rodilla ha dado tres pases de gol, pero la clave ha estado en el juego de todo el equipo, que ha acompañado a un futbolista que tiene que ser muy importante para nosotros. Estoy orgulloso del partido que han hecho mis jugadores", recalcó el entrenador del conjunto bético, que logró su primer triunfo de la temporada. David Moyes, por su parte, lamentó la falta de gol de su equipo. "Estoy preocupado porque llevamos ya tres partidos sin hacer gol. Hemos fichado delanteros, pero tenemos que mejorar. El Betis fue mejor durante los primeros 25 minutos, pero luego dominamos en la segunda mitad", afirmó el entrenador escocés, que está teniendo un muy discreto inicio de Liga con la Real Sociedad.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información