Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Multas por pitar al himno

Antiviolencia castiga a Federación, Barcelona, Athletic y entidades catalanistas con sanciones de hasta 123.000 euros por permitir los silbidos en la final de Copa

Hinchas del Barça exhiben banderas independentistas. ATLAS

La pitada al himno nacional durante la final de la Copa del Rey entre el Barcelona y el Athletic celebrada en el Camp Nou el 30 de mayo se saldará finalmente con multas económicas que van desde los 18.000 euros hasta los 123.000 euros, según resolvió ayer el Comité Antiviolencia reunido de carácter extraordinario en la sede del Consejo Superior de Deportes en Madrid.

Resolución injusta e inaceptable, según el Barça

El Barcelona considera que la resolución de Antiviolencia “es injusta e inaceptable”. El club la rechaza “abierta y contundentemente” y anuncia que pondrá en marcha los procedimientos jurídicos oportunos para anularla. Y añade: “Una vez más el FCB recuerda que defenderá la libertad de expresión de sus socios y aficionados”. El Athletic prefirió no pronunciarse, a la espera de lo que dictaminen sus servicios jurídicos.

La Comisión Permanente de la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte resolvió multar a la Federación Española, organizadora principal del evento, a Barcelona y Athletic, en calidad de participantes, y a las distintas organizaciones y personas físicas y jurídicas envueltas en la convocatoria e inducción de los silbidos al himno, por tratarse de los posibles autores materiales de diferentes conductas “cuyo objeto premeditado era transformar el espectáculo deportivo en un escenario de reivindicación política mediante actitudes intolerantes”, según reza la resolución del organismo.

Tras revisar los informes facilitados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y atender las alegaciones remitidas por los clubes, la Federación deberá hacer frente a una sanción de 123.000 euros, mientras que la multa al Barcelona asciende a los 66.000 euros, y la del Athletic a 18.000. El grueso de la multa a la RFEF, de 90.000 euros, se refiere al incumplimiento de esta en cuanto a “las obligaciones exigibles al diseño y ejecución del dispositivo de seguridad y los controles de acceso, determinante de la mezcla de aficionados de las aficiones rivales y de la introducción y encendido de objetos prohibidos (varias bengalas) en el interior del recinto deportivo”. La cantidad restante se divide en 18.000 euros por su “inacción y falta de colaboración mostrada respecto de las convocatorias efectuadas por diferentes entidades”, y 15.000 “por no designar un delegado-informador que advirtiera sobre la comisión de actos violentos, racistas, xenófobos e intolerantes”.

La diferencia en las cantidades de las multas de ambos clubes se apoya, según Antiviolencia, en que el papel de los azulgrana “excedió de la mera cesión de sus instalaciones al haber asumido diferentes responsabilidades en la organización y desarrollo del dispositivo de seguridad”. Por ello el Barcelona ha sido multado con 60.000 euros de una parte y con 6.000 por su falta de reacción ante el anuncio de la pitada, a pesar de que las alegaciones presentadas por el Barça en las que se recogían varias declaraciones públicas de algunos directivos contrarios a la convocatoria. El Athletic, por su parte, deberá afrontar la sanción máxima legalmente aplicable por inacción, que asciende a 18.000 euros.

Once entidades señaladas

Lo llamativo de la resolución, por la cuantía y por la novedad del castigado, hace referencia a las sanciones decretadas para las entidades y personas físicas personadas durante la final y que participaron de forma activa en la promoción de la pitada al himno nacional y al rey Felipe VI. En su resolución, Antiviolencia multa con 100.000 euros a la entidad Catalunya Acció, “en calidad de instigadora de la convocatoria e inductora de su seguimiento, por la difusión realizada de aquella y por el reparto de silbatos efectuado para maximizarla”. También resulta señalado con 90.000 euros de multa su presidente, Santiago Espot i Piqueras, “por su implicación y participación personal, realizada paralela y separadamente de la entidad que preside, en la comisión de dichas conductas”.

Catalunya Acció promovió un manifiesto días antes de la celebración del encuentro titulado “Por la pitada al himno español y al rey Felipe de Borbón”, y repartió cerca de 10.000 silbatos a las puertas del Camp Nou. A este manifiesto se adhirieron otras entidades como Sobiranía i Progres, Centre Autonomista de Dependents del Comerç i de la Industria, Plataforma pel Dret a Decidir, Internacional Commission of European Citizens, Fundació President Maciá, Ara o Mai!, Catalunya Diu Prou, Casal per la Llibertat i la Independencia de Catalunya, Societat catalana de Lliure Opinió, Moviment de Cultura Popular El Strac y Units per Declarar la Independencia de Catalunya. Todas ellas han sido multadas con 70.000 euros cada una.