Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México quiere enterrar la polémica, Jamaica busca hacer historia

Las dos selecciones disputan la noche del domingo la final de la Copa Oro, el torneo organizado por Concacaf

Copa Oro
La selección mexicana durante un entrenamiento. AP

Un país de tamaño continental de 122 millones de habitantes contra una pequeña isla de apenas tres millones. Uno de los favoritos contra la sorpresa del campeonato. Los caminos de las selecciones de México y Jamaica se cruzan la noche de este domingo en Filadelfia en la final de la Copa Oro a las 19.30 hora local. El Tri busca alzarse con su séptimo torneo. Y los Reggae Boyz aspiran a hacer historia tras clasificarse por primera vez para una final del torneo de la Concacaf, que agrupa las federaciones de fútbol de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe.

México llega a la final acechado por la polémica tras ganar los últimos dos partidos por discutidos penaltis. La Concacaf —también golpeada por la controversia por la investigación estadounidense de sobornos a algunos de sus directivos— admitió que en la semifinal entre México y Panamá hubo “errores humanos” del colegiado, que concedió dos tiros desde los once metros a los mexicanos.

“Hemos olvidado todo lo que ha pasado. Nos hemos concentrado en trabajar, en corregir nuestros errores, en revisar vídeos, en ser críticos con nosotros mismos”, dijo el sábado el seleccionador tricolor, Miguel Herrera. El Piojo tiene la duda de tres jugadores que arrastran molestias físicas: Jonathan y Giovani dos Santos, y el capitán Andrés Guardado.

Es la primera vez que Jamaica llega a una final de una Copa Oro

Jamaica asume su papel de selección revelación. La presión, sugiere su técnico, el alemán Winfried Schaefer, es para México. Pero el primer combinado caribeño en llegar a una final de la Copa Oro —que se celebra desde 1991— quiere demostrar que su victoria (2-1) en semifinales contra Estados Unidos no fue una carambola de suerte. La velocidad y eficacia de los jugadores jamaicanos hizo mucho daño a los estadounidenses —últimos ganadores del torneo— en la primera parte del partido.

Winfried se jacta de las heridas de México. “No hemos participado en ningún tipo de polémica, nuestros triunfos han sido con base al buen fútbol que hemos hecho en el campo”, dijo el sábado en la rueda de prensa previa a la final. Y apeló al orgullo nacional: “Esta islita nuestra tan pequeña, tiene un fútbol y un corazón grande, y creo que el equipo puede ganar la Copa Oro porque está muy comprometido, es muy inteligente en el campo y está jugando buen fútbol”.

Concacaf ha admitido que en la polémica semifinal entre México y Panamá hubo "errores humanos"

Las estadísticas conceden a México el cartel de favorito. De las siete finales de la Copa Oro que ha disputado, solo ha perdido una: en 2007 contra Estados Unidos, su acérrimo rival regional. Se hizo con el título del torneo —que se celebra cada dos años— en 1993, 1996, 1998, 2003, 2009 y 2011. En la clasificación de la FIFA de mejores selecciones, México ocupa la posición 40 y Jamaica la 76.

México ha participado 15 veces en el Mundial de fútbol, Jamaica solo una, en el de Francia 1998. Uno de los últimos partidos entre ambos equipos fue en 2013, cuando empataron a un gol. La selección jamaicana, que se nutre de algunos jugadores criados en Reino Unido, participó hace un mes como país invitado en la Copa América. Perdió los tres partidos de la fase de grupos, pero todos por 1-0 y contra selecciones de nivel: Argentina, Uruguay y Paraguay.

El ganador se enfrentará en octubre a EE UU para obtener un puesto en la Copa Confederaciones

El fútbol, sin embargo, es imprevisible. Las estadísticas se evaporarán al inicio del partido en el imponente Lincoln Financial Field, el estadio de los Filadelfia Eagles de la liga de fútbol americano. México buscará sacudirse el estigma y recuperar su mejor fútbol. Jamaica —un país famoso deportivamente por el atletismo— tratará de exhibir su fortaleza y hacer historia. El ganador se enfrentará en octubre a EE UU, campeón de la Copa Oro de 2013, para hacerse con el puesto de la Concacaf en la Copa Confederaciones de 2017.

México juega 'en casa'

Si hay que juzgar por el ambiente en las calles del centro de Filadelfia, los aficionados mexicanos serán mayoritarios en el estadio que acoge la final de la Copa Oro. Grupos con camisetas verdes de la Selección mexicana se entremezclaban este domingo por la tarde con turistas que visitaban las principales arterias turísticas de esta ciudad en el noreste de EE UU. En cambio, apenas se veían camisetas o banderas jamaicanas.

"Creo que el 80% del estadio será mexicano", decía Gary Carrillo, mexicano de 44 años que lleva 10 viviendo en EE UU. La extensa presencia de inmigrantes mexicanos en EE UU hará que la selección tricolor juegue en cierto modo en casa. "Espero que se sienta de esa manera", añadía, junto a la puerta del edificio en que en el siglo XVIII se redactaron la declaración de Independencia y la Constitución de Estados Unidos.

Uno de los grupos de aficionados jamaicanos lanzaba con ironía una pregunta a uno de mexicanos que pasaba a su lado: "¿Habéis pagado al árbitro de esta noche?"

Carrillo viajó desde Washington DC a Filadelfia con un grupo de siete amigos mexicanos para acudir a la final. "No ganar sería un fracaso", subrayaba.

A pocos metros, uno de los pocos grupos de aficionados jamaicanos lanzaba con ironía una pregunta a uno de mexicanos que pasaba a su lado: "¿Habéis pagado al árbitro de esta noche?", en referencia a las polémicas arbitrales en los cuartos de final y semifinales de México.

El grupo lo integraban Ainsley Lowe, de 48 años, y otras siete personas venidas desde Jamaica. Lowe ha seguido todos los partidos de su selección en el torneo, mientras el resto ha acudido solo para la final. "Jamaica juega muy compacto, tenemos una buena posibilidad de ganar", decía, mientras sonaba de fondo música reggae.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información