Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La intensa espera de Arda

Suárez, que el año pasado no debutó hasta octubre, afirma sobre la inactividad forzosa del jugador turco: “Su ausencia será más larga, pero cuando juegue ya estará adaptado”

Arda Turan se ejercita junto al fisioterapeuta, Juanjo Brau, en Los Ángeles.
Arda Turan se ejercita junto al fisioterapeuta, Juanjo Brau, en Los Ángeles. AFP

Cuando Luis Suárez fichó por el Barcelona el verano pasado tuvo que esperar en boxes hasta finales de octubre. La sanción de la FIFA por su mordisco a Chiellini en el Mundial de Brasil no lo dejó debutar con la camiseta azulgrana hasta el clásico contra el Real Madrid en el Bernabéu (3-1). Fueron cuatro meses eternos para el uruguayo porque, además, hasta mediados de agosto ni siquiera se podía entrenar junto a sus compañeros (cuando el TAS le levantó la prohibición de entrar a un recinto deportivo). Entonces, cuando Luis Suárez toma la palabra para reflexionar sobre la situación de Arda Turan y Aleix Vidal, sabe de lo que habla.

Es un poco diferente de lo que viví yo, el tiempo que van a pasar Arda y Vidal sin jugar es más largo”, analizó el 9 blaugrana.

“Es un poco diferente de lo que viví yo, el tiempo que van a pasar Arda y Vidal sin jugar es más largo y la espera se les va hacer más intensa”, analizó el 9 blaugrana. El mediocampista turco y el lateral catalán, únicas caras nuevas para Luis Enrique esta temporada, no podrán debutar oficialmente ni jugar partidos amistosos con el cuadro azulgrana hasta el año que viene. Como consecuencia de la sanción de la FIFA al Barça por irregularidades en la contratación de jugadores menores, el club azulgrana puede fichar jugadores aunque no los puede inscribir hasta el mercado de invierno. En cualquier caso, Luis Enrique no tiene en sus planes ceder a Turan (se ejercita al margen de sus compañeros por una contusión) a otro equipo para que no pierda ritmo de competición. “Ni se contempla ni se contemplará una cesión”, aseguró el preparador del Barcelona.

“Cuando llegaron al Barça ya sabrían que tendrían que esperar hasta enero, pero les sirve para entrenar y para conocer a sus nuevos compañeros. Y cuando puedan jugar ya van a estar adaptados del todo”, concluyó el exjugador del Liverpool. “Es un compañero fantástico y un jugador muy peligroso. Es un buen chico y un hombre de familia fuera del césped. Seguimos en contacto y nos hemos apoyado el uno al otro a lo largo de nuestras carreras. Él es un buen amigo mío”, elogió Steven Gerrard, excompañero del uruguayo en la Premier, que esta madrugada se enfrentó junto a su nuevo equipo, Los Ángeles Galaxy, al Barcelona.

Arropando a Messi

Este verano, Luis Suárez no pudo disputar con su selección la Copa América (le restan cuatro partidos de sanción con la celeste). Y Uruguay quedó eliminada en los cuartos de final frente a Chile, que luego venció en la final a la albiceleste de su amigo Messi. Argentina se dividió y parte de la opinión pública atizó la actuación del 10 del Barça. Hasta Maradona se sumó: “Tenemos al mejor del mundo, que le hace cuatro goles a la Real Sociedad y viene acá y no la toca. Que se dejen de romper las bolas los que dicen a Messi hay que mimarlo. Hay que tratarlo como a cualquier otro jugador”, dijo el Pelusa. “Al mejor del mundo no se le puede criticar. Perdió la final, como en el Mundial de Brasil, y eso es duro. Estoy seguro de que Leo era el primero en querer ganar la Copa América”, defendió Suárez a la Pulga.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.