Tour Francia 2015
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Lecciones de otro guerrero

El vídeo del último kilómetro y medio de la etapa de Mende debería mostrarse en las escuelas de ciclismo

Stephen Cummings logra la victoria en la meta de Mende
Stephen Cummings logra la victoria en la meta de MendeDoug Pensinger (Getty Images)

Chicos, menuda lección nos ha dado el ganador de ayer. A vosotros, a mí, a sus compañeros de fuga, a los dos escaladores franceses a los que les birló la cartera de forma magistral, y al público en general. Sí señor, ganó el mejor, lo que no quiere decir que ganase precisamente el más fuerte.

Porque más fuertes que él se mostraron tanto Pinot como Bardet, y si me apuráis otros cuantos más de los escaladores que integraban esa fuga tan multitudinaria y de tantos quilates, como Urán, Yates o Pantano. Pero el Cummings éste fue el mejor porque además de que las fuerzas le acompañaron, supo interpretar mejor que nadie los movimientos de sus rivales y se movió en consecuencia. Dejó que los de la FDJ llevasen el peso de la parte final trabajando para Pinot, no se cebó con los cambios de ritmo de los escaladores en las rampas que ascendían al aeródromo de Mende, y no dudó ni una milésima para lanzar su bici y adoptar una posición aerodinámica a la hora de sobrepasar a los dos franceses abstraídos en sus rencillas internas.

El video de su último kilómetro y medio es para guardarlo y mostrarlo en las escuelas de ciclismo, cómo tomó las últimas curvas, por mucho que la prensa de hoy se centre en lo sucedido en ese mismo momento unos kilómetros más atrás entre los que se jugaban la general. Vuestra lección estaba allí delante, la lección de atrás es ya para cuando lleguéis a otro nivel más avanzado, pero los pasos hay que darlos firmes y de uno en uno.

Chicos, hoy nos despedimos del Macizo Central y la lluvia nos acompañará en la despedida. Lo que tiene que ser motivo de alegría para vosotros, no me canso de repetíroslo, porque cuando las circunstancias son las habituales siempre ganan los mismos, pero cuando hay factores desestabilizantes, se abre la veda para las sorpresas. Y pocos factores desestabilizan tanto sobre la bici como las tormentas, y hoy parece que las vamos a encontrar a montones. Como ya tenemos asumido que para ganar no formamos parte del primer grupo, del de las circunstancias habituales, no nos queda otra opción que formar parte del segundo, así que alegrad esas caras que aunque no os guste mojaros, por mucho que os incomode la lluvia será hoy vuestra aliada.

De salida tenemos más de 70 kms de lo que denomináis con acierto “territorio comanche”. Luego bajaréis al valle, pasaréis el sprint intermedio, subiréis un puerto de segunda que parece bastante exigente, y tras bajarlo os quedarán 40 kms de llanura hasta la meta de Valence. En un recorrido así a estas alturas de carrera todo es posible, pero viendo los movimientos de ayer y teniendo en cuenta que quitando el top-10 de la general, todos estáis a más de 10 minutos del líder, yo apuesto por la escapada. Y si sumamos el factor de la lluvia y de que vamos a encontrarnos dos bajadas largas y sinuosas –una en el km 74 y otra en el 126-, la fórmula de éxito de la fuga parece acertada sin posibilidad de fallo. Los equipos de los velocistas están mermados y un día así no es fácil de controlar para nadie, a ver si por una vez acierto.

Y acordaos del británico que ganó ayer, quedaros con su última lección pues dijo que en la fuga no pensó en ganar en ningún momento. Se limitó a hacer las cosas lo mejor posible y a dejarse llevar por su instinto, y de esa manera se encontró con una victoria inesperada que fue fruto de su constancia, no hubo ningún regalo.

Vamos guerreros, que hoy sí que puede ser nuestro día.

 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS