Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brasil no apela la sanción de Neymar, que abandona Chile

El delantero brasileño golpeó e insultó al árbitro en el partido contra Colombia y la sanción habría podido ser mucho mayor

Neymar en la Copa America
Neymar, en un entrenamiento EFE

La Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) ha decidido no presentar recurso contra la suspensión de cuatro partidos impuesta a Neymar Jr., que abandonará Chile a lo largo de este lunes y comenzará sus vacaciones. La decisión se hizo pública poco después de la victoria brasileña contra Venezuela, cuando se confirmó la clasificación de la ‘Canarinha’ a cuartos de final. Según ha podido saber este periódico de fuentes autorizadas, el futbolista no sólo insultó al árbitro chileno Enrique Osses, sino que le agarró por el cuello y quiso darle una paliza. “Yo estaba delante, le quería matar, podrían haberle caído 50 partidos”, relató un miembro de la organización. A la pregunta de por qué no fue mayor la pena aplicada al jugador, la citada fuente arguyó “presiones diversas”.

Después de quejas públicas sobre el arbitraje por parte del propio Neymar y su seleccionador, la CBF había urdido una estrategia de defensa basada en que un juez de línea habría ‘calentado’ al futbolista acusándole de fingir faltas. El recurso no se presentará finalmente, afirma la CBF, aunque “la comisión técnica y el jugador esperan que el mismo rigor con el que la Conmebol ha castigado a Neymar sea adoptado en todas las competiciones organizadas por la entidad”. Hace dos días el director jurídico de la CBF, Carlos Eugenio Lopes, había afirmado que “la decisión está fuera de lo normal. A Neymar se le persigue en la cancha y a los rivales no les sucede nada”.

El capitán brasileño, estrella inicial del torneo, recibió dos tarjetas amarillas rigurosas en sus dos primeros partidos. Al final del segundo, la derrota con Colombia, pegó un balonazo por la espalda a Armero, se encaró con varios jugadores, dio un cabezazo a Murillo y, finalmente, agredió físicamente al colegiado en los vestuarios al grito de “Hijo de puta, te quieres hacer famoso a mi costa”. El árbitro Enrique Osses no mencionó en su acta arbitral violencia física alguna, sólo los insultos.

 

 

 

Más información