Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jamaica, doble trivote y contragolpe

La selección de Winfried Schäfer, campeona de la Copa del Caribe e invitada en el torneo, fía su suerte al orden y la explosividad de sus delanteros

Once titular de la selección jamaicana en la copa del Caribe
Once titular de la selección jamaicana en la copa del Caribe afp

Ganó la Copa del Caribe el pasado mes de noviembre tras derrotar a Trinidad y Tobago en la tanda de penaltis y consiguió así la invitación para una Copa América que le servirá de rodaje y preparación para su objetivo más abarcable: ser competitiva a partir de julio en la Copa de Oro de la Concacaf, donde ya ha asomado a las semifinales en un par de ocasiones, la última en 1998. De ese mismo año data el hito más destacado de su enciclopedia: la participación en el Mundial de Francia. Encuadrada en el grupo H de aquella edición, la selección entrenada por el brasileño René Simoes y liderada por Theodore Whitmore concluyó en la tercera plaza por detrás de Argentina y Croacia y por encima de Japón.

Palamarés internacional

Copa del Caribe

Campeón en 1991, 1998, 2005, 2008, 2010 y 2014

Copa de Oro de la Concacaf

3º en 1993; 4º en 1998

Copa América

Invitada por primera vez en la presente edición de Chile 2015

Desde entonces, el proyecto jamaicano continúa en construcción con la plataforma del fútbol inglés como espejo pedagógico. Hasta nueve de los integrantes de la lista de Winfried Schäfer proceden de la Premier o la Championship. En el Leeds United, de la segunda británica, juega la piedra angular del equipo: el mediocentro Rodolph Austin. De carrocería contundente, zancada generosa y expediente baqueteado, Austin cimentó su carrera en el Brann noruego donde permaneció cinco temporadas hasta llegar a Inglaterra donde su fortaleza física encajó a la perfección. Acumula 75 partidos internacionales, fue el MVP en la última Copa del Caribe y entró en la historia de Jamaica el 7 de septiembre de 2012 con el gol que valió la primera y única victoria ante Estados unidos de la selección caribeña.

Con el 5-3-2 como esquema fundacional y el contragolpe como libro de estilo Schäfer apuesta por hormigonar el centro del campo y la defensa con un doble trivote y fiar su suerte a la explosividad de sus delanteros. Con más velocidad que gol, Mattocks, Dawkins, Brown y compañía intentarán dar la sorpresa en el durísimo grupo B junto a Argentina, Uruguay y Paraguay. Schäfer, mediocentro del del Borussia Mönchendgladbach de finales de los 70 y campeón de la Copa de África de 2002 al frente de Camerún, es un trotamundos cuya pizarra ha recorrido destinos tan exóticos como las selecciones de Emiratos Árabes, Azerbaiyán y Tailandia, y en su enésimo desafío gestiona el destino de la cenicienta Jamaica.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información