Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Último enredo entre el Real Madrid e Iker Casillas

El Madrid asegura que el futuro del portero no está decidido mientras negocia el fichaje de De Gea. "Ojalá acabe su carrera en el club en el que empezó hace 25 años", afirma su padre

Casillas, en un entrenamiento del Madrid. / EFE VÏdeo: ATLAS

Iker Casillas y el Real Madrid llevan un año buscando la manera de resolver el contrato que los une hasta 2017. Hasta hace un mes, y después de mucha meditación, el portero se mostraba decidido a terminar su carrera en el club. La idea de la directiva del Madrid, sin embargo, permanece inalterable. El presidente, Florentino Pérez, decidió emprender un relevo en la portería en 2013, tras la marcha de Mourinho. Dos temporadas más tarde, la presión sobre Casillas parece definitiva. El Madrid ha llegado a un acuerdo con De Gea, el portero del United, y las negociaciones entre los dos clubes están muy avanzadas. El inminente fichaje, unido a la conversación que la pasada semana mantuvo Rafa Benítez, el nuevo entrenador, con Casillas, conducen la situación a un punto límite.

La noticia de TVE anunciando que Casillas ha logrado un acuerdo para dejar el Madrid a cambio de las dos temporadas que le deben de contrato, aproximadamente 25 millones de euros brutos, conmocionó a la expedición de la selección española en León, donde hoy disputa un amistoso con Costa Rica. El portero se mostró preocupado pero dijo no saber nada del asunto. Su representante, Carlo Cutropia, permaneció en silencio. En cuanto al Madrid, consultadas altas instancias, negó cualquier acuerdo categóricamente y por todos los conductos oficiales.

El barullo en torno a la portería del Madrid se disparó por la evidencia de una relación compleja entre Casillas y De Gea, que conviven en la selección desde hace más de una semana sin que se adviertan gestos de complicidad. Si finalmente llega el guardameta del United, Casillas se verá abocado al banquillo. Benítez no le ha dado muestras de respaldo incondicional y al capitán de España le preocupa que la suplencia le deje fuera de la selección. Quiere despedirse de La Roja en la Eurocopa de Francia. Esto podría estimularle a buscar otro destino. Alarmado por la polémica, José Luis Casillas, padre del portero, fue tajante: “Ojalá acabe su carrera en el club en el que empezó a jugar hace 25 años. No debería marcharse”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información