Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luis Enrique no se lleva nada bien con Italia

El asturiano tropezó en ese país como jugador y como técnico

Luis Enrique
Luis Enrique, durante la final de Copa frente al Athletic. EFE

Luis Enrique no se lleva muy bien con Italia. Un país que se le atraganta, sea como jugador o entrenador, vista la camiseta del Barça o la de España. Un equipo italiano, la Juventus, se vuelve a cruzar mañana en Berlín con el actual entrenador del Barça.

El ‘mimo’ de Tassotti

El nombre de Tassotti persigue a Luis Enrique. Por más que el técnico del Barcelona ha querido ahuyentar al fantasma en más de una oportunidad. “Espero no volver a ser portada de ningún periódico con la ya conocida foto de 1994. Empieza a ser un recurso que me cansa”, afirmó el asturiano cuando se le preguntó al respecto antes de la final de la Eurocopa 2012. El lateral italiano soltó un codazo que rompió el taquibe nasal de Luis Enrique en los cuartos de final del Mundial 94 disputado en Estados Unidos. La imagen de la camiseta 21 encharcada de sangre se convirtió en una postal tan cansina para el asturiano como repetida en la prensa. “Más que el dolor, me causó frustración quedar eliminados de un torneo en el que veníamos compitiendo bien”, zanjó el internacional español con Clemente.

Buffon, la pared

Un Barcelona melancólico, que iba de fracaso en fracaso, presidido de forma interina por Enric Reyna y entrenado por Antic, encomendó su suerte a la Liga de Campeones. Luis Enrique lideraba a un equipo que escaló a las semifinales, hasta donde quiso Buffon. Tras empatar 1-1 en Turín, el 22 de abril de 2003 se enfrentaron en el Camp Nou. Zalayeta marcó el 1-2 en la prórroga después de que Buffon se cansara de escupir balones y de que Kluivert y Luis Enrique marraran un gol cantado cada uno. “No me suelo acordar de cosas”, explica Luis Enrique. “Pero”, añade el preparador azulgrana; “de aquel día me acuerdo de Buffon. Miré a la portería y tiré el balón al córner, de esa jugada sí que me acuerdo, porque caímos eliminados. No es un buen recuerdo. Sigue en activo Buffon, un portero de enorme nivel”.

Luis Enrique invitó a Totti a la final de la Champions frente a la Juve

El año en blanco

Tras su exitoso paso por el filial del Barcelona (2008-2011), que incluyó el ascenso a Segunda y la mejor clasificación en la historia de Barça B, tercero en la categoría de plata, Luis Enrique hizo las maletas rumbo a Roma. Su etapa en el cuadro de la capital italiana dejó un saldo de 42 partidos, 18 victorias, nueve empates, 17 derrotas, 67 goles a favor y 62 en contra. Después de una inversión de aproximadamente 85 millones de euros (incluidos, por ejemplo, los fichajes de Osvaldo, Lamela y Bojan) el equipo de Luis Enrique acabó séptimo en la Serie A y no se clasificó para Europa. Incluso se le atribuyó una mala relación con el ídolo Totti. Un rumor que los dos se encargaron de desmentir en múltiples ocasiones, cosa que demuestran los hechos: Totti este año estuvo de visita en Barcelona y se encontró con Luis Enrique, que invitó al mito de la Roma a la final de la Champions frente a la Juve. “Me voy porque estoy cansado", explicó el asturiano en su adiós al conjunto italiano; “he dado el cien por cien, incluso cuando me han faltado las fuerzas. Y, como no las podré recuperar este verano, me marcho y el próximo año no entrenaré seguro”.

De la Juve me preocupa todo”, afirma Luis Enrique

‘Vecchia’ enemiga

A Luis Enrique tampoco se le dieron bien los partidos contra el Juventus, cuando dirigía a la Roma. El cuadro de Turín eliminó al equipo del asturiano en los cuartos de final de la Copa Italia (3-0). En la Serie A solo le pudo sacar un empate (1-1) en el estadio Olímpico. Y en su visita a Turín, la Roma cayó goleada: 4-0. “De la Juve me preocupa todo”, afirmó el pasado martes Luis Enrique, interesado sobre todo en que “no entre mucho en juego Pirlo”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.