La UEFA decide no boicotear el congreso de la FIFA

El organismo que dirige Michel Platini, que abogaba por suspender el encuentro en el que está previsto el elegir al nuevo presidente, muestra su apoyo al candidato Bin Husein

Michel Platini, durante un acto de la UEFA
Michel Platini, durante un acto de la UEFACLAUDIO ÁLVAREZ

El escándalo de sobornos, corrupción y blanqueo de dinero en torno a la FIFA se ha convertido ya en una guerra abierta en la organización que dirige el fútbol mundial. A pocas horas de inaugurarse el congreso de la FIFA, la tensión se palpaba en la mañana del jueves en el Kameha Grand, el hotel de Zúrich donde están reunidos los dirigentes de la UEFA.Tras más de dos horas de deliberación, la confederación europea decidió retirar su amenaza de boicotear el congreso que comienza en pocas horas y que el viernes decidirá si elige por quinta vez consecutiva a Joseph Blatter como presidente. "Si no vamos al congreso, seguro que sale elegido. Su rival va ganando apoyos", comentaba a la salida de la reunión el holandes Michael van Praag. La UEFA hace explícito su apoyo al rival de Blatter, el príncipe jordano Ali bin Husein.

Más información
Preguntas y respuestas sobre la FIFA
La trama corrupta se centra en América
Blatter: “Estas malas conductas no tienen cabida en el fútbol”
“Vendrán años terribles si Blatter es reelegido”
El escándalo de la FIFA pone en jaque al fútbol mundial

Tras la detención el día anterior de siete altos cargos de la FIFA, entre ellos dos vicepresidentes, la confederación europea pide ahora “una verdadera reforma”. El organismo que dirige Michel Platini ya había solicitado el día anterior que se posponga la votación de Blatter.

La presión sobre Blatter crece. No es solo la UEFA la que quiere su cabeza. Visa ha amenazado con retirar su patrocinio si la FIFA no hace cambios “ya”, dijo la empresa en un comunicado inusualmente duro. Otras confederaciones, como la asiática, han mostrado su apoyo incondicional al suizo que lleva al frente del fútbol mundial desde 1998. En una muestra de la gravedad de la situación, Blatter organizó en la mañana del jueves una reunión de crisis con los representantes de las seis confederaciones. A este encuentro no pudieron acudir ni los presidentes de la CONCACAF, Jeffrey Web, ni de la confederación Sudamericana, Eugenio Figueredo por estar detenidos.

Blatter, mientras tanto, no comparece ante los medios, en contra de lo que era habitual en otros congresos anteriores. El presidente de la FIFA canceló su discurso previsto para el jueves en el congreso médico. Esta tarde sí hablará en la inauguración del 65 congreso de la FIFA y nadie espera que se mueva ni una coma de lo que ya dijo el miércoles su portavoz: ni se marcha, ni se pospone la votación, ni se replantean las sedes para los Mundiales de 2018 en Rusia y 2022 en Catar, también investigados por posibles irregularidades.

Frente a los planes de Blatter se opone la UEFA, la confederación más podersosa. "El próximo Congreso de la FIFA corre el riesgo de convertirse en una farsa y por lo tanto las federaciones europeas tendrán que considerar cuidadosamente si deberían incluso acudir a este Congreso y advertir sobre un sistema que, si no se detiene, acabará matando al fútbol", asegura el texto preparado por la confederación que dirige Platini.

"Los miembros del Comité Ejecutivo de la UEFA están convencidos de que hay una gran necesidad de un cambio en el liderazgo de esta FIFA, y creen firmemente que el congreso de la FIFA debería posponerse, y que las próximas elecciones presidenciales de la FIFA se organicen en los próximos seis meses", concluye el documento.

Sobre la firma

Luis Doncel

Es jefe de sección de Internacional. Antes fue jefe de sección de Economía y corresponsal en Berlín y Bruselas. Desde 2007 ha cubierto la crisis inmobiliaria y del euro, el rescate a España y los efectos en Alemania de la crisis migratoria de 2015, además de eventos internacionales como tres elecciones alemanas o reuniones del FMI y el BCE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS