Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hasta luego de Xavi

El capitán anuncia su despedida del Barça y confirma que jugará las dos próximas temporadas en Qatar, donde se formará como técnico para regresar al Camp Nou

Xavi, rodeado de cámaras y fotógrafos, antes de iniciar su rueda de prensa.
Xavi, rodeado de cámaras y fotógrafos, antes de iniciar su rueda de prensa. REUTERS

Y dijo adiós. Pero prometió un hasta luego. Con 12 años, Xavi Hernández (Terrassa, 1980) llegó a La Masia. Después de 17 temporadas con el primer equipo, 763 partidos y 23 títulos dijo basta. Lo pensó bien y hasta lo dudó. Sin embargo, no había vuelta atrás. El dulce dolor de la despedida comienza su cuenta atrás.

“Llegó el día que nunca pensé que iba a llegar: irme del Barça. Antes de la rueda de prensa estaba súper inquieto y tenso. Ahora, siento que me he quitado un peso de encima”, explicó después de reflexionar en la ducha y antes de dejar la ciudad deportiva a toda prisa. Ya había pasado lo peor: había confirmado su adiós: “Es la hora, el momento de marchar, me lo dice el cuerpo y la cabeza”.

Es la hora, el momento de marchar, me lo dice el cuerpo y la cabeza”

Tras la precipitada caída de España en el último Mundial de Brasil (quedó eliminada en la fase de grupos) y después de la vacía temporada de títulos del Barcelona del Tata Martino, Xavi tenía decidido dejar el Barça. Lo convencieron para quedarse sus charlas con Luis Enrique y, sobre todo, su idea de que todavía le quedaban trucos en la chistera. Ni que sean fuera del campo, como cuando medió para amortiguar la trifulca entre el técnico asturiano y Messi y así reconducir el camino de un cuadro azulgrana que parecía condenado al fracaso y que ahora aspira al triplete.

Menos minutos

“He acertado en quedarme porque el equipo está a un nivel espectacular y me he sentido útil para el grupo”, confesó el interior blaugrana. Sabía, en cualquier caso, que su recompensa por quedarse no se pagaría con minutos en el césped. Esta temporada ha jugado 41 partidos (20 como titular). Un total de 2.051 minutos que le alcanzaron para repartir ocho asistencias. “Cuando habláis de un equipo de gala ya no me veis ahí y eso es un hándicap para mí. Pero he trabajado con humildad y he disfrutado los momentos jugados”, reconoció el capitán.

El mundo del fútbol rinde honores al capitán

En cuanto Xavi confirmó su despedida del Barça, el mundo del fútbol se volcó a homenajearlo. “Un privilegio estar tantos años contigo, pero aún no hemos terminado”, publicó Iniesta en su cuenta de Twitter. Sergio Ramos le definió como “fútbol en estado puro”. “Se va el jugador, pero la leyenda quedará por siempre”, reflexionó Mascherano. También Fernando Torres se unió a los elogios: “Tu fútbol nos hizo tan grandes”, igual que Mata: “El pase adecuado en el momento justo”. “Garante de las esencias y de los valores del mejor Barça de la historia”, dijo el expresidente Joan Laporta. “Un icono del barcelonismo”, subrayó Miguel Cardenal presidente del CSD. Y concluyó la AFE (Asociación de Futbolistas Españoles): “Gracias por tanto”.

Reveló Xavi que el Barcelona le ofreció una renovación de su contrato hasta 2018, pero la decisión ya estaba tomada. “Necesitamos un cambio de aires tanto yo como mi familia. Tenemos un proyecto ilusionante en Qatar, seguiré jugando en el Al Saad las dos próximas temporadas con opción a una más”, contó Xavi. La pelota es aire para el 6 y ya comienza a respirar su futuro. “Tengo un proyecto muy ilusionante en la Academia Aspire. Podré formarme como futuro entrenador o director deportivo, es el lugar idóneo para seguir ligado al fútbol”, explicó.

“Mi objetivo es volver al Barcelona, ya sea como entrenador o como director deportivo, pero quiero seguir vinculado a esta casa”, afirmó Xavi. Se emociona el capitán con el cariño de la gente. “Piel de gallina”, contó y se acordó de su amigo Casillas. “Me sabe mal y me parece muy injusto lo que está pasando con Iker. Ha dado tanto al Madrid y a la selección como para que le recuerden en su justa medida”, revindicó Xavi al portero del Real Madrid.

A Xavi le restan tres partidos. Y ya sueña con levantar tres copas. La primera, la de la Liga el sábado. Y luego lo esperan el Athletic en la Copa y la Juve en la Champions. “Como colofón a mi despedida sería único irme con el triplete. El guion y el final son inmejorables”, cerró el volante. Le espera el Camp Nou para homenajearle y pedirle en su amarga despedida un dulce hasta luego.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información