Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fenati pone a KTM en su sitio, Luthi triunfa en Le Mans

Italia copa el podio de Moto3 en el GP de Francia en un día redondo para Kent

El suizo gana por delante de Rabat y Zarco, más líder de Moto2 tras las caídas de Folger y Rins

Fenati, por delante de Tonucci y Kent, en la carrera de Le Mans. Ampliar foto
Fenati, por delante de Tonucci y Kent, en la carrera de Le Mans. AFP

Hace tiempo que Romano Fenati está llamado a ser uno de los protagonistas de la categoría pequeña del Mundial. Su irrupción en el campeonato fue una bocanada de aire fresco, por sus remontadas y por aquella victoria que cosechó en Jerez el 2012. Pero un 2013 sin pena ni gloria y los cuatro triunfos del año pasado sabían a poco. El italiano sufrió con la Honda en sus inicios y decidió cambiarla por una KTM en el peor momento, justo cuando la fábrica japonesa puso todo su empeño en quitarle el dominio de Moto3 a la austriaca. Honda fue creciendo el curso pasado poco a poco y en manos de Àlex Márquez para arrancar este año como dominadora absoluta de la competición. Hasta que Fenati se ha puesto las pilas. “La moto no era tan buena como la del año pasado. Hemos trabajado muy duro para poder hacer una carrera así. Hemos mejorado mucho”, se reconfortaba al finalizar la prueba. Había logrado su primera victoria del año. Y también la primera para KTM. Lo había hecho tras dominar la prueba prácticamente desde el inicio.

El italiano, discípulo aventajado de Valentino Rossi, se puso en cabeza tras cuatro giros y, aunque se las tuvo que ver con Bastianini y Quartararo, hizo cuanto quiso y cuando quiso. La carrera, sin embargo, se decidió, como a menudo, en la última vuelta, en la que irrumpió Peco Bagnaia cuando nadie lo esperaba. Pero Fenati tomó la delantera al cabo de un par de virajes y ya nadie pudo discutirle el puesto. El del equipo de Aspar cedió también ante Bastianini (Honda), peleón, magníficas sus primeras vueltas tras salir desde la 18ª posición, deliciosa su cabezonería para terminar segundo, y acabó Bagnaia colocando su Mahindra en el tercer escalón del podio.

Ahora Bastianini es el segundo en la general a 37 puntos de Kent, un colchón importante

No fue Fenati el único protagonista del día. También lo fue Kent, pese a quedarse a las puertas del podio. Porque la lluvia del sábado le había dejado en la 31ª posición de la parrilla. Porque su ritmo era indiscutible y se trabajó una remontada de escándalo. Porque no pierde la paciencia y tampoco le falta ambición, como demostró en ese último giro en el que intentó pelear por el triunfo aunque su equipo le hubiera mostrado un cartel que le animaba a conformarse con el cuarto puesto, como al final tuvo que hacer. La jugada le salió redonda al británico porque sus dos principales rivales en la general, Quartararo y Vázquez, acabaron por los suelos. El español lo hizo en la primera vuelta. El francés, a siete del final, cuando rodaba en cuarta posición y en el grupo de cabeza, donde había estado desde que se apagó el semáforo. Ahora, el segundo clasificado, Bastianini, está a 37 puntos de Kent. Un colchón importante.

En Moto2, quedó claro que al suizo Thomas Luthi le sienta como un guante Le Mans. La de este domingo es su cuarta victoria en el trazado francés. Y le devuelve a la pelea por el campeonato, donde ha estado (discretamente) estos últimos años. Su constancia en la pista, clava los tiempos como un reloj, fue a lo que se agarró para eliminar a los pocos candidatos que había para discutirle el puesto. Ya se sabe que cuando lo tiene todo en su sitio es difícil pillarle. No es amigo del cuerpo a cuerpo, pero si tiene el ritmo le cuesta poco escaparse. Como ocurrió esta vez. Pese a que la pole había sido para Rins, el ritmo lo tenían un suizo, Luthi, otro español, Rabat, y un francés, Zarco. Y ellos fueron quienes subieron al podio.

A Luthi le bastó con un delicado adelantamiento a Zarco (vuelta cinco), al borde de la primera chicane, para ponerse en cabeza y llevarse la victoria. En tres giros le sacó un segundo. Y aunque el francés pudo acercarse algo más, nunca lo hizo lo suficiente. Tampoco Rabat, quien, como acostumbra, fue encontrándose más cómodo a medida que iba desgastando sus neumáticos. Y alcanzó a Zarco (a falta de ocho vueltas) en el mismo punto en el que lo había hecho Luthi, un clásico en Le Mans.

Así que no ganó el ídolo local, Zarco, pero siguió descontando rivales por el título. Porque el baile de posiciones, las caídas y los adelantamientos se sucedieron por detrás de este trío en cabeza. Y allí detrás, cuando peleaba por el quinto puesto, volvió a fallar Rins: se cayó, como ya hizo en Jerez, al querer ganarle un pulso a Morbidelli (como le pasó a su compañero Salom) y descendió hasta la séptima plaza de la general. Su estreno en la categoría ha sido excelente. Falla en las salidas, como hizo otra vez este domingo, cuando desperdició en unos segundos el trabajo hecho el sábado, y comete errores como el novato que es. También falló Folger, que se fue al suelo (vuelta 10) y al tercer puesto de la general, para suerte de Luthi, segundo, a 21 puntos de Zarco.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.