Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadal: “Me tengo que ayudar yo a mí mismo”

El número cuatro, que busca su quinto título en Madrid, recupera su antigua raqueta, con la que gana precisión pero pierde potencia

Mutua Madrid Open Ampliar foto
Nadal se entrena en la Caja Mágica este domingo. EFE

En consonancia con el cielo plomizo que encapotaba Madrid este domingo por la mañana, Rafael Nadal compareció ante los medios con un semblante serio y tono monocorde. Nada que ver con el bullicio que resuena ya en la Caja Mágica, alborotada este domingo por la afluencia creciente del público y el dispositivo que altera la normalidad del barrio de San Fermín. En una de las salas del recinto, en el bunkerizado centro de prensa en el que los jugadores atienden a los periodistas, reflotan los tres términos que acompañan desde hace tiempo a cada comparecencia del español: confianza, regreso, recuperación. “¿Cómo te encuentras, Rafa? ¿Se han ido las dudas?”

No se mostró especialmente desprendido el número cuatro en el discurso, pero pese a la economía de las palabras volvió a confirmar varios puntos. El primero, que la incertidumbre sigue ahí, que aún no se ha marchado. “La confianza solo vuelve cuando uno gana partidos, pero si no lo haces es difícil que pueda recuperarla”, adelantó; el segundo, que la llama sigue viva y que trabaja a destajo para despejar los nubarrones. “Estoy entrenando todo lo que puedo, con ilusión, con ganas de jugar bien y de dar el máximo”, continuó; y el tercero, que más allá de los factores externos y el respaldo ajeno que reciba no hay mejor salida del laberinto que la que pueda encontrar él: “La gente siempre me ha dado su cariño y me ha apoyado, pero me tengo que ayudar yo a mí mismo”.

Y en esas estás el de Manacor, al que las lesiones le han pasado factura durante el último año y que en el tramo que se avecina, Madrid (1.000), Roma (600) y París (2000, a partir del 24 de mayo), defenderá los 3.600 puntos cosechados el curso pasado. “Cuando uno no ha hecho los deberes antes...”, indicó. “Sé que tengo que defender esa cifra desde hace meses, pero ese no es el tema. Es evidente que voy a salir del top-5. Luego, habrá que ver si se alarga la caída después de Roland Garros. Esta vez no he conseguido ganar porque han sido prácticamente seis meses sin jugar y, por lo tanto, cero puntos en el ordenador”, expuso en una línea consecuente.

No está para excesivas florituras Nadal, que reconoció tener “días buenos y días menos buenos” y que está “entrenando duro”, un tanto hastiado de que el mismo asunto envuelva una y otra vez su presencia. Desea el campeón de 14 grandes recuperar el ritmo competitivo, en primer lugar, y volver a batirse con la zona noble, esa desde la que ahora dirige Novak Djokovic y en la que guerrean Roger Federer y Andy Murray. Quiere hacerlo y Madrid, sin la participación de Nole, es una buena oportunidad para dar un nuevo paso. “El hecho de que no esté deja una puerta abierta a los demás, pero no solo para mí, sino también para otros jugadores”, atemperó.

Es evidente que voy a salir del top-5. Habrá que ver si se alarga la caída después de Roland Garros", dice el balear

El balear, en busca de su quinta corona en la capital española, aseguró que físicamente se encuentra bien y que prescindirá del prototipo que empleó en Montecarlo y Barcelona. Optará de nuevo por su antigua raqueta, con la que pierde potencia y efectos, aunque gana en precisión. “He tenido muy poco tiempo para prepararme con la otra. Es la adecuada para el futuro, pero tuve pocos días antes de Montecarlo. Aunque allí jugué bien, soy consciente de que tengo un poquito menos de control, así que usaré la otra una temporada, hasta que tenga tiempo para adaptarme”, recalcó.

E interrogado por su primer triunfo en Madrid, en 2005, por su final contra el croata Ivan Ljubicic a cinco sets, se resignó. “¿Cinco sets? Quieren velocidad, con lo cual es complicado. Con el tiempo que exigen entre puntos, favoreciendo el juego de no pensar y pegar pelotazos, no creo que los que toman decisiones estén para finales a cinco sets en torneos como este. Fueron bonitas, más épicas de lo que han sido en estos tiempos, pero parece que el camino de los que mandan aquí, entre la ATP, es otro”, concluyó.

 

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información