Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vacaciones de bajo coste

Héctor Rodas y Xavi Torres, imputados por el presunto amaño del Levante-Zaragoza de 2011, justifican las escasas disposiciones de sus cuentas bancarias tras la disputa del partido por no tener familia o haber pasado las vacaciones con sus padres

 Christian Stuani, derecha, entra a declarar con su abogado en la Ciudad de la Justicia de Valencia. Ampliar foto
Christian Stuani, derecha, entra a declarar con su abogado en la Ciudad de la Justicia de Valencia. EFE

La tercera tanda de declaraciones ante la juez Isabel Rodríguez por el presunto amaño del Levante-Zaragoza de 2011 (1-2) en el que la victoria del conjunto aragonés supuso su permanencia en Primera División dejó otra nebulosa de testimonios imprecisos, contradictorios o incluso nulos como la del exzaragocista Braulio, que se negó a declarar.

El grueso de los imputados que declararon en la Ciudad de la Justicia de Valencia correspondía a los jugadores del Levante. Las pruebas indiciarias presentadas por la fiscalía señalaban la escasez de disposiciones de dinero de algunos jugadores del club granota entre el 21 mayo, fecha de la celebración del encuentro, y octubre, en algunos casos. Por ello fueron preguntados, Héctor Rodas y Xavi Torrres. El primero declaró que si apenas realizó extracciones de dinero de su cuenta en ese periodo de tiempo fue porque apenas tuvo gastos al vivir en pareja y no tener familia. Xavi Torres expuso que las vacaciones las pasa con sus padres en Jávea. Stuani, también exjugador del Levante, argumentó que había pasado las vacaciones en Uruguay que allí utilizó cuentas bancarias domiciliadas en su país.

La declaración de Diogo, que aún milita en el Zaragoza, fue de lo más confusa. No supo explicar el porqué de los ingresos de 50.000 y 35.000 euros recibidos días antes de la disputa del partido ni por qué un día antes de que este se celebrara devolvió en metálico al club 35.000. La jueza le preguntó si a un día de un partido tan importante para el Zaragoza no era extraño que un futbolista se dedicara a esos movimientos bancarios.

En su querella el fiscal anticorrupción Alejandro Luzón fue rotundo. Por el Zaragoza apuntó directamente a Agapito Iglesias, a los consejeros Francisco Javier Porquera y Francisco Checa, a Antonio Prieto, Javier Aguirre y a los tres capitanes del Zaragoza, Gabi, Ponzio y Jorge López como presuntos urdidores principales del tongo “con la anuencia del resto de jugadores”. “Acordaron amañar este último partido. A tal fin se estableció que se entregarían 965.000 euros a los jugadores del Levante a cambio de que estos permitieran al conjunto zaragocista ganar el partido”. Luzón Aaportó como prueba indiciaria los ingresos de dinero que el 17 y el 19 de mayo, dos días antes del encuentro investigado, recibieron Antonio Prieto (50.000 y 35.000), Javier Aguirre (50.00 y 35.000), Lanzaro (50.000 y 40.000), Ander Herrera (50.000 y 40.000), Doblas (50.000 y 40.000), Da Silva (50.000 y 40.000), Braulio (50.000 y 40.000), Ponzio (50.000 y 35.000), Gabi (50.000 y 35.000), Jorge López (50.000 y 40.000) y Diogo (50.000 y 35.000). Por parte del Levante, la acusación se centró en esa escasez de disposiciones que algunos integrantes del plantel granota hicieron tras la disputa del partido y durante varios meses en algunos casos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información