Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El espíritu de White Hart Lane

La única vez que el Sevilla defendió en Europa un 2-1 en cuartos eliminó al Tottenham en un partido que debe ser referencia ahora ante el Zenit

Zenit - Sevilla Ampliar foto
Banega, Reyes y Koke, en el entrenamiento en Rusia. AP

El Sevilla apela al espíritu de White Hart Lane. De eso se habla en el campeón de la UEFA, que defiende un 2-1 de la ida ante el Zenit (21.05, Cuatro). White Hart Lane es el mítico estadio del Tottenham, donde el equipo andaluz cuajó una de sus mejores actuaciones en un torneo donde se siente como en casa. Fue el 13 de abril de 2007 y el gran Sevilla, dirigido por Juande Ramos, logró un apurado 2-1 en la ida, como ocurre ahora. Se presentó en Londres con la baja de Palop (jugó Cobeño en la portería) y el Sevilla deslumbró en una primera parte de gran fútbol. Un 0-2 en los 10 primeros minutos heló White Hart Lane.

Con Kanouté haciendo diabluras, al partido le sobró la segunda mitad, en la que el Tottenham apretó hasta conseguir un insuficiente empate. “Teníamos muy claro que no podíamos ir a defendernos. Teníamos un equipo muy fiable y recuerdo que el partido era muy especial para Kanouté, que había jugado en el Tottemhan”, recuerda Antonio Álvarez, entonces segundo entrenador del Sevilla y ayudante de Juande Ramos. “Este Sevilla es como el nuestro en cuanto a su capacidad de marcar y su buen rendimiento, así que no entendería que se metiera atrás a defender el resultado. Tiene que hacer como hicimos ante el Tottenham, atacarles desde el principio y no cambiar de estilo”, remarca Álvarez.

Unai Emery, entrenador del equipo andaluz, lleva dándole vueltas al planteamiento frente al Zenit. No desea que el Sevilla se meta demasiado atrás, pero también teme la velocidad del conjunto local a la contra con el potente Hulk como principal referente. Ante el Barcelona, por ejemplo, el Sevilla se metió muy atrás y fue superado por un gran Barcelona en la primera mitad. “Solo cuando jugó como sabe le plantó cara a un equipo tan fuerte como el Barcelona. El Zenit no es tan bueno, pero tiene jugadores determinantes. Hay que ir a por ellos”, añade Álvarez, entrenador de la primera plantilla que conquistó la Copa del Rey en 2010.

El Zenit recupera a tres jugadores muy importantes: Hulk, Danny y Criscito, pero pierde a Garay

El Sevilla se ha llevado a San Petesburgo a 23 jugadores. La principal duda para el técnico reside en la portería, puesto que se ha recuperado el meta titular, Beto. El portugués podría dejar en la suplencia a Sergio Rico, quien ha venido realizando buenos partidos desde que Beto se lesionara en el Santiago Bernabéu el pasado mes de febrero. “Sabemos que la eliminatoria ante el Zenit no es de 90 minutos, es de 180. Estamos preparados por si tiene que haber prórroga”, destaca Emery, consciente de que Beto tiene más experiencia que Rico en este tipo de situaciones y también en las tandas de penaltis.

El Zenit, equipo que disputó la Liga de Campeones, recupera a cuatro jugadores importantes que no estuvieron en Sevilla por sanción: Hulk, Danny, Criscito y Smolnikov. Eso sí, pierde a Garay, por tarjetas. El central argentino jugó un partidazo en la ida. “Esta competición es muy especial para nosotros”, destaca Emery. Y tanto. El Sevilla la ganó en 2006, 2007 y 2014. Ahora quiere volver a levantar una copa que le resulta familiar. El Zenit, campeón por su parte en 2008, podría repetir la fórmula de jugar con tres centrales que le fue bien durante bastante tiempo en Sevilla. Para la fresquita San Petesburgo, el camino se marcó en 2007 en Londres.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información