Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Laia Palau, campeona de Europa

El USK Praga de la base-esccolta española gana la final al Ekaterimburgo ruso de Silvia Domínguez y Alba Torrens (72-68)

Laia Palau, en la final, defendiendo a Toliver. Ampliar foto
Laia Palau, en la final, defendiendo a Toliver. AP

La base-escolta española Laia Palau se proclamó campeona de Europa con el USK Praga al derrotar en una emocionante final al UMMC Ekaterinburgo por 72-68 en el Kralovka Hall de Praga. De esta forma, Laia se impuso a sus compañeras en la selección, Silvia Domínguez y Alba Torrens, que compiten con el equipo ruso.

Es el segundo título de Palau, que había conseguido ganar la Euroliga con el Ros Casares en 2012. En la ‘final four’ celebrada en Praga, ante los 2.500 espectadores que abarrotaron el Kralovka Hall, las checas tuvieron la iniciativa durante todo el partido, en el que llegaron a disponer de una ventaja de 12 puntos y lograron desarmar a las poderosas rusas, el ‘dream team’ del baloncesto femenino en la actualidad.

La principal anotadora del USK Praga fue la base estadounidense Danielle Robinson, con 24 puntos, una de las artífices de la victoria. Robinson cometió su quinta falta personal a 20 segundos del final para impedir una acción de Alba Torrens. Palau, clave en las semifinales en las que obtuvo 13 puntos, 6 rebotes y 7 asistencias que ayudaron a su equipo a eliminar al Fenerbahçe de Turquía, sumó en la final ante Ekaterimburgo tres puntos, tres rebotes y seis asistencias. La máxima anotadora del Praga fue la estadounidense Danielle Robinson, con 24 puntos. En el Ekaterimburgo brilló Candace Parker, con 27 puntos y 14 rebotes. Torrens sumó 14 puntos y Domínguez, dos.

Laia Palau, nacida en Barcelona hace 35 años, es internacional absoluta desde 2002 y ha conseguido y en 2013 conquistó la medalla de oro en el Campeonato de Europa que se disputó en Francia y de la medalla de plata en el Mundial de 2104 en Turquía.

“NO ME LO PUEDO CREER”

“Esto es no me lo puedo creer, no estaba en el guion. El simple hecho de estar en la ‘final four’ estaba de sobra cubierto el expediente”, afirmó Laia Palau a la agencia Efe, tras la final. La presencia de Palau en la cancha, en la que estuvo durante 39 minutos, fue especialmente importante cuando en el último cuarto las rusas comenzaron a reducir distancias, dispuestas a dar un golpe de autoridad. “Había que aguantar, aguantar, aguantar, hasta que llega un momento en que el partido se rompió y ellas tenían prisa, pero nosotras hemos seguido con lo nuestro”, explicó.

Además del juego de Robinson y Kia Vaughn, considerada mejor jugadora de la ‘final four’, fue clave el gran estado de ánimo del equipo tras haber llegado a la final. “Nuestra moral estaba muy alta tras haber ganado al Fenerbahçe y con el público, en casa, con nada que perder, y estando en un muy buen momento de juego, la gente se siente muy cómoda. Hemos jugador muy concentradas”, dijo.

La entrenadora del equipo checo, Natalia Hejkova, destacó la aportación de Palau, con la que ya consiguió una Euroliga en el Ros Casares. “Es la líder del equipo, en la cancha y en el vestuario”, declaró Hejkova.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información