Baloncesto

Adiós a un icono del baloncesto

El cadáver de Lalo García es hallado junto al Pabellón Pisuerga, en el que consumó sus 13 años de carrera profesional

Lalo, en su época de jugador, en 2001.
Lalo, en su época de jugador, en 2001.R. Cacho / EFE

En un club perseguido por la tragedia, el desenlace de la desaparición de Lalo García no podía haber sido más dramático. En un pequeño embarcadero pegado al Pabellón Pisuerga de Valladolid, unos piragüistas alcanzaron a ver un cuerpo flotando, vestido con un chándal, con unas zapatillas deportivas de la talla 46, la ropa que llevaba el ex jugador el día de su desaparición 27 días atrás. El río lo devolvió al lugar en el que seguramente fue feliz por última vez, el lugar de sus hazañas, donde una camiseta colgada con su número, el 5, recuerda los días de gloria de un deportista de los de antes, de un hombre de club, del suyo y de ninguno más, porque los 13 años profesionales de Lalo García se consumieron en ese pabellón y en ese club.

Fue la época dorada del Baloncesto Valladolid, del equipo de Lalo, del equipo de Oscar Schmidt, Sabonis, Homicius y Tijonenko, entre otros, y también el de exjugadores que fallecieron prematuramente como Mike Schlegel (1963-2009), Dyron Nix (1967-2013), Siço Simón (1965-2012), Sergio Luyk (1971-2008), debido a diferentes enfermedades, incluso Carlos Montes (1965-2014), que tuvo un paso fugaz por el club y murió en un accidente de tráfico, y Matt White (1957-2013), asesinado por su esposa en Estados Unidos.

La intervención judicial de Fórum Filatélico, para la que trabajó, supuso un duro golpe

Habían pasado 27 días sin rastro de Lalo García, desde que su madre Montse denunció su desaparición. “No ha podido cometer una locura”, aseguraba con esperanza un amigo hace solo unos días, “está loco por sus hijos y no lo ha hecho”, hablando en tiempo presente y no en pasado para mantener a raya a la tragedia que por momentos parecía inevitable. Pero la mala fortuna acompañó a Lalo García desde su retirada de las canchas sin que su condición de ídolo local pudiese frenar una caída lenta pero sin ningún respiro. El golpe casi definitivo se lo dio la intervención judicial de Fórum Filatélico en 2006, empresa acusada de estafar a más de 200.000 clientes. Lalo se había incorporado a la entidad financiera como comercial. Su popularidad fue un reclamo que sirvió para captar clientes. Fórum Filatélico acrecentó una cartera de clientes que su padre, fallecido, le había legado, pero el anuncio del cierre, de la estafa piramidal con la que la entidad se había manejado durante casi 30 años y de los ahorros perdidos de miles de personas y de muchos amigos suyos, además de los propios, golpeó el ánimo de un tipo que en la cancha había sido todo fuerza y energía.

Lalo perdió gran parte de sus ahorros y la palabra de muchos de aquellos que habían confiado en él. Divorciado en dos ocasiones y con dos hijos pequeños, tuvo entonces que buscar trabajo. Ejerció de comercial para una empresa de seguridad y su situación pareció mejorar. A finales de 2014 empezó a trabajar, también de comercial, en El Corte Inglés, tras pasar unas duras pruebas que se preparó a conciencia, y según Mike Hansen, excompañero de equipo y portavoz de la familia, se le veía contento. Pero ni eso, ni el apoyo constante de sus amigos o de su familia consiguieron evitar el drama.

Lalo García en una entrevista de 2007.
Lalo García en una entrevista de 2007.J. González / AS

Lalo, que el 20 de marzo hubiera cumplido 44 años, fue un alero de 1,87 metros. Se incorporó al Valladolid muy joven, siendo estudiante del colegio La Salle. Pepe Laso, entrenador en la temporada 1988-1989, le dio la alternativa en el primer equipo, en el que formó junto a Quino Salvo, Bustos, Miguel Angel Reyes, Alonso, Juan De la Cruz, Samuel Puente, Young y Devereaux. Destacó con la selección española júnior, con la que fue medalla de bronce en el Europeo de 1990, y fue ocho veces internacional absoluto. En 1991 fue elegido el mejor debutante de la temporada en la Liga ACB. Se retiró en 2001.

Fue el capitán del club de su vida, que retiró su camiseta con el número 5 y la colgó en el techo del pabellón. Es la única que luce allí, ni siquiera la del legendario Sabonis ocupa ese lugar. Tras retirarse, Lalo ejerció de director deportivo del club y entrenó a los chavales de las categorías inferiores.

La Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB) ha decretado que la próxima jornada de competición, este fin de semana, sea de luto, en recuerdo de Lalo García. “Es una pérdida inmensa por lo que ha significado en el mundo del baloncesto y por todo lo que representó para el CB Valladolid”, afirma el presidente de la ACB, Francisco Roca. La Asociación de Baloncestistas Profesionales (ABP) califica al exjugador de “mito eterno”. Su excompañero Nacho Martín, jugador del Estudiantes pero formado en las categorías inferiores del Valladolid, explica: “Lalo era el jugador en el que yo me fijaba cuando era pequeño. Es un icono de la ciudad”.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50