Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadal y la incógnita del tobillo

Mermado por un esguince, el número tres debuta ante Almagro en el Masters de Miami (22.00, Canal+ Deportes), un torneo que se le resiste: cuatro finales y otras tantas derrotas

Masters Miami Ampliar foto
Nadal firma una fotografía suya en el Crandon Park de Miami. EFE

Del desierto a la costa, de la aridez del Valle de Coachella a la humedad y la nutrida vegetación que envuelve Cayo Vizcaíno. De Indian Wells, territorio conquistado por Novak Djokovic hace apenas una semana, a Florida, también reino de Nole, que por eso ha levantado ya cuatro cetros allí. Y, en pleno traslado, en la transición de una superficie de cemento a otra, un contratiempo. El pasado lunes, mientras peloteaba con el búlgaro Grigor Dimitrov en una de las pistas del hermoso complejo de Crandon Park, a Rafael Nadal se le fue el pie izquierdo en un apoyo. Resultado, un leve esguince que ha condicionado su puesta a punto de cara al arranque (hoy, ante Nicolás Almagro, no antes de las 22.00 en Canal+ Deportes) en Miami, en el segundo Masters 1.000 de la temporada.

No voy a estar perfecto, pero lo que necesito es  jugar sin limitaciones”

“He entrenado y me duele, pero es normal”, explicaba hace un par de días el número tres del mundo. “Me va a molestar y no voy a estar perfecto, pero lo único que necesito es poder jugar sin limitaciones”, agregaba el español. De inicio, el susto fue importante. Nadal, 28 años, quedó tendido sobre el asfalto durante casi 10 minutos, descalzo y dolorido, aunque la revisión médica despejó todo temor. El tobillo no estaba dañado. Un poco de hielo en la articulación y a seguir tirando millas. “Me duele, pero soy optimista. Cuando me caí pensé que no tendría más opciones de jugar aquí, pero no ha sido tanto como esperaba en un principio”, admitía el protagonista.

“No hay que preocuparse, Rafa está bien”, constata su preparador físico, Joan Forcades. Superado el percance, Nadal pudo ejercitarse al día siguiente y en las jornadas posteriores, aunque tuvo que hacerlo con esfuerzos regulados y moderando sus movimientos para no exigir en exceso a la zona mermada. Queda ahora por ver cómo afecta el incidente al español, que aterriza en Miami con buenas sensaciones y mayor ritmo competitivo después de la cita de Indian Wells. En el desierto cayó en los cuartos de final, ante el gigante Milos Raonic, pero dio un paso más hacia el reencuentro con su mejor versión. “Estoy más cerca de donde quiero estar”, valoró.

Ahora, pese a que siempre que salta al ruedo y empuña la raqueta lo hace con la cota más alta entre ceja y ceja, su objetivo principal es subir ese último escalón que le separa hoy día de Djokovic, Roger Federer o incluso Andy Murray, que de haber alcanzado la final en Indian Wells le hubiera arrebatado el tercer cajón del podio en el ránking de la ATP. A Nadal, sin embargo, eso no le quita el sueño. Su reto consiste en volver a sentirse en plenitud y, a partir de ahí, comenzar la escalada. “Físicamente se encuentra bien y a nivel de desplazamientos está mejorando mucho”, atestigua Francis Roig, el técnico que le acompañó en la cita de Palm Springs. “Está más dinámico a la hora de seguir las jugadas y genera otra vez más fuerza desde posiciones difíciles”, explica el preparador.

No es Miami, precisamente, el terreno del que Nadal guarda un recuerdo más grato. Es, junto al de París-Bercy y el de Shanghái, el único Masters 1.000 que se le resiste. Ha alcanzado cuatro finales (2005, 2008, 2011 y 2014) y en todas ellas fue derrotado. En la primera fue doblegado por Federer, después por el ruso Nikolai Davydenko y en las dos últimas por Djokovic, vencedor en 2007, 2011, 2012 y hace un año. “Ahora su ilusión es hacerlo bien, recobrar las sensaciones y demostrarse a sí mismo que puede aguantar mentalmente todo el partido. El objetivo es seguir entrenando duro y volver a ser competitivo. Sobre todo de forma continuada, sin altibajos. Está en el camino”, agrega Roig.

Está más dinámico y genera más fuerza desde posiciones difíciles”

En Florida, la bola bota muy bajo y su trayectoria es lenta. Un escenario de alta demanda física que, a priori, favorece a Djokovic, hoy día poderoso, el hombre a batir en el circuito. Ya se adjudicó el primer grande de 2015, en Australia, y también se exhibió en Indian Wells, donde elevó el 50º título de su carrera. “He ganado de una manera que me ha hecho sentir que soy el mejor”, afirmó. El serbio, 27 años, a velocidad de crucero, defiende los 2.000 puntos obtenidos el año pasado y tiene la oportunidad de poner más tierra de por medio en la Carrera de Campeones con respecto a Federer. El suizo, 33 años, ha renunciado al evento para agilizar la preparación de la temporada de tierra que sucederá al periplo norteamericano del circuito.

Sharapova paga el despropósito

Sharapova conversa con su preparador, Sven Groeneveld.
Sharapova conversa con su preparador, Sven Groeneveld. AFP

Un despropósito. 32 errores no forzados, 12 más de los que cometió su rival, y cuatro saques perdidos. Consecuencia, una caída inesperada. Maria Sharapova, dos del mundo, fue eliminada (7-6 y 6-3) por su compatriota Daria Gavrilova, de 21 años e invitada al torneo, en la segunda ronda.

PRINCIPALES RESULTADOS:

Circuito masculino: Thomaz Bellucci (BRA), 7-5 6-7(2) 6-4 a Lleyton Hewitt (AUS); Vasek Pospisil (CAN), 6-4 7-6(7) a Juan Martin Del Potro (ARG); Teymuraz Gabashvili (RUS), 0-6 7-6(4) 6-3 a Pablo Andújar (ESP); Andrey Rublev (RUS), 1-6 6-1 6-4 a Pablo Carreno.

Circuito femenino:Carla Suárez Navarro (ESP), 6-3 6-1 a Stefanie Voegele (SUI); Caroline Wozniacki (DIN), 6-0 6-1 a Madison Brengle (USA); Venus Williams (USA), 6-3 6-2 a Urszula Radwanska (POL); Paula Badosa (ESP), 6-1 7-5 a Zheng Saisai (CHI); Victoria Azarenka (RUS), 6-1, 6-3 a Silvia Soler-Espinosa (ESP).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información