Iniesta y Xavi suman 14

Los volantes, juntos por cuarta vez este año, lideran al Barcelona y defienden el balón ante el Rayo Vallecano

Xavi e Iniesta, celebran junto a Messi y Suárez uno de los goles del Barça.
Xavi e Iniesta, celebran junto a Messi y Suárez uno de los goles del Barça.LLUIS GENE (AFP)

Paco Jémez ordenó a su equipo abrirse la camisa y el Rayo lo hizo valiente, nada nuevo tratándose del equipo de Vallecas, que juega a lo que juega, en el Camp Nou o en Ipurúa. Luis Enrique sabía que saldrían a buscar a sus centrales muy cerca de Bravo, que le discutirían cada pelota en cada zona del campo, tratando de guardarla y jugarla. Y así ocurrió. Osados, sacaron de banda en su área y salieron tocando el balón hasta perderlo y encajar el primer gol, pero ni por esas renunciaron a una idea, incluso jugando con 10. “Estamos orgullosos, quisimos jugar a fútbol”, resumió Trashorras al final del partido, capitán de un equipo tan singular como su entrenador, su barrio o su afición.

He pensado que los dos mejores interiores eran Andrés y Xavi y han jugado a un altísimo nivel”, dijo Luis Enrique

Luis Enrique explicó que para combatirlo necesitaba a sus mejores volantes. “He pensado que los dos mejores interiores eran Andrés y Xavi y han jugado a un altísimo nivel. Filtraron, separaron líneas, buscaron pases... Sus características son esas, desborde y control, dan muchas posibilidades para que llegue el balón a los puntas”, dijo Luis Enrique, que sólo les ha utilizado juntos en el 15% de los partidos de Liga, una decisión coherente para el técnico que ha borrado el rondo de los entrenamientos.

“A veces tengo la sensación de que parece que no podemos jugar juntos, pero siempre es un privilegio estar al lado de Xavi en el campo porque no sólo te facilita el trabajo, sino que el equipo funciona muy bien. Llevamos mucho tiempo juntos y la sensación siempre es muy buena”, dijo, con aire de lamento, el de Fuentealbilla, después que el Barcelona le metiera seis al Rayo.

“Han estado espectaculares”, asumió Luis Enrique, tras mezclar al 8 con el 6. Llegaron con hambruna por tenerse de la mano y obraron en consecuencia liderando la creación de buena parte de las jugadas que terminaron con 19 remates, completando un partido lleno de detalles, como vienen haciendo este curso, en los pocos minutos que han asomado juntos en el campo. Hasta ayer, sólo habían jugado los dos en tres partidos: contra el Rayo en Vallecas, en el Bernabéu y en Anoeta.

Iniesta no te da nada en particular, te lo da todo; es tan completo que tenerlo en el campo es un lujo” Paco Jémez

Amigo de repartir momentos, Luis Enrique ha administrado los de Xavi hasta rebajarle trascendencia en el equipo. Suma, eso sí, 19 partidos en Liga, 13 como titular, con 1.212 minutos acumulados (1.079 empezando el partido). Iniesta, en cambio, lleva 16 (13 de titular) y cuenta 1.065 minutos jugados. Pero el manchego, en el cómputo de competiciones, ha jugado más que el volante catalán.

En un equipo que pide una regla larga antes que un compás, los dos se han reinventado. Xavi, en su papel del veterano que rinde un último servicio a su club, mientras deshoja la margarita de donde jugará la próxima temporada, convencido de que ya no toca en el Barcelona. Y Andrés, a la espera de ser padre, aprende a buscarse la vida en las nuevas funciones que se le reclaman al volante de Luis Enrique. No parece hacerlo mal. “Iniesta no te da nada en particular, te lo da todo; es tan completo que tenerlo en el campo es un lujo”, sentenció Paco Jémez, que le vio echarse el partido a su espalda el rato que más sufrió el Barcelona.

Iniesta comparece tranquilo ante el debate sobre su aportación al equipo y se sabe útil. “Cada uno hace las valoraciones según las ve. Yo intento siempre mejorar. Me siento bien. A veces las cosas salen de una forma, otras de otra, pero hoy me voy contento a casa”, dijo ayer mientras en las entrañas del Camp Nou un socio hablaba con su hijo del buen partido que jugaron Xavi e Iniesta. “¿Cuánto suman ocho más seis?”, le preguntó. “14”, contestó el niño. “Pues eso, el número de Cruyff”, cerró el padre.

Messi atrapa a Cristiano Ronaldo y bate a Zarra

IGNACIO ADÁN

No fue el partido más lúcido de Messi, pero le dio para anotar un hat-trick de una tacada, le permitió batir tres récords históricos y, de paso, empatar con Cristiano en la lucha por el pichichi: 30 goles. Aunque el argentino sigue siendo tan divino los registros como humano desde los 11 metros.

Con el triplete que anotó ante el Rayo, Messi acumula 32 en toda su carrera, uno por delante de Zarra, que hasta ayer ostentaba el récord. También reina en la Liga, con 24, uno por delante de Cristiano. Además, con los tres tantos de ayer el 10 suma 41 dianas esta temporada, lo que le sitúa como el primer jugador en toda la historia del fútbol español con 40 goles o más en seis temporadas consecutivas.

Desde que Messi debutó en partido oficial va a gol por partido, 350 dianas en otros tantos partidos. La jerarquía de Messi se extiende también a las asistencias. “Se hablaba de que no metía goles, que solo daba asistencias”, bromeó ayer Jordi Alba. Esta temporada lleva repartidas 22 (13 en lo que va de Liga).

El único lunar que pesa sobre Messi son los penaltis. Este curso lleva cuatro goles en siete disparos, sin contar el de ayer, que se tuvo que repetir. Desde el vestuario le restan importancia. “No sólo es nuestro mejor lanzador, es el que mejor puede atraer la presión”, dijo Mascherano en Barça TV.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS