Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“A lo mejor en mi carrera me faltó tener esa pizca de suerte”

El capitán del Espanyol analiza su buen estado de forma y el de su equipo, antes de la semifinal de Copa frente al Athletic

Sergio García Ampliar foto
Sergio García.

Sergio García (Bon Pastor, Barcelona; 1983) es el último gran héroe del Espanyol que esta noche (22:00 horas, La Sexta) recibe en el Power8 al Athletic en las semifinales de la Copa del Rey (1-1, en la ida). Tras un viaje futbolístico que comenzó en la Masia y pasó por el Levante, el Zaragoza y el Betis, encontró su casa en el Espanyol. “Soy el capitán, con todo lo que eso significa aquí, después de que Dani Jarque haya llevado el brazalete. Me siento muy querido, y disfruto con que la gente se sienta orgullosa de mí”, afirma. Y se le nota. En la ciudad deportiva, Sergio tarda cerca de 10 minutos en hacer el trayecto de 50 metros que separa la zona de los jugadores y el bar. Autógrafos y fotos. Sonrisas y abrazos. Hasta una señora le recuerda que ella también es del Bon Pastor y charlan unos minutos sobre la gente conocida del barrio. Al 9 no le molesta. Es su hora. Él lo sabe, no lo disimula y lo disfruta.

Pregunta. ¿Cree que a usted el reconocimiento le llegó tarde en su carrera?

Respuesta. No sabría decir si es que me llegó tarde o no. Muchas veces en mi carrera he estado bien y es verdad que hubo también otras ocasiones en las que no. A todo el mundo le gusta que le reconozcan, pero también te lo tienes que ganar. La gente te reconoce cuando te ve bien.

P. ¿Hizo en algún momento un cambio de chip?

R. Cuando te vas haciendo más maduro, vas viendo y analizando otras cosas. A lo mejor ahora cuido más que antes mi alimentación. Cuando pasan los años, todas estas cosas te ayudan. La alimentación también es fundamental. Pero fue algo que se fue dando solo. No fue que de un día para otro me dije: “Me voy a cuidar”.

“Cuido más mi alimentación. Cuando pasan los años, todas estas cosas te ayudan”

P. ¿Se planteó alguna vez por qué no le salían las cosas como ahora?

R. A lo mejor en algún momento de mi carrera me faltó tener esa pizca de suerte. Siempre se te pasa por la cabeza qué hubiese pasado si hubiese contado con esa suerte. Pero, son cosas que pasan en el fútbol y no hay que intentar buscar excusas. Mal jugador no era, eso lo tenía muy claro. Siempre he contado con el reconocimiento de mis compañeros y eso, para mí, es muy importante.

P. ¿Qué compañero le dijo algo que le haya sorprendido?

R. Hubo varios, pero, por ejemplo, Xavi en un partido con la selección catalana me dijo que yo era un grandísimo jugador y que si seguía así podía volver a la Roja. Me divierte jugar mientras con la catalana porque me junto con los buenos, tenemos la pelota, me lo paso muy bien.

P. Su padre también le instó a volver a la selección.

“Xavi me dijo que era un grandísimo jugador y que si seguía así podía volver a la Roja”

R. Me dijo que trabajara y me esforzara, para que pueda estar ahí. Me pidió que hiciera las cosas como yo sé. Él no me va a engañar, siempre ha estado muy presente en toda mi carrera. Antes venía a todos los entrenamientos y me corregía cosas.

P. ¿Es de esos padres pesados con los hijos?

R. No, para nada. Siempre ha buscado las mejores palabras para decirme las cosas y jamás me ha metido mucha caña. Yo de pequeño lo seguía a todas partes. Era futbolista y no me perdía ni uno de sus partidos. Estuvo una temporada en el Barcelona, con 18 años, y después jugó casi toda la vida en el San Gabriel. Mucha gente que lo vio jugar todavía me dice: ‘Tu padre era mejor que tú’.

P. Ahora parece que Xavi y su padre tenían razón, ¿ve cerca, de nuevo, a la selección?

R. Siempre he tenido la ilusión de volver [jugó en la Eurocopa de 2008]. Y nunca he perdido la esperanza. Sé que hay momentos en los que no estuve en buena forma, pero cuando me encuentro bien, estoy pendiente de la lista. No le voy a engañar, me gustaría poder estar en la selección. Pero primero, me tienen que salir bien las cosas en el Espanyol. Eso lo tengo claro.

“Si el Athletic juega al 100%, nosotros tenemos que jugar al 200% como en la ida”

P. ¿Cómo se le dice no a 20 millones de euros [en el mercado de invierno tuvo una oferta por tres temporadas del club chino Hebei Fortune que dirige Antic]?

R. Cuando te ofrecen tanto dinero te lo tienes que pensar. El dinero es muy goloso, pero yo lo tenía claro: no me quería ir a mitad de temporada. El equipo me necesita y yo estoy en un buen momento. Quiero volver a la selección, aunque la posibilidad sea mínima, y el Espanyol está a un paso de pasar a la final de la Copa. Son cosas que no sé si me pueden volver a ocurrir. No todos los años este equipo tiene la posibilidad de jugar una final y yo quiero estar ahí. Este no iba a ser el año en el que yo no estuviera.

P. ¿Qué tiene que hacer el Espanyol para llegar a la final de la Copa?

R. Si el Athletic juega al 100%, nosotros tenemos que jugar al 200%. Como hicimos en San Mamés, en la ida, meter intensidad y velocidad.

P. ¿Quiere una final contra el Barça?

“Me gusta que el entrenador sea cercano, como Ancelotti o Sergio”

R. Me da igual, en serio. Lo primero es el partido contra el Athletic y luego ya veremos.

P. ¿Usted se siente muy lejos de jugadores como Messi o Cristiano Ronaldo?

R. Ellos están por encima de todos.

P. Pero en un partido en el barrio, ¿les tendría miedo?

R. Tanto Messi como Cristiano son grandísimos futbolistas. A mí me salen bien las cosas, pero ellos están un escalón por encima. Tienen una virtud: sabes lo que le van a hacer al defensor, pero se lo hacen de todas maneras. El defensa sabe que Cristiano se va a ir por potencia y, aún así, se le va igual.

P. ¿Con quién le gustaría sentarse a hablar de fútbol?

R. Por la manera de ser y por lo que veo a través de la prensa, con Ancelotti. Y no porque ahora esté en el Madrid. La gente habla muy bien de él. Me gusta que el entrenador sea cercano al jugador y que le diga las cosas claras; ese técnico que ayuda al futbolista y no el que sólo le dice: ‘Vas a jugar’. Por ejemplo, nuestro míster, Sergio, es muy cercano. Eso el jugador lo agradece.

P. ¿Por qué pantalla del Candy Crush va?

R. Espero que se abran más pantallas. Voy por la ochocientas y pico. El pesado de Capdevila me persigue: ‘Sergio, pásame esta pantalla que no puedo’.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información