Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La estrella que predica con el ejemplo

Pau Gasol se reafirma en su “ambición sin límites” al tiempo que asegura no poder pedir más de su carrera

Pau Gasol machacnado el aro. Ampliar foto
Pau Gasol machacnado el aro.

Pau Gasol está más que curtido en manejar situaciones en la que es el centro de una nube de cámaras y periodistas, pero probablemente pocas o ninguna como la que tuvo que manejar sentado a la misma mesa que había ocupado minutos antes su hermano Marc. La salieron periodistas hasta de debajo de las piedras, literalmente de debajo de la mesa que instaló la NBA en un amplísimo salón del Hotel Sheraton, el mismo donde hace 14 años se alojó con sus padres cuando visitó por primera vez Nueva York para ser elegido el número tres del draft. Ya cuando concluían los tres cuartos de hora de bombardeo de preguntas alguien le planteó si el All Star va a significar un reality show de la familia Gasol. “De reality nada de nada”, zanjó.

“Inolvidable, especial, histórico, irrepetible”, adjetivó Pau para definir la inédita sensación de que dos hermanos europeos aparezcan en el cinco titular y protagonicen el salto inicial. “Son muchos alicientes. Estar en el quinteto titular, que esté también mi hermano, que seamos dos hispanohablantes… A medida que transcurría la temporada fuimos viendo que teníamos posibilidades. Luego las primeras votaciones ratificaban este pensamiento, pero hasta que no se hicieron oficiales los quintetos oficiales no nos llamamos para felicitarnos”.

A sus 34 años, Pau disputará su quinto All Star. Debutó en el de Houston, en 2006, cuando todavía vestía la camiseta de los Grizzlies y justo cuando se dejó crecer la barba. Después, ya cuando pertenecía a los Lakers, compitió en tres de manera consecutiva, desde 2009 hasta 2011. “Creo que es un premio por mi trabajo y dedicación. No puedo pedir más de la carrera que estoy llevando a cabo: seguir luchando e intentar llegar lo más arriba posible”. Al mismo tiempo subrayó su ambición. “Cuando dejé los Lakers, pensé que Chicago era la ciudad y el equipo ideal para retomar mi carrera a un nivel alto y luchar por lo máximo. Siempre he intentado predicar con el ejemplo. Soy una persona que se mueve por retos. Soy ambicioso. Mi ambición no tiene límites”. Pero una cosa es optar a luchar de nuevo por el anillo y otra, los premios individuales. “¿El MVP en el All Star? Eso no lo piensas y menos en un partido en el que normalmente salen favorecidos los tiradores más que los jugadores interiores”.

Siento orgullo por estar aquí con Marc. Hace unos años esto lo veíamos de otro planeta”

Pau, que llegó a Nueva York tras haber disputado antes el partido entre los Bulls y los Cavaliers (113-98) en el que sumó el 14º doble doble consecutivo y quedó a solo uno de igualar los que obtuvo Michael Jordan en 1998, reveló sus sensaciones al recordar sus inicios. “Siento mucho orgullo e ilusión por el hecho de que los dos hermanos estemos aquí cuando hace unos años era algo que veíamos de otro planeta, de otra galaxia. Hay pocas palabras que puedan definir que ahora seamos protagonistas”. Dedicó unas palabras de reconocimiento explícito a los entrenadores que tuvieron los dos hermanos. “Hay que tener presente de dónde vienes. Absorbimos sus conocimientos”.

Se lo debemos todo a la educación que recibimos en mi familia. Humildad y pies en el suelo”

Elogió a Marc y enfatizó que ha recorrido su propio camino. “Tras acabar el instituto en Memphis, decidió volver a Barcelona. Trabajó muchísimo y mantuvo un compromiso máximo consigo mismo. Creo que a los dos nos caracteriza nuestro trabajo por el bien de nuestros equipos. Y a veces tenemos estos reconocimientos individuales, algo especial, excepcional”. Los Bulls son terceros en el Este y los Grizzlies segundos en el Oeste. Los dos mantienen el crédito que ya antes de dar inicio la Liga los situaba como dos posibles aspirantes a las finales. “Sería un sueño que nuestros equipos llegaran a la final de la NBA, veremos si somos capaces”.

¿El MVP en el All Star? Aquí suelen salir favorecidos los tiradores”

Se refirió al excelente estado de forma que atraviesa y a su longevidad: lleva 13 cursos y medio en la NBA y está consiguiendo una de sus mejores medias en anotación, con 18,4 puntos, y la mejor en rebote: 12,1. “Mi intención es mantenerme el mayor tiempo posible a un alto nivel. Me encanta este deporte. Se lo debemos casi todo a la educación que recibimos en mi familia. Intentamos mantener la humildad, tener los pies en el suelo, seguir disfrutando de lo que tenemos y ser conscientes de que esto, un día u otro, se va a acabar. La mejoría en el rebote se debe a una serie de circunstancias. Los sistemas en el equipo que estoy se adaptan mejor a una posición en la que soy más efectivo, trabajé duro en el verano y las lesiones me han respetado”. El de Nueva York será el All Star de la familia Gasol, pero no un reality. Palabra de Pau.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información