Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En el templo de las leyendas

El Madison Square Garden, sede del All Star, ha sido el escenario de diferentes hitos musicales y deportivos en el pasado siglo

panorámica del Madison Square Garden. Ampliar foto
panorámica del Madison Square Garden. AFP

Encajado entre la Séptima y la Octava avenidas y alzado sobre la ruidosa estación de metro de Pennsylvania, el Madison Square Garden es un escenario atípico y revestido de mística.

Más allá de su estampa, el pabellón que acoge el All Star atrae y deslumbra por su ubicación en el corazón de Manhattan y por haber sido el escenario de momentos históricos en el mundo del deporte y de la música. Circundado por las pequeñas franjas de la nieve que va cayendo durante los últimos días en Nueva York, el MSG aguarda la jornada de exaltación de las estrellas de la NBA. LeBron James, Kevin Durant, los hermanos Gasol y el ídolo de la casa, Carmelo Anthony, estarán entre las cabezas del cartel de un All Star que se disputa en Nueva York por quinta ocasión.

Led Zeppelin grabó allí The song remains the same. Dos años antes fue el escenario de la pelea del siglo, el combate entre Muhammad Ali y Joe Frazier

La ocasión coincide con uno de los peores momentos del equipo de casa, último en el Este con el peor porcentaje de victorias de su historia: 10 en 53 partidos. Los Knicks del Phil Jackson presidente no se parecen en nada a los del Phil Jackson jugador, los que ganaron sus dos únicos títulos (1970 y 1973). Es una franquicia histórica, la única junto a los Celtics de Boston, que se mantiene en la misma ciudad desde su fundación, en 1946. Es única y famosa, al mismo tiempo, por sus constantes decepciones y su incapacidad para conjugar su enorme gancho para el aficionado y su inmenso poder económico —la más valorada de la NBA con 500 millones de euros según Forbes— con resultados deportivos satisfactorios. Además de los Knicks, el MSG también es la cancha en que juegan las New York Liberty de la WNBA y los Rangers, de la NFL, la liga de hockey hielo.

El teatro del Madison Square Garden es también muy especial para Pau Gasol. En él fue elegido en la tercera posición del draft de 2001. Sobre su escenario, David Stern, comisionado de la NBA, le hizo entrega de la gorra de los Atlanta Hawks, rápidamente cambiada por el equipo que apostó realmente por él, los Memphis Grizzlies. “¡Pero si Jordan también fue el tercero del draft!”, exclamó alborozado Pau pocos minutos después, una vez dispuso de un instante para caer en la cuenta de que su cotización había subido como la espuma durante los días previos. Hasta el punto de que igualó en el escalafón del gran baloncesto al jugador que él como todo el mundo admiraba y del que tenía algunos pósters colgados en la habitación del piso en el que vivía en Sant Boi.

Michael Jordan con el premio al jugador más valioso en el All Star de 1998. ampliar foto
Michael Jordan con el premio al jugador más valioso en el All Star de 1998. afp

Catorce años después, Pau llega de nuevo al Madison Square Garden. Ahora, lo hace rodeado por la máxima expectación de un evento en el que se ha convertido en una de los principales polos de atracción junto a su hermano Marc, los primeros hermanos en los quintetos titulares de un All Star y también los primeros jugadores europeos votados para formar de inicio. Las cámaras de televisión llevarán en directo las imágenes del partido a 215 países en 47 idiomas. 1.800 periodistas se han acreditado para la ocasión, 534 de la prensa no estadounidense.

Anteriormente hubo tres Gardens y el actual se erigió en 1968. Es el quinto All Star en Nueva York (1954, 1955, 1968 y 1998). En la última cita, Michael Jordan fue elegido el mejor jugador y Hornacek ganó el concurso de triples. Junto a las camisetas retiradas de jugadores históricos como Walt Frazier, Earl Monroe, Willis Reed, Bill Bradley o Patrick Ewing o la del entrenador Red Holzman, figuran las de algunos de los más grandes músicos que han actuado en el recinto, como las de Elton John o Billy Joel. En 1973, Led Zeppelin grabó allí la película The song remains the same. Dos años antes fue el escenario de la pelea del siglo, el combate por el título de los pesos pesados entre Muhammad Ali y Joe Frazier. El domingo, el MSG acogerá el partido de las Estrellas, aunque el nuevo Barclays Center de Brooklyn, la casa de los Nets, compartirá espacio y atención en el All Star y será la cancha en que se celebrará el partido de las Estrellas Emergentes y los concursos de mates y triples.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información