Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Granada destituye a Caparrós

El equipo andaluz, colista pero solo a dos puntos de la salvación, busca un revulsivo después de 14 partidos sin conocer el triunfo

Joaquín Caparrós en un entrenamiento del Granada, este mes de enero. Ampliar foto
Joaquín Caparrós en un entrenamiento del Granada, este mes de enero. AS

Abel Resino, un técnico para situaciones difíciles, es el entrenador mejor colocado para sustituir a Joaquín Caparrós, destituido como preparador del Granada. Es el golpe de mano de Quique Pina, presidente del club andaluz, para tratar de enderezar el rumbo de un equipo que es el colista de Primera, aunque se encuentra a solo dos puntos de la salvación. No hubo más que ver el último partido del Granada, en Copa el miércoles ante el Sevilla, para confirmar las malas sensaciones que transmite un grupo que lleva 14 encuentros sin ganar en Primera. Hacía ya algunas semanas que se veía barajando la destitución de Caparrós, incluso antes del descanso por Navidad, pero Pina, aconsejado por la familia Pozzo, los dueños del club, decidió mantener en el banquillo al utrerano. Había dos motivos para ello. El primero, que la afición del Granada premió el esfuerzo del equipo el pasado domingo en la Liga ante la Real Sociedad, donde logró un empate que supo a victoria por el derroche de los suyos. A pesar de sus limitaciones, el Granada casi siempre dio la sensación, al menos en Liga, de no estar muerto.

El segundo, que la destitución de Caparrós es cara, puesto que tiene firmado lo que queda de temporada y otra más. Según algunas fuentes, una destitución cara, de más de un millón de euros si no hay acuerdo. Su Granada comenzó la temporada a un excelente nivel. Al acabar la cuarta jornada, era el quinto clasificado, no conocía la derrota y acababa de vencer al Athletic Club en San Mamés. A partir de esa jornada, su caída ha sido catastrófica. Es un equipo sin alma, lleno de jugadores extranjeros que no se reivindican demasiado con el proyecto y con una figura, El Arabi, que mostró públicamente sus reticencias con el estilo de juego del propio Caparrós.

El técnico sevillano se mostró tranquilo el pasado miércoles en Sevilla tras caer eliminado de la Copa. Es un hombre con una amplia experiencia en Primera, el sexto entrenador de la historia con más partidos, y se mostraba confiado en revertir la delicada situación del conjunto andaluz, que este fin de semana visita al Atlético de Madrid. No ha sido posible después de la operación de Pina, que ha llegado cuando menos se esperaba. En espera de que se oficialice la llegada de Abel, Joseba Aguado, preparador del filial, se hace cargo de la primera plantilla y dirigirá al equipo en el partido del domingo frente al conjunto que adiestra Simeone.

Al mismo tiempo que cambia al inquilino del banquillo, el Granada, que se suele mover bien en los mercados, ha fichado a Lass, del Rayo, y a Robert Ibáñez, del Valencia, mientras que su delantero Ortuño se ha marchado a Las Palmas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información