Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El balón ya no es de oro

Tras el éxito en Zúrich, el Madrid, con toda su armada salvo Casillas, vuelve a escena

Los blancos están obligados a superar un 2-0 ante un hueso como el Atlético

Ancelotti pide intensidad y Simeone prevé adrenalina

Los jugadores del Madrid y del Atlético discuten con Lahoz en la ida. Ampliar foto
Los jugadores del Madrid y del Atlético discuten con Lahoz en la ida. AS

Con la resaca de la pasarela del Balón de Oro, el Madrid vuelve al césped con una cima por delante (20.00, C+1). Este huesudo Atlético le ha tomado dos goles de ventaja, resultado que siempre le fue suficiente a los colchoneros en su historia copera. Los blancos hace 22 años que no remontan un 2-0, frente al Mallorca en 1993. Pero más que el pasado, al Madrid le debe preocupar el espléndido presente de los rojiblancos, que se manejan de maravilla en las eliminatorias y que han sido muy solventes en casi todas sus últimas visitas a Chamartín.

Los dos equipos llegan con algunas sospechas. El Madrid repuntó ante el Espanyol, pero su paso por Mestalla y el Calderón fue decepcionante. Lo mismo que el tránsito de los de Simeone por el Camp Nou, donde el Barça mostró el camino: máxima intensidad ante un rival tan palpitante y enérgico como el Atlético, capaz de neutralizar y descamisar a cualquiera. Un equipo excepcional para explotar sus virtudes en cuanto el adversario le deja una rendija.

El Madrid decepcionó en Mestalla y en el Calderón; los rojiblancos transitaron por el Camp Nou

En el Bernabéu será interesante comprobar cómo se mueve con un 2-0 de partida. En tiempos recientes, el mejor Atlético ha sido el que ha desfilado por feudo madridista sin favoritismos, tanto en la Liga como en la final copera de 2013. Este jueves no llega como cordero. En el caso del Madrid, habrá que ver cómo metaboliza el resultado de la ida. Si gestiona un partido de principio a fin o le puede la ansiedad. “Necesitaremos intensidad, pero con la cabeza fría”, dijo Ancelotti, que tiene las bajas por lesión de Modric y Arbeloa y tirará del mejor equipo, con Navas por Iker.

En el otro bando, Simeone vaticinó que “habrá mucha adrenalina”. Los madridistas han hecho un reclamo a su afición, como en las grandes citas. “Pero juegan los de dentro, no los de fuera”, subrayó el técnico argentino. La gran duda para Simeone es Mandzukic, con gripe. ¿Tiempo de Fernando Torres? El Cholo también deberá subsanar el lateral zurdo. Con Ansaldi de baja y Siqueira con molestias, Gámez sufrió de lo lindo ante Messi el pasado domingo. En la ida, el joven Lucas respondió bien ante Bale.

En definitiva, noche de gala. Pero con un balón real, no de oro.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información