Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Noruega baja a España a la Tierra

La selección cae por tres goles (26-29) ante la favorita

El equipo de Dueñas sigue dependiendo de sí mismo para llegar a semifinales

Nerea Pena intenta lanzar frente a Herrem. Ampliar foto
Nerea Pena intenta lanzar frente a Herrem. AFP

Noruega bajó de las nubes a España. La selección de Dueñas cayó ante las favoritas al trono de este Europeo (26-29), después de plantar cara e incluso superar a su rival en varios capítulos del partido, sobre todo en la primera parte. Se desinfló en la segunda, a pesar de la brillante actuación de Nerea Pena, que brindó con siete goles en su cumpleaños. Era la derrota que se podía permitir España, que sigue dependiendo de sí misma tras cerrar la primera fase con pleno de victorias. Ahora esperan Rumanía y sobre todo Dinamarca, su rival más directo para acompañar a las noruegas, prácticamente en semifinales.

España se enfrentaba con un gigante. Plata en el último Europeo, la selección de Thorir Heigeirssont ha ganado la mitad de los torneos continentales. Como España, llegaba al duelo contando sus partidos por victorias, aunque en su caso con mucha más solvencia, frente a Dinamarca, Rumanía y Ucrania.

España, 26-Noruega, 29

España: Navarro (9 paradas de 28 disparos), Temprano (4 de 14); López (1), Martín (6), Nuñez (-), Fernández (0), Mangue (5), Aguilar (1), Chávez (2), Pinedo (1), Escribano (-), Peña (7), González (-), Elorza (-), Egozkue (1) y Cabral (2).

Noruega: Solberg (16 paradas de 41 disparos), Sando (1 de 2); Riegelhuth (7), Arntzen (-), Kristiansen (3), Alstad (1), Loke (3), Breivang (-), Mörk (3), Oftedal (3), Karlsson (-), Koren (3), Jakobsen (1), Herrem (5), Solberg (-) y Wibe (-).

Evolución del marcador: <MC>4-2, 6-6, 9-8, 11-10, 12-12, 16-16, 18-20, 19-20, 21-23, 23-26, 26-27 y 26-29.</MC>

Árbitros: Jurinovic (CRO) y Mrvica (CRO).

Fönix Hall de Debrecen (Hungría).

No se asustó España ante los números de su rival. El equipo de Jorge Dueñas se desató con un inicio fulgurante. Un mensaje a de que la cosa iba a ir de igual a igual. No compareció un equipo en transición, como pudo considerarse a España antes del torneo, sino un equipo hecho, con un juego colectivo engrasado, este sábado más coral que en la primera fase.

Sobre todo en los primeros minutos. Fuerte en defensa y eficaz de cara a portería, el gol, que llegaba repartido entre Mangué, Nerea Pena, Cabral, que se adjudicó dos tantos en los primeros minutos, y Carmen Martín, de nuevo infalible desde los siete metros. Tiene la extremo almeriense un catálogo de recursos infinitos, impredecibles para cualquier guardameta, que acaban rendidas ante la creatividad de la jugadora del Bucuresti. Ante Noruega dejó intacta su eficacia en el campeonato. 100%. 21 de 21.

El trabajo de España sorprendió a sub rival, que se vio en los primeros 10 minutos dos por debajo en el marcador (5-3). El equipo de Hergeirsson respondió con solvencia e igualó pronto la contienda. Veloces tras las pérdidas de España, que se sucedían con la misma frecuencia en ambos bandos, o con potentes lanzamientos de Kristiansen. Silvia Navarro —que volvió a lucir reflejos con cuatro intervenciones en el primer acto— y el palo permitieron a España seguir llevando la iniciativa en el marcador.

A dos minutos del final de la primera parte, Eli Chávez puso a España con dos goles de ventaja, una renta muy apetecible para irse al descanso. Noruega acortó distancias y tras una pérdida, Riegelhuth puso el empate desde prácticamente 14 metros. Tras el parón, Noruega pasó a llevar la iniciativa en el marcador. Misma música, pero con intérpretes diferentes. Salió algo más tibia la selección de Dueñas. Herrem entró en combustión y pronto anotó su tercer gol en un contraataque. España sufría la velocidad de su rival cuando Riegelhurth, que firmó una actuación impecable, puso la máxima diferencia hasta el momento (17-20). España remaba a contracorriente, incómoda, mirando ya con nostalgia la primera media hora.

Además, Noruega también funcionaba bajo los palos, hasta con oportuna alternancia. Solberg dejó su puesto a Sando para intentar parar a Carmen Martín desde los siete metros, pero se encontró con Nerea Pena y le adivinó sus intencionales.

A pesar del fallo, a la navarra, que cumplía 25 años, le salió todo. Su quinto gol precedió a la contra que culminó Carmen Martín para empatar el encuentro. Y cuando más necesitaba España a alguien que se echara al equipo a la espalda, volvió a resurgir. Noruega había metido una marcha más. España incurría en más pérdidas. En la undécima, Herrem corrió para meter el 21-25 y poner a cuatro a Noruega. Una cuesta muy larga. Pero a 10 del final, apareció Pena, que en tres acciones consecutivas igualó el duelo (26-26) y sumó su séptimo tanto, que la convirtieron en la máxima realizadora del partido. No fue suficiente para derribar a la todopoderosa Noruega, que volvió a acelerar para irse de tres, aunque sí para ser el equipo que más cara le ha plantado hasta ahora. Una derrota que podía permitirse España, que el lunes ya se enfrenta a Rumania (16.00, Teledeporte).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información