Descalifican a Marruecos por no acoger la Copa de África por el ébola

La competición aún no tiene sede aunque la CAF mantiene que será en enero y sancionará a la federación marroquí

La selección de Nigeria, tras ganar la Copa de África 2013.
La selección de Nigeria, tras ganar la Copa de África 2013. F. LEONG (AFP)

La Confederación Africana de Fútbol, reunida este martes en su sede de El Cairo, ha decidido finalmente descartar a Marruecos como el país organizador de la 30ª edición de la Copa de África de fútbol, pese a que ese país había pedido y reiterado en las últimas semanas un aplazamiento de un año en el desarrollo en su territorio de esa competición por las consecuencias de la enfermedad del ébola. Marruecos también ha sido descalificado del torneo. Ahora, además, estudiarán importantes sanciones económicas. La CAF aún no ha fijado cuál será ahora la nación africana que acogerá la copa pero sí mantiene que se celebrará como estaba previsto entre el 17 de enero y el 8 de febrero, es decir, en apenas dos meses.

Los 16 miembros de la ejecutiva de la CAF han llegado a esta solución por unanimidad, según precisan en su comunicado. En el texto indican que han estudiado la solicitud de aplazamiento requerida por la Federación Marroquí de Fútbol, que respaldaba a su vez de manera firme el Gobierno de Marruecos, como se pudo comprobar el lunes de la semana pasada cuando los responsables de la CAF acudieron a Rabat y mantuvieron reuniones incluso con el jefe de Gobierno.

Más información
El ébola no aplaza la Copa de África
Marruecos pide retrasar la Copa de África por el ébola
Copa de África 2013: Nigeria, discreto rey africano

El Gobierno y los dirigentes futbolísticos de Marruecos sostienen que es un peligro para sus ciudadanos y para los visitantes previstos, que se calculan en torno a un millón, organizar ahora un torneo como la Copa de África de fútbol ante el vigor aún de la pandemia del ébola. Y esgrimen, en su defensa, los últimos informes de la Organización Mundial de la Salud, que aún establecen que la enfermedad se ha cobrado la vida de más de 4.700 personas y sigue vigente su riesgo en varias naciones. La CAF, sin embargo, también se ha agarrado a que la misma OMS, pese a todo, no recomienda la suspensión de ninguna competición deportiva para mantener que la misma se debe celebrar como estaba prevista.

La CAF se reunió ya hace 10 días en Argel para sopesar la primera petición de Marruecos de postergar la competición o para el mes de junio de 2015 (en pleno Ramadán) o para enero de 2016, cuando se espera que existan ya vacunas más contrastadas contra el virus. Ya entonces se anticipó que esa solución no sería posible. Tras visitar en Rabat a los responsables se concedió un nuevo plazo a Marruecos para que se repensara su actitud, que finalizó el pasado sábado. Entonces la Federación y el Ministerio de Juventud y Deportes ratificaron su posición.

El comunicado de la CAF de este martes descarta firmemente ese aplazamiento que demandaba Marruecos y le informa, además, de que su equipo nacional, que era uno de los 16 clasificados para el torneo, ha sido expulsado. También aprovecha para anticipar al gobierno marroquí y a su federación de fútbol que ahora pondrán en marcha las cláusulas previstas en el contrato firmado el pasado mes de abril para resarcirse económicamente de esta situación. No precisa aún ninguna cantidad. La Confederación asegura que los partidos que aún restan por jugarse la clasificación se desarrollarán normalmente el 14, 15 y 19 de noviembre.

Los medios de comunicación marroquíes, que han hecho mayoritariamente causa común con el Gobierno y la federación para justificar la petición del aplazamiento de la competición por razones sanitarias, han avanzado estos días que las sanciones previstas en el artículo 90 del reglamento de la competición podrían suponer más de 50.000 dólares. Y se apunta que tendrán que hacerse cargo también de otros perjuicios morales y financieros con respecto a los demás participantes y a los patrocinadores.

El equipo nacional de fútbol de Marruecos, los conocidos como los leones del Atlas, han sido apartados del torneo como primera medida, pero la exclusión podrían afectar también en el futuro a la selección olímpica de cara a los Juegos de Río.

Sobre la firma

Javier Casqueiro

Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS