Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El capitán, al banquillo

De Gea sustituye a Casillas en la portería tras su fallo en el primer gol de Eslovaquia

De Gea, en el entrenamiento de la Selección. Ampliar foto
De Gea, en el entrenamiento de la Selección. AS

El tránsito en la portería española nunca fue fácil, al menos en los últimos 40 años. No lo fue el relevo de José Angel Iribar, bajo sospechas políticas, costó digerir el adiós de Arconada, señalado tras la Eurocopa de Francia 1984, y cuando Zubizarreta dijo adiós al término del Mundial de Francia 1998, tras ser el primer futbolista español en superar los 100 partidos internacionales —llegó a los 127—, se abrieron reyertas en la selección hasta que apareció, enorme, Iker Casillas.

Era un crío cuando en Luxemburgo jugó su segundo partido el año 2000, camino de la Eurocopa de Bélgica y Holanda. Había debutado unos días antes, en Suecia, sustituyendo a Molina, y nada más entrar hizo un penalti. España empató a un gol. En el mismo estadio al que ahora vuelve España 14 años después, reemplazó a Cañizares en la segunda parte: aquel día, el equipo al que entrenaba José Antonio Camacho ganó el amistoso (0-1). Mañana, sin embargo, no jugará Casillas (33 años), lo hará De Gea (23), aunque Del Bosque no lo confirmó ayer. "Lo veréis mañana, como el resto del equipo", dijo el seleccionador, que aseguró que desde el pasado jueves, cuando España perdió con Eslovaquia tras un error del meta en el primer tanto, ha visto a Iker trabajar como siempre. Luego, en la Cadena Ser, afirmó: "Pensábamos hacer una transición dulce en la portería, pero es imposible. Está todo demasiado encharcado".

Tras 158 partidos internacionales y metido en el pantano del Bernabéu, es evidente que el seleccionador debe ir preparando el recambio. Lo sabe el capitán, el primero al que ayer defendieron sus compañeros.

En el fútbol, pasa lo bueno y pasa lo malo y él sabrá poner la balanza"

Cesc, sobre Casillas

"No hay mucho que decir. Es una persona fuerte dedicada a su profesión al 150%, gran capitán y gran compañero, ya lo he dicho todo", aseguró Cesc. "En el fútbol, pasa lo bueno y pasa lo malo y él sabrá poner la balanza, saber que nunca todo es tan bueno ni tan malo, que no siempre estás tan bien ni estás tan mal", añadió.

"Tenerle de compañero y de capitán es una maravilla. No estuvo acertado en una jugada y punto. En el último partido, ninguno estuvo a su mejor nivel, ni él ni nadie, pero ya sabemos cómo es esto", le defendió Gerard Piqué, que dijo tener con el capitán del Madrid una relación excelente marcada por el respeto y el aprecio que le tiene. "Hace dos años que no está tan bien, pero hay que mirar su carrera y ver que ha sido un gran portero", aseguro su colega luxemburgués, Joubert, que se sumó al debate aunque reconoció que le preocupaba más saber quién va a jugar de delantero con España que el elegido por Del Bosque para ponerse bajo los palos. "De lo que se trata es de evitar que me metan goles, no de quién tratará de hacerlo en la portería de España".

En La Roja esta vez le toca a De Gea. El capitán, al banquillo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información