Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“James no es Di María”

Ancelotti advierte que perjudicaría al colombiano si le pidiera el trabajo que hacía el argentino

Carlo Ancelotti. Ampliar foto
Carlo Ancelotti. EFE

“James no es Di María”, afirmó Carlo Ancelotti, el entrenador del Madrid, cuando el sábado le preguntaron si esperaba que el colombiano hiciera las funciones que encomendó al argentino la temporada pasada. Parecía una evidencia, pero no lo era. El club pagó 80 millones de euros por James para que reemplazara a Di María, traspasado al Manchester por una cantidad similar. Pero no son jugadores intercambiables. Dos meses después de análisis sobre el terreno, el técnico lo admite para explicar que James nunca podrá realizar la labor defensiva que caracterizó a su atlético predecesor.

“James tiene cualidades distintas”, dijo Ancelotti, “y lo utilizaré en consonancia. No le pediré lo mismo que le pedía a Di María porque tiene condiciones físicas y técnicas distintas. Está haciendo un buen trabajo y mejorará con el tiempo. Pero si le pidiera lo mismo que le pedía a Di María no le estaría haciendo un bien, del mismo modo que si pido a Di María que haga lo que hace James no lo podría hacer”.

La visita del Athletic al Bernabéu esta noche (21.00 horas, Canal+) inspira optimismo en las filas madridistas. Los precedentes ofrecen argumentos. El Madrid viene de encadenar cinco victorias y sus desarreglos tácticos no parecen ni de lejos tan graves como las penurias del Athletic, corto de plantilla y exprimido. El entrenador Carlo Ancelotti se presentó en la conferencia de prensa de Valdebebas con su media sonrisa grabada como un tatuaje y la serenidad de quien afronta el destino con un plan insuperable: dados los jugadores que tiene a su disposición la mejor defensa es el ataque.

"Tenemos que defender más compactos pero nuestra eficacia ofensiva es muy buena"

“Jugaremos como siempre”, dijo. “Con un 4-3-3. Tenemos que arreglar algunas cosas relacionadas con el equilibrio. Puede ser que sin balón juguemos con cuatro medios. Los jugadores están mejorando físicamente. Solo tenemos las bajas de Khedira, Jesé y Coentrão”.

“Estamos en un buen momento”, prosiguió el italiano. “Atravesamos una buena racha de resultados y de juego. Tenemos que defender más compactos pero nuestra eficacia ofensiva es muy buena. El año pasado en este momento teníamos más problemas: no teníamos una idea de juego muy clara, no teníamos equilibrio, y estábamos buscando el gol”.

“Coentrão”, dijo el técnico, "tiene un esguince de rodilla que se hizo en el partido contra el Atlético".

La ecuación de Ancelotti se repite. Cree que buscando el gol con más énfasis su equipo compensará los problemas defensivos inherentes a la naturaleza creativa de la plantilla. Le preguntaron por las continuas ocasiones que generaron el Villarreal y el Ludogorets y por el aparente desinterés que muestra Bale por los deberes defensivos que le impone en la formación del 4-4-2 cuando el equipo pierde la pelota. El técnico replicó con calma. “El trabajo defensivo”, dijo, “no es ni una cuestión individual ni algo que deba exigírsele exclusivamente a Gareth Bale. Todos deben trabajar. Lo mismo que le pido a Gareth se lo pido a los otros que juegan en ataque. Tanto a Bale, como a Cristiano o Benzema, les pido que ayuden al equipo a la recuperación del balón”.

Ancelotti indicó que cambiará la pareja de centrales: “Varane ha jugado muy bien. Con mucha seguridad y calidad. Como siempre. Ahora regresa Pepe contra el Athletic y él descansa. No habrá una pareja fija porque los tres tienen un nivel muy alto y todos merecen tener la misma importancia”.

Resultó novedoso que el entrenador explicara la lesión que impide jugar a Coentrão desde hace un mes. Fue raro sencillamente porque el club lleva dos años sin emitir partes médicos en un proceso de silenciamiento que ha dejado al entrenador como portavoz único para todo tipo de cuestiones. “Coentrão”, aseguró Ancelotti, “ tiene un esguince de rodilla que se hizo en el partido contra el Atlético. Después no podía entrenarse porque cada vez que tocaba el balón tenía dolor. Entonces solo ha entrenado individualmente: mejorando su condición física, haciendo carreras y cambio de dirección. Pienso que después de la pausa de los partidos internacionales estará bien. Ahora está convocado por su selección pero no creo que esté listo para competir. Tiene que ir con Portugal pero no ha entrenado con el grupo todavía. Es la federación de Portugal la que tiene que tomar una decisión sobre si hacerlo jugar o no”.

Abundando en sus tareas de portavocía institucional, Ancelotti defendió a Zinedine Zidane de las críticas de Paco Jémez. El técnico del Rayo dijo en la cadena Cope esta semana que era una vergüenza que Zidane entrenara al Castilla sin titulación. “Cuando hablas en ruedas de prensa corres el riesgo de hablar demasiado”, observó el italiano. “Yo creo que Paco ha hablado demasiado porque Zidane está haciendo el curso de entrenador de la federación francesa desde hace dos años. Está en camino de tener la licencia. En Francia y en Italia cuando estás haciendo el curso te permiten entrenar. Aquí en España hay una regla distinta. Pero Zidane está haciendo el curso”.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.