Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Día 17. Colorín colorado

Eché en falta en el quintento ideal a Diaw y, si hubiera premio al mejor entrenador, yo se lo daría al francés Collet

El quintento ideal del Mundial. Ampliar foto
El quintento ideal del Mundial. DIARIO AS

15/09/2014. 11.11 a.m. Este cuento se ha acabado. Comenzó allá por el 30 de Septiembre, hace 17 días, y terminó ayer con una final exprés que por su enorme desequilibrio, sólo sirvió para constatar la enorme superioridad de la selección estadounidense. Irving, Harden y compañía se dieron un auténtico festín ante un Serbia que pareció más que satisfecha simplemente con participar en el último acto del campeonato. Enfrentados un equipo al que sólo le servía ganar y otro que había superado de sobra el más optimista de sus objetivos, exultantes y frescos unos, felices y cansados los otros, no hubo partido más allá de los tres/cuatro primeros minutos. Lo que me dejó dos dudas que nunca podremos resolver. La primera, observar el comportamiento del equipo de Estados Unidos en una situación límite, a la que nadie fue capaz de ni siquiera de acercárseles. La segunda, qué hubiese ocurrido si en lugar de esta final descafeinada, el partido hubiese sido el que todos soñábamos. Eso sí, nada de esto quita lustre a la victoria de una extraordinaria colección de grandes jugadores, unos cuantos de ellos llamados a formar parte de la aristocracia de la NBA en un futuro cercano.

Liquidada la final en medio asalto, ya sólo restaba conocer el MVP y el quinteto ideal del Mundial, honor que recayó en Irving (mejor jugador) Teodosic, Batum, Pau Gasol y Faried. Muy equilibrado les quedó a los votantes. Dos campeones, los jugadores clave del subcampeón y tercer clasificado y un representante local. Yo eché en falta a Boris Diaw, maravilloso en esta última semana, y aunque no haya trofeo para ellos, el de mejor entrenador se lo habría otorgado a Vincent Collet, entrenador francés, con un accésit para Djordjevic, líder en la banda de Serbia.

Se aplaudió a los ganadores y premiados, se pitó a Jose Luis Sáez, presidente de la Federación Española, se cantó lo de Orenga dimisión y hala, todos a casa que el lunes es día laborable y salvo los que pillaron medalla, poco había para celebrar. Hoy lunes seguirán apareciendo noticias, análisis y declaraciones, pero mañana martes, el Mundial será ya historia, sepultado por otras noticias, análisis y declaraciones. Los jugadores volverán a sus clubes, en la Federación se abrirá el famoso y anunciado proceso de reflexión, Mediaset, amante declarada y cadena apasionada con el baloncesto durante estos 17 días, se olvidará de él hasta el verano que viene y a todos se nos irá pasando el mal cuerpo con el que llevamos lidiando desde el miércoles por la noche.

Terminó el campeonato y junto a él finaliza este diario, cuya escritura ha sido un placer y cuya lectura espero que también. Ha habido espacio para el baloncesto y también para algo más, moscas y jardineros incluidos. Acostumbrado ya a pasar revista todas las mañanas, no tendré más remedio que, hasta que se me pase, cambiar las teclas del ordenador por los paseos al parque con mi perra, a la que le daré la brasa mientras ella me mira con cara de “sí, está muy bien lo que me dices sobre el futuro de la selección, ¿pero cuando me vas a tirar la pelota?”.

Hasta que nos volvamos a encontrar, os deseo que la vida os trate como merecéis.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información