Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Queríamos ganar a España en la final en su casa”

Los estadounidenses buscarán su quinto oro mundial tras 62 victorias consecutivas y ocho años sin perder

Faried, tras ganar a Lituania. Ampliar foto
Faried, tras ganar a Lituania. DIARIO AS

La derrota de España fue un regalo inesperado en el hotel de concentración de Estados Unidos. Los voluminosos informes sobre la selección de Pau y Navarro pasaron al archivo de USA Basketball. Francia demostró que el deporte no se puede planificar. “No me sorprendió”, explicó Mike Krzyzewski, el preparador estadounidense. “Todos los equipos son buenos en el baloncesto internacional. Francia es un conjunto bien entrenado y con jugadores de la NBA. España podía perder como nosotros también pensamos que podemos perder”, dijo Coach K,obsequiado durante la rueda de prensa con una botella de vino blanco que le regaló un periodista esloveno.

Menos diplomático estuvo Faried. “España me decepcionó al no ganar a Francia porque les queríamos ganar en su casa”, comenzó Faried. “Se decía que eran más grandes, mejores. Yo pensaba: ‘Bien, lo veremos en la final’. Ha habido falta de respeto hacia nosotros”.

La selección estadounidense buscará el domingo su quinto oro mundial e igualar la mano de títulos que levanta Yugoslavia: 1970, 78, 90, 98 y 2002, este último en Indianápolis. Tres coronas tiene la Unión Soviética.

Yugoslavia todavía levanta la mano de los cinco títulos: 1970, 78, 90, 98 y 2002

Los atletas de Coach K están a las puertas de redondear un ciclo imponente. Desde aquel aguijonazo para el orgullo patrio que fue la derrota en las semifinales del Mundial de 2006 (101-95 contra Grecia), no han vuelto a doblar la rodilla. Son 62 victorias consecutivas y ocho años sin perder, y 74 triunfos en 75 encuentros en el expediente de Krzyzewski, el técnico que ha devuelto al equipo al olimpo con disciplina y otra mirada más atenta al baloncesto internacional.

A partir de 2006, las vitrinas estadounidenses se han abierto cada año que han sacado el uniforme de la taquilla: oro en el FIBA América de 2007 (118-81 en la final a Argentina), oro en los Juegos de 2008 (118-107 a España), oro en el Mundial de 2010 (81-64 a Turquía) y oro en los Juegos de 2012 (107-100 a España). Un monumento de podios que pueden culminar el domingo ante Francia o Serbia y de paso sacar el billete olímpico para Río.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información