“Mucha meseta y poco pico”

Gran variedad en un equipo de atletismo que aspira a seis medallas en el Europeo de Zúrich

Odriozola, Cardenal y Cid, con técnicos y atletas seleccionados para Zúrich.
Odriozola, Cardenal y Cid, con técnicos y atletas seleccionados para Zúrich.EFE

Ramón Cid, que posee el don innato de la ironía, está feliz (o casi), pero no quiere que se le note mucho, y por eso, después de alabar el gran (y renovado) fondo de armario que exhibirá el atletismo español la próxima semana (del 12 al 17) en los Europeos de Zúrich, el director técnico nacional, deja caer el pero.

"Tenemos mucha meseta, sí", dice Cid, hablando de la selección de 74 atletas (43 hombres, 31 mujeres: más equilibrio que nunca), en la que hay un inesperado equilibrio entre las tres modalidades que para los norteamericanos conforman el atletismo (track and field and road, dicen ellos; pista, concursos, ruta), con 39 corredores, 23 entre saltadores y lanzadores, y 12 entre marchadores y maratonianos. "Tenemos un equipo muy amplio y muy europeo, mucha gente que ha superado las mínimas más difíciles de los últimos tiempos. Y esas amplitud y variedad son nuestra fuerza. Pero tenemos poco pico, en el buen sentido, ¿eh?, poco atleta muy destacado". Podría haber añadido que tampoco hay mucho pico, o nada, en el mal sentido, antes de avanzar que sus previsiones son de cuatro a seis medallas ("una cifra que no se corresponde con el potencial del equipo", dijo) y entre 12 y 15 finalistas (atletas clasificados entre los ocho primeros).

El director técnico, Ramón Cid, pronostica entre cuatro y seis medallas y 15 finalistas

No dio muchos nombres el director técnico, acompañado en la presentación del equipo por el presidente del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal, y por el de su federación, José María Odriozola, pero citó los más obvios, la saltadora de altura Ruth Beitia (bronce en el último Mundial) y el obstaculista Víctor García. También habló de marchadores en general y de fondistas sin precisar, aunque seguramente pensaba sobre todo en Miguel Ángel López, bronce en Moscú, punta de lanza de la actual generación española de marcha, o de la veterana Nuria Fernández, que ha dado el salto a 5.000 metros. De Eusebio Cáceres lamentó que las lesiones sufridas en invierno no le hayan permitido una mayor regularidad al saltador alicantino que tantas promesas generó en Moscú el pasado verano.

Antes de hablar de las ausencias, Cid se refirió a presencias gratificantes que quizás solo puedan apreciar los especialistas, como el que haya tres lanzadores de peso con marcas por encima de 20 metros ("su coincidencia generacional", dijo hablando de Vivas, que ha pasado de 21 metros, Toledo y Tobalina, "son gotitas de azar en un torrente de trabajo"), como el que por primera vez en la historia haya participantes españoles en siete de los ocho lanzamientos (tres masculinos y cuatro femeninos) o como que el que se envíe representantes a en 40 de las 47 pruebas del programa (en todas salvo en el relevo largo, heptatlón y 200 femeninos, y decatlón, 110 vallas, altura y jabalina masculinos). Parte de esta amplitud se debe a las últimas nacionalizaciones producidas, como la del lanzador Yioser Toledo, cubano hasta hace un año, o la cuatrocentista Indira Terrero, cubana hasta marzo pasado.

Tenemos un equipo muy amplio, pero poco atleta muy destacado" Ramón Cid. Director técnico de la selección española

La ausencia más comentada fue la de Ana Peleteiro, quien hace una semana no pudo revalidar su título de campeona mundial de triple salto júnior, quien no ha sido seleccionada pese a haber conseguido la mínima. "Este año, el de su traslado a Madrid desde Galicia, Ana no ha podido entrenarse muy bien debido a pequeñas y repetidas lesiones", dijo Cid de la triplista, quien este año solo ha podido pasar en una ocasión, 14,07m, en junio, la barrera de los 14 metros. "Es aún muy joven [18 Años] y tiene que pasar el desierto de la adolescencia, un proceso muy similar al que superaron Beitia y Lamela, por ejemplo, por referirme a saltadores. Está preparada para pasar regularmente 14 metros, pero lo importante para ella son los Juegos de Río 16 y Tokio 20, y no podemos perder la perspectiva". En cuanto a Alemayehu Bezabeh, el único español que ha bajado de 13m en los 5.000 metros, campeón de Europa de cross en diciembre e ibérico de 10.000 metros en marzo, y que por entonces decía que doblaría 5.000 y 10.000 como Mo Farah en Zúrich, su ausencia tiene causa médica. "Sufre unas fiebres infecciosas, contraídas mientras se entrenaba en Etiopía, y un hospital de Addis Abeba nos ha enviado un certificado médico para probarlo", dijo Cid de Alemayehu, a quien la temporada empezó a torcérsele hace tres meses, cuando recibió la noticia de la muerte de su padre en Etiopía. La tercera sentida ausencia es la del velocista Bruno Hortelano, revelación del 200 en Moscú, lesionado desde hace semanas.

Sobre la firma

Carlos Arribas

Periodista de EL PAÍS desde 1990. Cubre regularmente los Juegos Olímpicos, las principales competiciones de ciclismo y atletismo y las noticias de dopaje.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS