Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Han dañado mi imagen”

La UCI exonera a Marque de dopaje un año después de su positivo en la Vuelta a Portugal, que le hizo perder un contrato con el Movistar

Alejandro Marque.
Alejandro Marque.

La Federación Española de Ciclismo no sancionará finalmente al ciclista gallego Alejandro Marque al haber archivado el caso su comité de competición. El archivo se produce después de que la Unión Ciclista Internacional (UCI), el organismo que había instado a la española a sancionar al corredor por un positivo por el corticoide betametasona durante la pasada Vuelta a Portugal, se retractara en sus conclusiones y admitiera que el argumento del ganador de la Vuelta a Portugal podía tener peso. Marque alegó que la betametasona hallada en su orina, y cuya toma no había declarado al pasar el control, procedía de una infiltración en la rodilla a la que se había sometido semanas antes. En un principio, Mario Zorzoli, responsable médico de la UCI, había determinado que Marque se había dopado con betametasona. La federación envió las alegaciones médicas de Marque a la UCI, que en un segundo informe, firmado por Martial Saugy, director del laboratorio de Lausana, precisa que la betametasona puede permanecer hasta tres meses en el organismo, con lo que el argumento de una infiltración semanas antes era plausible.

Zorzoli, precisamente, protagonizó recientemente otra noticia relacionada con los corticoides, cuando, en el mes de abril, y de una manera insólita, sin antecedentes, firmó un permiso para que Chris Froome se medicara con 40 miligramos de prednisona diarios por vía oral durante la Vuelta a Romandía que ganó. Los corticoides se pueden utilizar solamente por vía parenteral o tópica según el código mundial antidopaje.

A raíz del expediente abierto por la federación española, el Movistar, con el apoyo del representante del corredor, José Vaquerizas, decidió no hacer efectivo el contrato que había firmado para fichar Marque y que debía entrar en vigor el 1 de enero pasado. Marque se quedó sin equipo y sin competir desde entonces y está a la espera de llegar a un acuerdo de indemnización económica por parte del Movistar.

“Ha sido un año muy duro, y solo yo y la familia sabemos lo que hemos pasado”, reconoció el corredor; “una imagen dañada y la honra de un deportista tirada por el suelo en su momento es la consecuencia de dos graves errores”. Marque tampoco olvida la reacción del equipo que dirige Eusebio Unzue: “El Movistar me dio la espalda en su momento. Esperaba algo más de su parte, sobre todo viendo que habían apoyado otros casos mucho peores que el mío”, confesó.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información