Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Declaración de principios de Luis Enrique

El entrenador muestra sus intenciones y el Barça gana el Colombino con un gol de Román

Luis conversa con Unzue en el Nuevo Colombino. Ampliar foto
Luis conversa con Unzue en el Nuevo Colombino. EFE

El Trofeo Colombino cumplió 50 años y a la efeméride acudió el Barcelona, en el estreno de Luis Enrique en el banquillo azulgrana. Hace años que el torneo onubense no es el referente veraniego que fue, casi tanto tiempo como el segundo equipaje del Barça dejó de ser algo para tomarse en serio, y se notó en el ambiente, frío y desangelado, con apenas siete mil espectadores en las gradas Sopló levante y jugaron muchos niños en el equipo del técnico asturiano, que siempre podrá decir que ganó su primer partido como entrenador del primer equipo del Barcelona, gracias a un gol de Joan Román, que aprovechó el rechace de Sotres tras un disparo de Deulofeu, que jugó la segunda parte, estrelló un balón en el palo, y fue, con Bartra, el mejor del partido. El alemán Ter Stegen jugó en la segunda parte sus 45 primeros minutos bajo los palos del Barcelona.

Sucedió en Huelva que más allá de los nombres, Luis Enrique dejó constancia de sus pretensiones. Sin los futbolistas mayores, todavía de vacaciones, usó a dos equipos diferentes, uno por tiempo, repleto de críos del filial. Pero dejó claro que pretende, jugando con laterales muy abiertos en la salida de balón, dos volantes por delante del mediocentro, extremos pegados a la línea de cal y un 9 de referencia en ataque; se replegaron los extremos hasta juntarse con el centro del campo cuando perdieron el balón y siempre defendió el equipo en zona, con la última línea muy adelantada.

El Barça quiso ser protagonista, jugó en campo contrario y buscó tener el control de la pelota a base de toque en el centro del campo. Jugó también balones cruzados a las alas desde los centrales, como recurso. Y buscó profundidad en los pases interiores para saltar líneas defensivas, siempre instando a la capacidad de los volantes para partir el campo con acciones individuales.

Dijo Luis Enrique que quería un Barça reconocible con el pasado más glorioso y reciente, o sea el de Guardiola, y lo pareció casi tanto como el Barça B de Eusebio el año pasado. Le faltó frescura al equipo, especialmente a la hora del desborde, seguramente consecuencia de las pocas horas de trabajo acumuladas desde que el pasado lunes comenzó el trabajo en la ciudad deportiva, así que el equipo carmesí, o sea, el Barcelona, apenas logró una triste oportunidad de gol en el primer tiempo, un disparo de Halilovic que paró el portero del Recre.

RECREATIVO, 0; BARCELONA, 1

Recreativo: Dani Sotres; Víctor Díaz, Menosse, Juanan, Toño; Montoro, Jesús Vázquez; Núñez, Jorge Larena, Koke; Joselu.

Segunda parte: Dani Sotres; Araujo, Córcoles, Zamora, Fernando Vega; Zambrano, Dimas, Dani Molina, Blati, Aitor Molina; y Caye Quintana.

Barcelona: Masip; Montoya, Edgar Ié, Bagnack, Grimaldo; Halilovic, Sergi Roberto, Babunski; Adama Traoré, Munir y Dani Nieto.

Segunda parte: Ter Stegen; Patric, Bartra, Diagné, Lucas; Afellay, Samper, Cámara (Dongou, m. 71); Román, Sandro y Deulofeu.

Goles: 0-1. M. 66. Román.

Árbitro: Jorge Figueroa. Mostró tarjeta amarilla a Dimas.

Nuevo Colombino. Unos 7.000 espectadores. El capitán del Barcelona, Marc Bartra, recogió el trofeo Colombino.

El croata, que se curtirá en el Barcelona B, justificó la apuesta del club. Todo lo que hizo en ataque tuvo sentido, aunque le costó pillarle el punto a la presión defensiva. A su lado, se vio muy activo a Babunski y a la espalda de ambos lideró el juego Sergi Roberto. Mandó el Barcelona, asentado en el buen criterio de Ié y Bagnack, los dos centrales, pero no tanto seguramente como le gustaría a Luis Enrique.

En la segunda parte, con Bartra al mando, un jerárquico Afellay en la medular y Deulofeu como extremo izquierdo, el Barça hizo más daño. No cambió el dibujo ni el criterio en el segundo tiempo, cuando el técnico dio entrada a un equipo nuevo, al igual que hizo Oltra con el Recreativo, que apenas obligó a intervenir a Ter Stegen.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información