Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Mundial de fúlbol Brasil 2014

Costa Rica y su ‘misión imposible’ en Brasil

Las apuestas apuntan a lo peor para la selección centroamericana, que llega a Brasil a competir en el “grupo de la muerte” formado por tres excampeones mundiales

Alineación de Costa Rica durante un partido ante Paraguay en mayo Ampliar foto
Alineación de Costa Rica durante un partido ante Paraguay en mayo cordon press

Las cámaras captaron en diciembre a Greg Dyke, presidente de la federación inglesa de fútbol, haciendo un gesto de degollamiento cuando supo en qué grupo quedaba encuadrado su equipo para la Copa Mundial de Brasil 2014. Deberá competir en el grupo D contra Italia y Uruguay. El otro miembro de la primera fase es Costa Rica, pero no hay registros de qué gesto hicieron los dirigentes centroamericanos al saber que enfrentarán a tres excampeones mundiales.

Costa Rica, que ha participado en cuatro campeonatos mundiales y tiene como mayor logro haberse clasificado a la segunda fase en Italia 90, sabe que Brasil podría ser el nombre de un cuento de terror para su fútbol. Su máximo goleador activo costarricense, Álvaro Saborío (Real Salt Lake, MLS de Estados Unidos) y el veloz lateral Bryan Oviedo (Everton, Inglaterra), han engrosado la lista de los lesionados excluidos de jugar en esta Copa. El jugador más destacado es el único que no mete goles, el portero.

En el meta Keylor Navas, del Levante dela Liga Española, están puestas las esperanzas de muchos aficionados ticos esperanzados en que los apostadores del mundo se estén equivocando. Costa Rica aparece como la favorita para ocupar el último puesto en el Mundial y sus últimos fogueos tampoco contradicen las expectativas. Un 1-3 contra Japón y un 1-1 contra Irlanda, con más coraje que calidad, fueron los resultados de la gira preparatoria en Estados Unidos.

Los costarricenses sacaron su billete a Brasil al adueñarse de la segunda casilla en su zona, detrás de Estados Unidos y delante de Honduras. También accedió México ganando en la repesca a Nueva Zelanda. Las expectativas eran considerables, pero la tómbola del 13 de diciembre en Brasil sembró a los costarricenses el temor a que, de nuevo, el sueño mundialista se podría truncar a las primeras de cambio.

Después de clasificarse a octavos de final en Italia 90 con un seleccionado austero y sin experiencia internacional, Costa Rica elevó sus ambiciones en Japón-Corea 2002 y en Alemania 2006 y fracasó: se quedó en la fase de grupos. A Sudáfrica 2010 no fue porque se vio obligado a ir una repesca ingrata contra Uruguay, que se clasificó y llegó a ocupar el cuarto lugar en el Mundial.

A esa selección de Uruguay se enfrentará Costa Rica en Fortaleza este sábado en su primer juego en Brasil. El nombre de la ciudad parece una invocación y la lesión del goleador Luis Suárez no escapa de ser un pequeño alivio en las preocupaciones de los aficionados ticos. Luego vendrá Italia, en Manaos, que después del triste papel en Sudáfrica 2010 (no pasó ni a segunda fase), se ha clasificado invicta a Brasil 2014, como primera en su grupo europeo.

El tercer partido será contra Inglaterra, que viene arrastrando dudas y sacó un 1-1 contra Honduras, pero también trae su título de excampeón planetario. La sensación de muchos aficionados  es que ese partido, en Belo Horizonte, será la despedida de Costa Rica dirigida por el colombiano Jorge Luis Pinto, un director técnico que no acaba de ganarse las simpatías ni las confianzas locales.

“Nuestro deseo es superar lo que hemos hecho en mundiales pasados”, ha dicho Jorge Luis Pinto, apegado a la palabra “coraje”, todo un emblema después de un juego clasificatorio contra Estados Unidos en Denver, bajo una nevada inédita en las competencias oficiales de FIFA. Los costarricenses, algunos de los cuales jamás habían visto la nieve, perdieron ese juego 1-0, pero en los partidos posteriores prometieron reaccionar con arrojo; así vencieron a México y a Estados Unidos.

La estadística, sin embargo, juega en contra de Costa Rica. La firma financiera estadounidense Goldman Sachs divulgó en mayo un estudio basado en los registros de los últimos 50 años y concluyó que Costa Rica tiene 0% de posibilidades de ganar la Copa Mundial. Es lo que se da por descontado, pero los números suelen ser más groseros. Por ejemplo: el valor de mercado del seleccionado costarricense es de 43 millones de dólares, la quinta parte del equipo uruguayo y la décima de los italianos y los ingleses. “Sin embargo, una de las bellezas del fútbol es que todo es posible, y sorpresas tienden a ocurrir, sobre todo en Copas del Mundo”, dice el estudio en el apartado sobre Costa Rica.

Pinto se aferra al orden táctico y a línea de cinco para defenderse de los duros rivales. Las críticas contra él le señalan su estilo conservador, aunque ha asegurado estar “mamado” (harto, en jerga colombiana) de esos señalamientos.

“Siempre he creído en los muchachos y en mi trabajo”, dijo después de su último encuentro preparatorio. Una parte de afición también cree en ellos. Algunos han llegado este lunes al aeropuerto Juan Santamaría para despedir a la “Sele”. Los jugadores no han querido decir palabra, pero sonreían mucho. Costa Rica tiene fama de país feliz, pase lo que pase. Pura vida.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.