Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Helmántico no tiene quien le quiera

Desaparecida la UD Salamanca en 2013, el estadio sale a subasta por 15 millones

Aficionados del Salamanca fuerzan la entrada del estadio Helmántico para despedirse del desaparecido UD Salamanca Ampliar foto
Aficionados del Salamanca fuerzan la entrada del estadio Helmántico para despedirse del desaparecido UD Salamanca

Hubo una época en la que Atlético, Barcelona o Valencia sintieron que aquel recinto era un infierno. El lugar de las grandes remontadas de un equipo modesto al que 17.341 espectadores jaleaban sin descanso desde las gradas. Era la casa de la Unión Deportiva Salamanca, un equipo de Primera que jugaba en el Helmántico, un campo coqueto, que 44 años después de su construcción en 1970 será subastado el próximo mes de junio porque desde hace un año no tiene a quién acoger en su interior.

La desaparición del equipo en junio de 2013 al no poder hacer frente a una deuda contraída con el Estado de 23 millones de euros ha llevado a que el Ministerio de Hacienda saque a subasta los 7.480 metros cuadrados que ocupan las instalaciones del extinto Salamanca. El precio de salida es de 14,75 millones de euros, según se dio a conocer ayer en el Boletín Oficial del Estado.

¿Quién va a pujar por algo así? La subasta va a quedar desierta"

José Cancelo, exconsejero de la UD Salamanca

“Entre todos la mataron y ella sola se murió”. Lo dice José Cancelo, consejero del club durante sus últimos años de vida. “La dejadez de los distintos consejos unida a la de los aficionados y el pueblo acabó con ella”, añade. El suelo en el que se encuentra el Helmántico es propiedad de Villares de la Reina, un municipio situado a tres kilómetros de Salamanca, y está calificado como terreno para uso deportivo, por lo que no se puede urbanizar, ni dedicar para cualquier otro servicio ajeno al establecido.

“No vamos a pujar por los terrenos. En su momento tratamos de negociar con el consistorio de Villares para que se cambiara su calificación, pero no lo conseguimos. Sería rarísimo que alguien se hiciera con él y quisiera colocar allí a un equipo de fútbol”, explica José Recio, Concejal de Deportes del Ayuntamiento de Salamanca, en el que gobierna el Partido Popular. “¿Quién va a pujar por algo así? La subasta va a quedar desierta”, se suma Cancelo. “Sería un milagro que alguien pujara teniendo en cuenta la situación actual", apunta Fernando Pablos, Secretario General del PSOE en Salamanca.

D'Alessandro se abraza a Goikoetxea tras conseguir la permanencia en 2010 ampliar foto
D'Alessandro se abraza a Goikoetxea tras conseguir la permanencia en 2010 AS

Según se establece en el BOE, para poder participar en la puja que se llevará a cabo el 19 de junio a las diez de la mañana, se ha de ingresar un depósito correspondiente al 20% del valor de partida de los terrenos, unos 2,95 millones de euros, y a partir de ahí los tramos van en fracciones de 2.000 euros. “El fútbol es un negocio rentable, pero a muchos niveles no”, añade Recio. “El precio de la subasta es desorbitado. La valoración sentimental está claro que es muy alta, pero la real no está en los casi 15 millones que se piden por él. No creo que valga más de seis”, intercede Cancelo. “Solo podemos esperar a que la subasta se lleve a cabo y una vez que se conozca quién es el propietario, ver qué intenciones tiene para el terreno. Y a partir de ahí, determinar las alternativas”, comenta Recio.

El fútbol es un negocio rentable, pero a muchos niveles no”

Jorge Recio, Concejal de Deportes del Ayuntamiento de Salamanca

Una de esas posibilidades, dejando al margen una recalificación del terreno, la apuntan desde la oposición. “La única solución si la subasta se declara desierta es que Hacienda se quede con la propiedad pero ceda el uso del estadio al Ayuntamiento de Salamanca a cambio de su mantenimiento”, propone Pablos. Actualmente, una empresa privada se ocupa de cuidar las instalaciones sin recibir ninguna contraprestación a cambio. “Mañana mismo se podría jugar un partido, pero sin un plan específico de conservación a largo plazo, el Helmántico quedará como un monumento abandonado a la UD Salamanca”, concluye Cancelo.

El 27 de julio de 1993 Javier Sotomayor saltó por encima de los 2 metros y 45 centímetros que separaban el listón del suelo de la pista de atletismo de un miniestadio anexo al Helmántico. El récord del saltador cubano sigue vigente. Es solo un pedazo de la historia vivida junto a un escenario que ahora espera que alguien quiera cuidar de él.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información