Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eto’o, 20 años después de Milla

La selección africana, renovada frente al equipo coronado en los Juegos de 2000, mantiene al punta como referente

El equipo de Camerún.
El equipo de Camerún. AFP

Camerún se enfrenta a un reto peliagudo. Juega en el Grupo A, que es el de Brasil, el anfitrión del Mundial; el de México, el campeón olímpico; y el de Croacia, un equipo de futbolistas con nombre: Mandzukic, Modric… A todo eso se enfrentan los leones indomables, eterna esperanza del fútbol africano, que hicieron soñar a todo el continente con sus cuartos de final en Italia 1994, aquellos de los goles y los bailes en el córner de Roger Milla.

En Yaoundé, la capital del país, la selección de fútbol es cuestión de estado. Volker Finke, técnico alemán que ejerce de seleccionador tras sustituir al francés Denis Lavagne, basa el equipo en los futbolistas cameruneses que militan en Europa. La estrella es Eto’o, venerado como un héroe en el país. Junto a él se deberían alinear Alexander Song, con experiencia en el Arsenal y el Barcelona; M’bia, todo un pulmón en el centro del campo del Sevilla; o Joel Matip, que sufrió al Madrid en la Champions con el Schalke 04.

Con la excepción destacable de Eto’o ya no queda casi rastro de la generación que celebró el oro olímpico en los Juegos de Sidney 2000, en los que derrotó en la final a España. La renovación ha llegado a Camerún, aunque continúan los problemas de siempre: la convivencia interna; la inestabilidad del banquillo; la presión de ser el centro del país durante el torneo… y que su último gran resultado en el Mundial, tras la decepción de Sudáfrica 2010, donde fue eliminada en la primera fase, tenga ya 20 años.

Eto'o celebra ante Capdevila el triunfo en la final de los Juegos de Sidney. ampliar foto
Eto'o celebra ante Capdevila el triunfo en la final de los Juegos de Sidney. EFE

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.