Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El sueño por esta Copa lo sientes en el aire”

Ancelotti celebra “un partido perfecto” y asegura que el “sacrificio” de sus futbolistas engrandece el juego

Cristiano lanza la falta del 0-4. Ampliar foto
Cristiano lanza la falta del 0-4. REUTERS

Abrazándose uno a uno a todos sus jugadores y a todos los empleados del Madrid que encontró a su paso en su recorrido por el césped. Así celebró Carlo Ancelotti el pase a la final. Con un toque afectuoso, paternal, armonizador. Su poderosa cabeza oscilaba sobre sus hombros dejando entrever la sonrisa del éxito pleno. Pocos entrenadores en la historia del fútbol se aproximan a las cifras que ha logrado Ancelotti, que en Lisboa puede conquistar su tercera Copa de Europa, igualando el récord de Bob Paisley, y que cosecha un récord asombroso contra el Bayern. Seis victorias y dos empates en ocho partidos de Champions frente al equipo alemán son un balance único.

Las ganas de este equipo tienen su origen en lo que pasó en el pasado"

“No tengo una ambición personal, de verdad”, dijo el técnico del Madrid. “El fútbol me ha dado mucho. Tengo ganas e ilusión de trabajar para llevar a estos jugadores a la final. El objetivo de que el Madrid alcance la final después de 12 años es muy grande y me deja muy orgulloso que lo hayamos conseguido. Cuando llegué al Madrid el aire por esta competición era particular. El sueño de la Décima lo sientes en el aire. Y creo que llegamos a la final por esta razón”.

“Fue un partido perfecto”, dijo el técnico, “sobre todo en la primera parte. Hemos defendido muy bien, más arriba comparándolo con el partido de la ida, y después hemos utilizado una contra muy eficaz con pases por el suelo, disfrutando la velocidad de los delanteros. El partido cambió con jugadas a balón parado. Hemos preparado muy bien el balón parado y hemos hecho muy bien los dos goles aprovechando que ellos ponían a su gente más bajita en el segundo palo. Después del 0-2 el partido ha sido más fácil”.

“Teníamos un poquito de preocupación”, explicó Ancelotti. “La clave fue el partido de la ida: lo hemos controlado muy bien El 1-0 no era un resultado tan claro pero nos dio mucha confianza para este partido. Teníamos más confianza y defendimos mejor porque nosotros pusimos el ritmo gracias al trabajo de todos y el sacrificio de Bale, Cristiano y Benzema en defensa. No dejamos que el Bayern pusiera su ritmo. Cuando hay jugadores que trabajan para el equipo el juego se engrandece. Ese sacrificio es la suerte de un entrenador”.

“El 4-4-2”, apuntó, en referencia al sistema que le ha llevado a sus mayores logros con el Madrid, “es solamente para defender porque creo que cuando tuvimos el balón jugamos como siempre. El 4-4-2 sirve para frenar a un equipo que intenta jugar balones entre líneas. En esa situación necesitas cuatro medios para evitar este problema. En estos partidos, contra el Barcelona y el Bayern, lo hemos conseguido”. Ancelotti fue magnánimo cuando le preguntaron si el 0-4 significaba la sepultura del estilo que ha promovido Pep Guardiola durante la última década. “Creo que es una victoria y nada más”, dijo el italiano. “Estamos muy contentos porque lo hemos logrado ante un equipo fuerte, que ha ganado la Champions el año pasado, pero esto termina aquí. Lo hemos hecho muy bien intentando bloquear el juego del Bayern y hemos merecido ganar. Pero aquí no hay una filosofía que termina. La filosofía del Guardiola seguirá viva porque ha obtenido muchos resultados”.

“El equilibrio es la clave del fútbol”, ponderó el entrenador. “Tú puedes atacar bien pero en la primera parte de la temporada marcamos y encajamos muchos goles. Con mucho trabajo hemos conseguido equilibrar el ataque y la defensa. Cuando lo consigues con jugadores de calidad es más fácil ganar”.

Ancelotti lamentó que Alonso no pueda jugar la final. “Estamos muy tristes por Xabi, y no solo por su perfil técnico”, dijo, “porque vamos a perder un jugador muy importante para la final. Estamos tristes por el perfil personal de Xabi. Él merecía jugar esta final y esta tarjeta es injusta”. El mismo Xabi Alonso se refirió a esta situación. “Me parece dudosa la tarjeta en sí, falta sí era, pero más que injusta la tarjeta me parece injusta la regla. Que en toda la competición no haya momento para quitar tarjetas y tengas que jugar 13 partidos corriendo este riesgo... Por una tarjeta te quitan la final, que es una pena”, explicó Alonso.

Ancelotti reflexionó finalmente sobre la motivación extraordinaria que anima a sus futbolistas. “Las ganas de este equipo tienen su origen en lo que pasó en el pasado”, recordó. “Jugar tres semifinales y no llegar a la final es una gran motivación. Si pones sobre esto la posibilidad de ganar la Décima, las dos cosas juntas hacen que el equipo y sus alrededores tengan una motivación extra”. Y el capitán, Casillas, apuntó: “Tres años estuvimos rozando la final y ha tenido que ser a la cuarta. Por fin le hemos dedicado al madridismo la alegría de una clasificación para la final”.

Más información