Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al gato y al ratón con el mismo estilo

Atlético y Chelsea, uno pendiente del otro, esperan un duelo igual de enredado que en la ida

Diego pugna por el balón con David Luiz y Mikel en la ida. Ampliar foto
Diego pugna por el balón con David Luiz y Mikel en la ida.

Pocas veces un partido de ida ha marcado tanto uno de vuelta. Desde que finalizó el encuentro del Vicente Calderón (0-0), en el aire está si el Chelsea volverá a repetir el mismo planteamiento y si el Atlético será capaz de encontrar jugadas, a balón parado o de juego continuo, que puedan desbaratar la defensa de José Mourinho y certificar el pase a la final. El duelo ha abierto un debate estilístico entre dos equipos que juegan a lo mismo. Ayer tanto Diego Pablo Simeone como Mourinho tuvieron que responder por el partido que se vio en Madrid. "Soy muy respetuoso con el fútbol en general", dijo el técnico del Atlético, "hay distintas maneras, cada uno elige según los jugadores que tiene y el momento". "Defender no es fácil y cuando un equipo lo hace bien hay que felicitarle, atacar tampoco es fácil. El fútbol es cambiante, se juega con una pelota y gana el equipo que mejor provecho saca de ella. No me ato a ninguna forma de jugar. Si jugamos todos igual, sería aburrido".

Al gato y al ratón con el mismo estilo

La entrada en el debate de Mourinho fue más brusca que la de Simeone. "El fútbol está lleno de filósofos que tienen unas teorías mejor que las mías. Pero hay una realidad. Un equipo que no defiende bien tiene problemas, un equipo que no marca tiene problemas". "Contra el Atlético, cuando tengan la posesión, defenderemos, cuando la tengamos nostros, atacaremos. Ese es el fútbol que yo conozco. Durante mi primea etapa aquí, si no juego el balón largo teniendo a un portero como Cech y a un delantero como Drogba es que soy tonto. Hace 10, 20 o 30 años, un equipo inteligente era el que jugaba según sus cualidades, ahora depende de lo que digan los críticos".

Ha tomado el duelo aires del juego del gato y el ratón por esa similitud de estilos. Ni los dos técnicos ni los jugadores se han atrevido a desvelar qué tipo de soluciones plantear a las situaciones que se dieron en Madrid. "El partido se decidirá con ciertos detalles, un gol puede marcar la diferencia", prevé Mourinho, que en una semana ha pasado de decir que Terry y Cech habían acabado la temporada a volver a hablar de ellos. El capitán compareció ayer junto a él y al meta se le vio entrenándose.

"La realidad nos lleva a saber que estamos ante un rival que hace daño sobre todo cuando encuentra espacios, y también tiene grandes respuestas individuales que, en el caso de no encontrar espacios, pueden resolver", disecciona Simeone.

El Atlético afronta la historia sin poder contar con Gabi. El capitán es baja justo en uno de esos partidos que le reclaman como referencia. Jugará Simeone sin ese futbolista que siempre tiene una carrera de más y suele dar un paso al frente cuando el equipo está metido en apuros. Serán Tiago y Mario Suárez los encargados de sostener al equipo en el medio, aunque en algún momento Simeone pensó en Koke como mediocentro. "Si ellos dejan espacios tenemos que aprovechar nuestras oportunidades, y si no es así debemos mejorar con el balón y encontrarlos. Somos un equipo fuerte y salimos a ganar en nuestro estadio y fuera", relató Mario Suárez.

Ni los dos técnicos ni los jugadores se han atrevido a desvelar qué tipo de soluciones plantear a las situaciones que se dieron en Madrid

El vuelo que llevó al equipo tuvo más movimiento del habitual entre el pasaje. Fue distendido, con los jugadores levántandose y recorriendo los pasillos para ver a sus familiares. El ambiente fue acorde con la autoconfianza con la que se manejan el grupo y su entrenador. "Miro a mis compañeros y me siento seguro ante partidos como este. Es cierto que hace años que no jugamos la Champions, pero hemos competido bien. Imagino un Chelsea fuerte, bien organizado, que intentará al máximo sacar ventaja del balón parado", asegura Tiago. "Que aparezca la confianza es normal porque los chicos han sacado adelante partidos decisivos y están muy ilusionados, pero para llegar a la final tendrán que hacer un esfuerzo enorme", concluye Simeone.

Más información