Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Lo que necesites, Víctor”

El Barça mantiene la oferta de renovación a Valdés, que apuntaba al Mónaco o Inglaterra

Valdés siendo atendido tras su lesión. Ampliar foto
Valdés siendo atendido tras su lesión. AFP

No saben los jugadores del Barcelona si Víctor Valdés gritaba de dolor o de rabia, tendido como estaba sobre el húmedo césped del Camp Nou el pasado miércoles, durante el partido contra el Celta, justo después de partirse la rodilla derecha en una acción aparentemente sencilla. Lo que saben es que pierden a un referente, a un tipo que les gana partidos, a alguien que les defendió siempre, a un capitán sin brazalete, a un compañero, con mayúsculas, a un porterazo. Ayer, lo resumió uno de sus compañeros más jóvenes: "Al verle en el suelo pensé en quién iba a cuidar de nosotros". Valdés siempre fue más que un portero.

Les queda Pinto, de 38 años y que acaba contrato en junio de esta temporada, y del que no dudan en el vestuario ni en los despachos. Pinto, que es el portero habitual de la Copa, llegó al club en el mercado invernal de 2008 y en las casi siete temporadas que lleva en el club ha participado en 79 partidos oficiales, en los que ha encajado 62 goles. Esta temporada ya cubrió la baja de Valdés cuando este se lesionó con la selección española. Jugó ocho partidos, seis de ellos con victoria azulgrana, y encajó ocho goles.

El Barcelona no se plantea la contratación de un arquero que le cubra las espaldas durante el mes largo de competición que les queda. Aunque legalmente podría fichar a un portero en paro o a uno con ficha dada de alta en la Liga, pero el supuesto suplente no podría jugar la Champions. "Con Pinto y Oier, y apelando a no tener mala suerte, nos basta", dicen en el club azulgrana. Y Martino les da la razón. Pero cruza los dedos.

En la idea coincide el presidente del club, Josep Maria Bartomeu, que cogió el ascensor que separa el palco del vestuario en el descanso del partido contra el Celta para consolar al portero. Le encontró en la camilla, preparándose para trasladarse al hospital. "Lo que necesites, Víctor", le dijo el presidente barcelonista, en una declaración de principios que iba más allá de la mera oferta de renovación contractual. "Si quiere renovar, está renovado, pero no se trata de eso, hablamos de algo más", explican en los despachos. "Sencillamente, le hemos dejado claro que lo que pueda necesitar del Barcelona lo tiene, sencillamente porque se lo merece", advierten en el gabinete presidencial.

En el descanso ante el Celta, el presidente Bartomeu bajó al vestuario a ver al meta

El Barcelona, convencido como está de que Valdés, de 32 años, tiene un precontrato firmado con el Mónaco, y seguro de que su representante ha tratado de conseguirle equipo en Inglaterra, explica ahora que el jugador tiene las espaldas cubiertas porque en su día, hace más de un año, firmó un seguro que le protege de una lesión como la que sufrió contra el Celta. "No le dejaremos tirado, no es de ley", dicen. De momento, y por encima de una prolongación contractual, que el Barcelona está convencido que Valdés no aceptará, el club le ha brindado todo y cuanto pueda necesitar para volver a los terrenos de juego, empezando por la elección de un cirujano y añadiendo las instalaciones de la entidad hasta que crea conveniente.

Valdés ha escogido y se operará en Augsburgo (Alemania) este lunes, bajo la responsabilidad de Ulrich Boenisch, el mismo cirujano que intervino a Khedira y a Jesé, al que ayudará el doctor Pruna. "Elige Víctor. Lo que él quiera", insisten en el Barcelona. Sea como fuere, sus compañeros le arroparon ayer sin dudarlo. "Ahora debemos animarle entre todos. Estamos con él y esperamos que se recupere pronto", dijo Pedro. "Está mal", reconoció el delantero tinerfeño, consciente de lo que se pierde su amigo durante los próximos seis meses, empezando por el resto de la temporada, y, sin mirar más allá, el Mundial de Brasil 2014, para el que se había ganado el pasaporte.

El portero no ha querido explicar dónde jugará la próxima temporada, pero se da por hecho que será en Mónaco. Recibió, en ese sentido, el afecto de sus compañeros en la Roja, empezando por Casillas y Reina y acabando por Del Bosque: "Me sabe mal, es su dolor, ahora no voy a entrar a valorar quién vendrá por él", dijo el seleccionador, que en lugar del catalán podría contar con De Gea o con Diego López.

Hace un año, Tito Vilanova le pidió que dejara el puesto a Pinto en el final del curso; solo pidió Valdés jugar ante el Espanyol. "Lo que quieras", le dijo Tito. La misma frase que ahora, pero una realidad muy distinta para el guardameta.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información