Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Mundial de Motociclismo 2014

La guerra de los neumáticos

Los favoritos sucumben a causa del nuevo reglamento sobre las gomas

 El piloto español del equipo NGM Forward Racing, Aleix Espargaró, toma una curva durante de los entrenamientos libres de Catar. Ampliar foto
El piloto español del equipo NGM Forward Racing, Aleix Espargaró, toma una curva durante de los entrenamientos libres de Catar. EFE

Los focos estaban encendidos. Comenzaba la temporada 2014 en el circuito catarí. Jorge Lorenzo cerró la visera de su casco, se dirigió a su Yamaha y montó en ella. Salió a la pista, completó solo dos vueltas lanzadas y regresó a su taller. Lo primero que hizo fue llamar (con un grito) al técnico de Bridgestone encargado de los pilotos oficiales del equipo Yamaha, que estaba a solo unos metros. Las nuevas gomas fabricadas para esta temporada por la casa, única suministradora de neumáticos de MotoGP, no ofrecen el agarre al que estaban acostumbrados los pilotos. De ahí sus quejas, las de los pilotos de fábrica, básicamente, pues los hay que, favorecidos por los cambios recientes en el reglamento, disponen de un compuesto extrablando con el que, al parecer, pueden hacer maravillas a una vuelta. En busca de mayor competencia, esta temporada los pilotos con menos opciones pueden tener ese tipo de gomas, no los grandes aspirantes. Eso sí, solo en ensayos, no en carrera (domingo a las 20.00, MovistarTV).

Lorenzo, noveno (a 1,4 segundos del más rápido: Aleix Espargaró) terminada la primera sesión de libres del año, recibió la visita de Loris Capirossi, enlace de los pilotos con dirección de carrera. Pendiente como debe estar de la seguridad de los participantes, el italiano se plantó inmediatamente en el box de Yamaha. “Confío en que se llegue a una solución para tener un neumático igual de seguro que el del año pasado”, explicó el mallorquín, que trata de presionar a Bridgestone para que se corrija sobre la marcha, como en el pasado, y pueda ofrecer a los favoritos unas gomas con las que se sientan cómodos.

Ya había sufrido por el mismo motivo en Sepang, en los tests de pretemporada. Los nuevos Bridgestone son más duros que los de 2013 y les falta, por tanto, agarre; además, crean spinning (aceleración excesiva de la rueda trasera) a las Yamaha y las Honda. Un martirio. “Nos explican que como las motos este año corren más han endurecido la carcasa para que sean más seguros y capaces de aguantar toda una carrera. Ocurre que acaba siendo peligroso porque cuando abres gas de manera algo más agresiva parece que la moto no tenga control de tracción, así que ya no es solo una cuestión de rendimiento sino de seguridad”, explica el dos veces campeón del mundo. Y hablaba de la goma blanda, pues de momento no ha probado la más dura. No se atrevió él, pero tampoco ninguno de los favoritos. “Ni pensarlo”, concedió Dani Pedrosa, el mejor clasificado de los oficiales, sexto (a 1,1s).

El de Honda aspira a la pole y es algo más positivo respecto a la mejoría que puede experimentar en los próximos días. También Marc Márquez (11º, a 1,4s), que montaba en moto por primera vez desde hace un mes (sufrió una fractura de peroné) y se bajó de ella cojeando. Y aunque admitió que patinaron al principio y fueron ganando agarre con las vueltas, no se atreve a juzgar el rendimiento de los neumáticos. “No, cuando ni siquiera tenemos la puesta a punto”, concedió.

Sí que tenían claros los reglajes todos los pilotos satélite (como Bautista, segundo clasificado, a 0,4s) y los de las motos open, que completaron tres días de tests en este mismo trazado hace poco más de una semana mientras los oficiales regresaban de unas pruebas en Australia. Eso y, otra vez, los Bridgestone, los extrablandos puestos a disposición solo de las open, explican una clasificación de locos, la de la primera sesión de entrenamientos libres de la temporada 2014: con Aleix Espargaró a la cabeza de la tabla. Se permite soñar con una pole el sábado. Aunque sabe, lo sabe él y lo sabe también Lorenzo a pesar de su enfado, que la carrera será otra cosa. Para entonces no valdrá esa goma súper blanda con la que se quedó este jueves a menos de una décima de segundo del récord de la pista, el que firmó Stoner en 2008.

Más información