Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ndour, a por su primera Copa

La jugadora de origen senegalés del Gran Canaria, MVP de la última Liga, se estrena en el torneo con 19 años

Astou Ndour durante el entrenamiento previo a la semifinal. Ampliar foto
Astou Ndour durante el entrenamiento previo a la semifinal.

Casi no cabe en el banco. Astou Ndour (Senegal, 1994), jugadora de baloncesto del Gran Canaria 2014, está sentada en un asiento del vestuario en el que es difícil plegar su 1,95 de estatura. En un ritual que se sabe de memoria, alcanzando con esfuerzo sus pies, se sube los calcetines, se ajusta el elástico y fija sus zapatillas de colores. Dentro de pocos minutos saldrá al parqué de la cancha a entrenarse, donde este sábado se disputará un puesto en la final de la Copa de la Reina ante el Perfumerías Avenida (12.05, Teledeporte; a las 17.00, FEBtv, la otra semifinal, Rivas Ecópolis-Beroil Ciudad de Burgos). Pero Ndour, de 19 años, no está nerviosa. Hace cuatro años estaba jugando con sus amigas en Senegal, en canchas mucho menos acondicionadas. Espigada y tímida, alza la vista y comienza a hablar.

"Es mi primera Copa y supuestamente tendría que estar inquieta, pero no lo estoy", dice, "solo un poquito antes del partido". A Ndour, designada mejor jugadora de 2013 y campeona del Europeo sub-20 en Turquía, el baloncesto le viene de familia. Sus padres jugaban ("pero no eran tan buenos como yo", ríe) y ella pronto quiso botar el balón. "Empecé por ellos. No viven aquí, pero les echo de menos", explica. La pívot llegó a España en 2009. Su fluidez y envergadura no pasaron desapercibidas para el Gran Canaria, que se la trajo a las categorías inferiores de su equipo. "Yo jugaba con varias chicas altas en Senegal. Se fijaron en mí y entonces vine. La adaptación cuesta. No conocía a nadie, la lengua era diferente...", enumera. "Eso sí, con las compañeras genial. Además, hay tres senegalesas en el equipo. Y también estoy yo", cuenta.

Plata en el Mundial sub-19 de Chile y bronce en el Europeo sub-18 de Rumanía, le colgaron la etiqueta de promesa a seguir. Y por añadidura, la de líder

En 2011 se nacionalizó española y no tardó en enfundarse la camiseta de la selección. Plata en el Mundial sub-19 de Chile y bronce en el Europeo sub-18 de Rumanía, le colgaron la etiqueta de promesa a seguir. Y por añadidura, la de líder. Ndour le resta importancia: "No te voy a decir que lo soy, estoy trabajando y me faltan muchas cosas. Dependo de mis compañeras y de la gente que me guía". El futuro, pese al actual éxodo de grandes talentos a otros países de Europa, no se lo plantea. "Estoy muy contenta aquí. He tenido un par de ofertas, pero por ahora me quedo".

El domingo Ndour podría estar alzando la Copa de la Reina, como ya logró su equipo en 2000, cuando tenía ella seis años. Por si acaso, no pierde la calma y estudia informática. "Ahora estoy bien, vivo del baloncesto. Pero nunca se sabe. Trabajo todos los días, como siempre, y lo que llegue llegará". Se decanta por un clásico si se le pregunta por su ídolo de la canasta. "Pau Gasol. Me gusta dentro y fuera de la cancha, además juega en mi misma posición", afirma. Le suena el móvil, tres pitidos que anuncian un mensaje. Puede que sea su técnico, diciéndole que salga ya a calentar. O quizá es solo una amiga que le desea suerte. Se levanta con prisas y extiende sus brazos como haría un sauce con sus ramas. Al irse, bromea cuando le hacen elegir otro referente: "Me quedo conmigo misma".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información