Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Armada toma el desierto

Sergio García triunfa en Catar una semana después de vencer Larrazábal en Abu Dabi

Quinto título español en tres meses

Sergio García, con el trofeo de Catar. Ampliar foto
Sergio García, con el trofeo de Catar. Getty Images

Severiano Ballesteros, Antonio Garrido, Manuel Piñero, Manuel Ramos y Ángel Gallardo. Ellos dieron, a principios de 1977, nombre a lo que después copió el tenis: La armada invencible. Así bautizó el periodista Peter Dobereiner a ese grupo de golfistas españoles que a comienzos de aquel año conquistó seis de los nueve primeros torneos del circuito europeo. Y que propiciaron, a petición del mítico Jack Nicklaus, que los jugadores continentales se unieran a los británicos en la Copa Ryder.

Han pasado 37 años y hoy otra Armada asoma en el circuito, aunque esta vez por el desierto, señal de lo que han cambiado los tiempos. Sergio García ganó ayer el Masters de Catar y se unió al éxito el domingo pasado de Pablo Larrazábal en Abu Dabi, el tercer título español del curso después del de Jiménez en Hong Kong, y que se suman a los de Gonzalo Fernández-Castaño en Shanghái y el mismo García en Tailandia a finales de 2013. Cinco victorias en tres meses.

Resultados

1. Sergio García (ESP) 272 (71+67+69+65) (-16)

Mikko Ilonen (FIN) 272 (68+67+71+66)

3. Thorbjorn Olesen (DIN) 273 (68+69+68+68)

Rafa Cabrera-Bello (ESP) 273 (66+65+73+69)

5. Alejandro Cañizares (ESP) 274 (68+68+73+65)

13. Carlos del Moral (ESP) 277 (72+68+69+68)

28. Alvaro Quirós (ESP) 280 (69+72+69+70)

63. José María Olazábal (ESP) 287 (69+70+74+74)

67. Nacho Elvira (ESP) 288 (66+73+76+73)

Si El Pisha celebró que se acercaba a los 50 convirtiéndose en el vencedor más veterano del circuito (49 años y 337 días), García se regaló el título de Catar dos semanas después de cumplir los 34. La edad de la madurez en un golfista. La edad a la que Phil Mickelson, por ejemplo, conquistó su primer grande. La edad media del vencedor de un primer major. La edad, quizás, en la que el castellonense ha encontrado ese punto de tranquilidad y paz en su juego y en su vida para aspirar por fin a la gloria. “Estoy muy tranquilo y feliz, las cosas están saliendo bien dentro y fuera del campo y así es más fácil centrarse. Muy contento con Katharina [Boehm, su novia, y que le ha hecho de caddie en algún torneo], con mi familia y con todos los que me rodean. Ahora, el objetivo es seguir mejorando, siempre hay algo que se puede mejorar”, explicó ayer tras imponerse en el tercer hoyo del desempate al finlandés Mikko Ilonen, con el que llegó igualado al final de la jornada tras firmar 65 golpes y remontar 10 posiciones. Fue un golpe de autoridad de Sergio García, quien precisamente no ha sido hasta ahora la clase de golfista duro de mente. Esta vez sí. No solo para llegar desde atrás y creerse capaz de vencer, sino para resistir en los últimos hoyos en el liderato y salir “tranquilo” a jugar el playoff.

Parece haber enterrado García ese 2013 tumultuoso en el que se enredó, más ante los micrófonos que en el campo, con Tiger Woods por diversos dimes y diretes. Hoy da la impresión de sentirse más sereno y así lo demostró en medio del lujo artificial de Catar, entre patos que se pasean a pocos metros del desierto, para abrochar el 23º título de su carrera, el segundo en apenas mes y medio.

“He peleado muy bien toda la semana. ¡Ya era hora de ganar aquí! Es la mejor manera de empezar el año, ganando otra vez en el circuito europeo y sumando puntos para la Ryder”, comentó García. No fue el único español entre la élite. Rafael Cabrera-Bello fue tercero y Alejandro Cañizares, quinto. Ellos también forman parte de la nueva Armada.

Clasificaciones completas del Masters de Catar.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información